Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los vinos de California destronan a los franceses

Los vinos californianos del Valle de Napa se vuelven a imponer a los de Burdeos en la reedición de un concurso celebrado en 1976

Madrid / Londres / Napa (EE UU)

El llamado Juicio de París, un concurso celebrado hace 30 años en el que sólo participaron caldos californianos y franceses, produjo un terremoto en la industria vinícola francesa y puso de moda en el mundo entero los victoriosos vinos californianos. Tres décadas después, el resultado ha sido el mismo en la reedición del combate.

El encuentro, que ha tenido lugar en el corazón de los mejores vinos californianos del Valle de Napa, Copia (EE UU); y en una importante vinoteca de Londres, ha vuelto a dar la victoria a Estados Unidos.

Al igual que entonces, los expertos han examinado los mismos caldos de la cosecha de 1976 y otros recientes. Los catadores han tenido que degustar los vinos tintos a ciegas, sin saber su procedencia.

Un solo juez francés

De los nueve jueces reunidos en California, sólo uno era francés, Christian Vanneque, que fue uno de los participantes hace 30 años. Ha otorgado su preferencia a dos de los vinos californianos. "No sé si voy a poder volver a Francia. Tras esta segunda vez, me van a matar." ha declarado.

Vanneque, como el resto de miembros del jurado, ha afirmado estar "impresionado" por la conservación de los vinos californianos. La competición amistosa representa "una victoria magnífica" para estos caldos, ha señalado. El francés ha confesado que se desplazó al centro de Copia con la idea preconcebida de asistir a "la caída de los vinos californianos", rechazando una parcialidad en favor de los vinos de su país de origen.

Repetición de la prueba en Londres

El británico Steven Spurrier, organizador de la competición de 1976 y autor de varias obras sobre el vino, ha participado también en el concurso. Paralelamente a la experiencia llevada a cabo en California, ha guiado a un grupo de eminentes enólogos europeos, realizando las mismas catas en Londres, para dar muestra de imparcialidad.

En 1976, "los resultados provocaron un choque en el mundo de la enología. La victoria de los californianos estremeció la industria francesa, provocando un vasto debate de ideas en el mundo", según Spurrier. "Era necesario repetir las pruebas en Londres", ha dicho.