Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

El juez Baltasar Garzón decreta la ilegalización de Gestoras pro Amnistía

El magistrado afirma que la organización comparte los fines de ETA y es parte de su entramado

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón ha declarado "la ilicitud de las actividades desarrolladas por Gestoras pro Amnistía como parte integrante de la organización ETA-KAS-EKIN", según ha adelantado CNN+. En un auto de 54 páginas notificado hoy, el juez afirma que Gestoras comparte los intereses de ETA y es una parte de su entramado.

La resolución ha sido remitida a la Delegación de Gobierno en el País Vasco y en Navarra, así como al Ministerio de Interior y a la Consejería de Interior del Ejecutivo de Euskadi para que tomen las medidas que consideren oportunas. Con esta decisión, Garzón deja vía libre para que pueda ser incluida en la lista de grupos terroristas que elaborará la Unión Europea.

Sin embargo, Gestoras dejó de existir el pasado 16 de diciembre, cuando este organismo que desempeña su labor de asistencia a los presos de ETA en el País Vasco y Navarra, y Koordinaketa, operativo paralelo en Francia, se fusionaron en Askatasuna (libertad), una organización transfronteriza que, según sus promotores, nace con la vocación de encontrar "una salida dialogada, política y justa al conflicto político que sufre Euskal Herria".

La decisión tomada hoy por Garzón supone que los miembros de Gestoras no podrán, por ejemplo, convocar actos públicos ni cualquier otra actividad en nombre de dicha agrupación.

Presión social y señalamiento

Según Garzón, dentro de la estructura de ETA, Gestoras Pro Amnistía se encarga de la captación de militantes para la mencionada banda terrorista, de la "promoción y coordinación de actividades de 'presión social' ejercida a través de la violencia callejera".

Para el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional, Gestoras Pro Amnistía también lleva a cabo actividades de "señalamiento" de potenciales víctimas de la violencia terrorista de ETA. Además, controla y dirige el colectivo de presos de de la banda terrorista, manteniendo su cohesión interna y asumiendo su sostenimiento económico.

Además, "a través de algunos abogados de su bufete", Gestoras Pro Amnistía consigue "información transcendente para la seguridad y subsistencia de la estructura operativa de ETA obrante en los procedimientos judiciales en los que sus militantes se hallan incursos y en los que tales letrados se hallan personados, remitiéndola posteriormente a los responsables de la organización terrorista para que puedan adoptar las medidas pertinentes".

La 'Operación Udazken'

Según Garzón, esta agrupación organiza actos de exaltación de la violencia terrorista y de quienes la practican, además de convocar las demoninadas "jornadas de lucha', en las que se producen abundantes daños sobre bienes e instalaciones, tanto de titularidad pública como privada, y coacciones a las personas".

La decisión de Garzón se produce un mes y medio después de la Operación Udazken (Otoño), llevada a cabo el pasado 31 de octubre en las tres provincias del País Vasco y en la Comunidad Foral de Navarra y que se saldó con la detención de varios dirigentes de Gestoras, a quienes imputa integración en organización terrorista.

Sin embargo, su portavoz, Juan María Olano, logró escapar a Francia su portavoz. Tras varias comparecencias públicas en el país vecino sin que la policía francesa le detuviera, el pasado 3 de diciembre los gendarmes galos arrestaron a Olano en Bayona.