_
_
_
_
Tecnología
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

No se crean las exageraciones sobre la IA

La teoría económica y los datos disponibles justifican una perspectiva más modesta y realista sobre este avance

IA
Diego Mir

Según los líderes del sector de la tecnología y muchos expertos y académicos, la inteligencia artificial (IA) está a punto de transformar el mundo como lo conocemos con mejoras sin precedentes de la productividad. Aunque hay quienes creen que las máquinas pronto harán todo lo que los humanos son capaces de hacer, con lo que comenzará una nueva era de prosperidad ilimitada, otras predicciones tienen, al menos, los pies un poco más en la tierra. Por ejemplo, Goldman Sachs predijo que la IA generativa impulsará al PIB mundial un 7% en la próxima década, y el McKinsey Global Institute prevé que la tasa de crecimiento anual del PIB podría aumentar entre 3 y 4 puntos porcentuales entre la actualidad y 2040. ¿Son estimaciones realistas? Como señalé en un artículo reciente, las perspectivas resultan mucho más inciertas de lo que la mayoría de los pronósticos y conjeturas sugieren; de todas formas, aunque es básicamente imposible predecir con certeza qué hará la IA en 20 o 30 años, sí se puede afirmar algo sobre la próxima década debido a que la mayor parte de esos efectos económicos de corto plazo deben involucrar a las tecnologías existentes y sus mejoras.

Es razonable suponer que el mayor impacto de la IA provendrá de la automatización de algunas tareas y las mejoras de la productividad de algunos trabajadores en ciertas ocupaciones. La teoría económica ofrece algunas pistas para evaluar esos efectos agregados: según el teorema de Hulten (así llamado en honor al economista Charles Hulten), los efectos agregados de la “productividad total de los factores” (PTF) equivalen sencillamente al producto de la participación de las tareas automatizadas por el ahorro promedio en los costos.

Aunque el ahorro promedio en los costes es difícil de estimar y varía según la actividad, ya existen algunos estudios sobre los efectos de la IA en ciertas tareas; por ejemplo, Shakked Noy y Whitney Zhang examinaron el impacto de ChatGPT en tareas sencillas de escritura —como resumir documentos, o preparar propuestas para subvenciones o materiales de mercadeo de rutina—, y Erik Brynjolfsson, Danielle Li y Lindsey Raymond evaluaron el uso de los asistentes de IA en la atención al cliente. En conjunto esas investigaciones sugieren que las herramientas de IA generativa actualmente disponibles permiten ahorrar el 27% en mano de obra y el 14,4% en total. ¿Qué sabemos sobre la proporción de las tareas que se verán afectadas por la IA y las tecnologías relacionadas? De acuerdo con los números de estudios recientes, estimo que está en torno al 4,6%, lo que implica que la IA solo aumentará la PTF un 0,66% en 10 años, o el 0,06% al año (por supuesto, como la IA impulsará además un bum en inversiones, el aumento en el crecimiento del PIB podría ser un poco mayor, tal vez en el rango del 1% al 1,5%).

Son números mucho menores que los de Goldman Sachs y McKinsey; para aumentarlos hay que impulsar las mejoras de la productividad a escala micro o suponer que más tareas de la economía se verán afectadas, pero ninguno de esos escenarios parece plausible. Los ahorros en mano de obra muy por encima del 27% no solo quedan fuera del rango ofrecido por los estudios existentes, sino que no se alinean con los efectos observados de otras tecnologías incluso más prometedoras. Por ejemplo, los robots industriales transformaron algunos sectores manufactureros y parecen haber reducido los costes de mano de obra en un 30%.

De manera similar, es poco probable que veamos un reemplazo en mucho más del 4,6% de las tareas, porque la mayoría de las tareas manuales y sociales no están ni remotamente al alcance de la IA. Según una encuesta de 2019 sobre las empresas estadounidenses, solo el 1,5% contaba con alguna inversión en IA. Incluso en el caso de que esas inversiones se hayan acelerado durante el último año y medio, falta mucho, pero mucho, para la adopción generalizada de la IA.

Por supuesto, la IA podría tener efectos más significativos de los que permite mi análisis si revoluciona el proceso de descubrimiento científico o crea muchas nuevas tareas y productos; los recientes descubrimientos que facilitó sobre la estructura cristalina y los avances en el plegamiento de proteínas sugieren, efectivamente, esas posibilidades. Pero es poco probable que esos grandes adelantos constituyan una fuente importante de crecimiento económico en los próximos 10 años. Por otra parte, mis propias estimaciones podrían ser excesivas; la adopción temprana de la IA generativa tuvo lugar, naturalmente, en sectores donde se desempeña razonablemente bien, es decir, en tareas en las que el éxito se puede medir de manera objetiva. En esos casos los modelos pueden aprender de la información externa y los datos históricos disponibles.

Sin embargo, para muchas del 4,6% de las tareas que se podrían automatizar dentro de los próximos 10 años —la evaluación de solicitudes, el diagnóstico de problemas de salud y la oferta de asesoramiento financiero— no hay indicadores de éxito tan definidos, y suelen implicar variables complejas que dependen del contexto. En esos casos, el aprendizaje de la información externa es mucho más difícil y los modelos de IA generativa deben basarse, en lugar de ella, en el comportamiento de los trabajadores existentes. En esas circunstancias habrá menos margen para mejorar significativamente el trabajo humano; estimo entonces que un cuarto del 4,6% de las tareas pertenecen a la categoría de “aprendizaje difícil” y experimentarán menores aumentos en la productividad. Una vez que aplicamos ese ajuste, el dato de crecimiento del 0,66% de la PTF cae aproximadamente al 0,53%.

¿Qué hay de los efectos sobre los trabajadores, los salarios y la desigualdad? La buena noticia es que, frente a los efectos de las olas de automatización anteriores —como las basadas en robots o sistemas de software—, los efectos de la IA podrían distribuirse de manera más amplia entre los grupos demográficos. En ese caso, no tendrá un impacto tan grande sobre la desigualdad como las tecnologías de automatización anteriores. Sin embargo, no encuentro evidencia que indique que la IA vaya a reducir la desigualdad o impulsar el aumento de los salarios. Algunos grupos —especialmente las mujeres blancas nativas de EE UU— están significativamente más expuestos y se verán afectados negativamente, y el capital ganará más que el trabajo en términos generales.

La teoría económica y los datos disponibles justifican una perspectiva más modesta y realista para la IA. No hay demasiado sustento para el argumento de que no debemos preocuparnos por la regulación porque la IA será la proverbial marea creciente que eleva todas las barcas. La IA es lo que los economistas llaman una tecnología de uso general, podemos hacer muchas cosas con ella, y hay cosas mejores que automatizar el trabajo e impulsar la rentabilidad de la publicidad digital… pero si abrazamos acríticamente el tecnooptimismo o dejamos que sea la industria tecnológica quien fije la agenda, podríamos desperdiciar gran parte de su potencial.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_