Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alcaldesa de La Muela no dimitirá "por su compromiso con el pueblo"

La regidora, acusada de 11 delitos de corrupción, sostiene que no está inhabilitada en su primer pleno tras salir de la cárcel

La Muela (Zaragoza)

La alcaldesa de La Muela, María Victoria Pinilla (PAR), ha asegurado este viernes, antes de presidir su primer pleno tras salir de la cárcel, que no va a dimitir porque no está inhabilitada por la justicia y tiene un "compromiso" para los próximos cuatro años que cumplirá si la justicia se lo permite. Pinilla está acusada de 11 delitos por su presunta implicación en una trama de corrupción urbanística.

Así lo ha indicado a los medios de comunicación antes de entrar en el consistorio, donde ha explicado que está "tranquila" aunque trabajando mucho y durmiendo muy poco" desde que salió hace poco más de una semana de la prisión de Zuera (Zaragoza), donde ha permanecido casi cuatro meses.

La alcaldesa ha dicho que este pleno es uno "de los miles" que ha celebrado el Ayuntamiento de La Muela y que el objetivo es "sacar las cosas adelante", porque "llevamos mucho retraso". En el pleno han participado los siete concejales del PAR, que conforman el equipo de Gobierno, entre ellos la alcaldesa y Juan Carlos García Vela, ambos supuestamente implicados en la trama de corrupción urbanística del municipio.

El PP ha sido el único partido de la oposición presente en pleno, ya que los dos ediles del PSOE, Goya Torres y Vicente Blázquez, presentaron el pasado viernes su renuncia al acta de concejal con el objetivo de que se creara una comisión gestora y se "recobre la regeneración democrática" en la localidad. Pinilla ha precisado, antes de iniciarse el pleno, que va a aceptar la dimisión de los dos concejales socialistas, una situación que a su juicio "no va a cambiar nada" la situación del consistorio, y ha considerado que se trata de una decisión personal.

Ha comentado que su vida, tras su salida de prisión, se centra en el trabajo y en pasar el mayor tiempo posible con su familia y amigos, "quienes tienen muchas ganas de hablar" y de que les transmita sus sentimientos. Ha resaltado además que se siente muy sorprendida por el cariño que ha encontrado en la gente a su vuelta al pueblo y ha explicado que el signo de victoria que hizo con la mano al salir de la prisión no era de "triunfo", sino un gesto dedicado a sus amigas y compañeras de la cárcel. El pleno ha resultado polémico, ya que varios vecinos lo han interrumpido con gritos de dimisión.