Los claroscuros de la concertada: los frenos de la ‘ley Celaá' a la elección del alumnado

Este miércoles se aprueba en el Senado la octava ley de educación de la democracia. Varios expertos debaten sobre los efectos de las nuevas reglas de matriculación para equilibrar las redes pública y concertada

Isabel Galvín, Alfonso Aguiló y Cynthia Martínez en un aula de la Universidad Autónoma de Madrid.Saúl Ruiz / Luis Soto / Luis Almodóvar

La cuenta atrás para la aprobación de la nueva ley educativa, la Lomloe (la octava de la democracia) ya ha comenzado. Previsiblemente, el texto, que ya fue aprobado por mayoría absoluta en el Congreso, se aprobará definitivamente en el Senado este miércoles. Los cambios contemplados en la ley respecto a la matriculación de alumnos en las redes pública y concertada han levantado ampollas en las familias, que reclaman su “derecho a la elección de centro contemplado en la Constitución”.

Sin embargo, muchos expertos advierten del peligro de dejar en manos de las familias esa elección de centro, ya que España es uno de los países de la Unión Europea con mayor segregación escolar: división de los niños en diferentes centros en función del poder adquisitivo y su capital sociocultural.

Gran parte de los cambios que contempla la Lomloe van dirigidos a mejorar la distribución del alumnado vulnerable entre las redes pública y la concertada. Pese a estar financiadas ambas por la Administración, la escuela pública, donde está matriculado el 67% del alumnado, acoge al 79% de los estudiantes inmigrantes y a nueve de cada 10 chavales de los hogares con menor renta. En este vídeo, tres expertos exponen sus principales preocupaciones al respecto.

Siga EL PAÍS EDUCACIÓN en Twitter o Facebook

Apúntese a la Newsletter de Educación de EL PAÍS

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50