La crisis del coronavirus

Alivio en las familias y dudas entre el profesorado ante las nuevas normas en la escuela

La vuelta a las aulas atajará la desigualdad, según las asociaciones de madres y padres. Los sindicatos no ven claro cómo hacerlo

Las federaciones de familias han recibido el anuncio sobre la relajación de la distancia física en las escuelas con alivio. “Es importante el derecho a la salud pero ahora ya toca respetar el derecho a la educación, debe llegar a todos y las clases telemáticas no van de la mano con la equidad”, asegura Leticia Cardenal, presidenta de la Confederación de Asociaciones de Madres y Padres (CEAPA), mayoritaria en la escuela pública. “El retorno debe ser lo más normalizado posible y de manera presencial pero garantizando las medidas sanitarias necesarias, y quizá habría que hacer test masivos a toda la población. Pero sobre todo que nos expliquen por qué las medidas que ayer eran tan estrictas hoy se relajan como si nada”, agrega Pedro José Caballero García, presidente nacional de la Confederación Católica de Asociaciones de Padres y Madres, mayoritaria en la concertada.

A los directores de centros educativos también les parece bien, aunque advierten de que será insuficiente. “Quiero suponer que las autoridades sanitarias han estimado que era adecuado, y que con cualquier medida que se toma no se está abandonando la idea de priorizar la salvaguarda de la salud sobre cualquier otra consideración. Dicho esto, la decisión amplía en cierta medida las posibilidades que tenemos los centros de hacer más grupos”, dijo Raimundo de los Reyes, presidente de la federación estatal de institutos Fedadi. En ESO, por ejemplo, puede permitir tener que hacer solo tres grupos de cada dos. En Bachillerato, donde las ratios llegan a alcanzar los 40 alumnos, la situación seguirá siendo complicada. Vicent Mañez, presidente de la federación de centros de primaria e infantil Fedeip, coincide: “Muchos grupos tendrán que seguir desdoblándose, así que tendremos que adoptar medidas organizativas para que quepan”.

El anuncio ha sido peor recibido entre los sindicatos de profesores. José Ramón Merino, del Stes, considera “incoherente” que la mascarilla en el colegio sea obligatoria a partir de los 10 años cuando el Consejo de Ministros decidió el martes que fuera obligatoria a partir de los seis”. Cree además que el ministerio está adaptando las exigencias a los recursos de los que disponen. “No les salen las cuentas para grupos de 15, así que adaptan las normas a los recursos que tienen y eso es preocupante”, dice Merino. “Con 15 niños tendrían que aumentar las plantillas un 33%, supone 6.000 millones. Si contamos con los 2.000 millones que ofreció el presidente Pedro Sánchez, nos da para 20 alumnos…”, concluye el representante sindical.

Francisco García, de CC OO, asegura que no entiende “por qué los grupos burbuja son solo hasta cuarto de primaria, y que sea a partir de cuarto haya un cambio de criterio, y en lugar de ratios se calcule en metros de distancia, en cualquier caso tendrán que aumentar los docentes”, explica. Y cuestiona que los centros sean quienes diseñen los planes de contingencia cuando “los directores no están formados para ello, deberían ser las administraciones que tienen sus equipos y comitñes de prevención quien lo diseñen y doten de recursos para la vuelta a las aulas". Y también lamenta que no se esté abordando el regreso con una mayor participación de los representantes del profesorado: “Nos pidieron nuestras propuestas de vuelta a las aulas, las enviamos, y nunca nos volvieron a convocar”. Nicolás Fernández Guisado, presidente nacional del sindicato Anpe, se muestra más favorable: “Nos parece bien, aunque hay que afinar en los protocolos para cumplir con la remodelación de centros y medidas sanitarias, además de con un plan de digitalización adecuado", señala.

Sobre la cuestión escolar planea desde el principio la duda de cómo se comporta el coronavirus en los niños, que de momento sigue envuelta en la incertidumbre. “Lo que parece claro es que no son supercontagiosos. Hay muy poca evidencia de brotes que se hayan iniciado por un caso pediátrico y la gran mayoría de los casos en niños tienen un caso índice adulto anterior. Pero no sabemos mucho más. Es posible que la enfermedad les dure menos, pero hay estudios que dicen que los niños tienen la misma carga viral que los adultos”, indica el epidemiólogo Quique Bassat, miembro del grupo de trabajo sobre la vuelta a los centros educativos de la Asociación Española de Pediatría. “Hemos de asumir que los niños pueden infectar, pero lo que está comprobado es que enferman muy poco, así que las medidas que hay que adoptar en las escuelas están dirigidas sobre todo a proteger a quienes trabajan en los centros, así como a los padres y a otros adultos que se relacionan con los niños fuera del colegio”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50