_
_
_
_
_

El euríbor registra la mayor caída mensual en 11 años, pero la hipoteca sigue subiendo

Un préstamo medio para comprar casa a tipo variable se encarecerá 80 euros al mes con la revisión de noviembre

Hipotecas
Un hombre pasa por delante de un anuncio hipotecario en Bilbao, el pasado febrero.LUIS TEJIDO (EFE)

El euríbor ha entrado definitivamente en una nueva fase. La abrupta escalada que inició en 2022 parece haberse detenido. Ahora da pasos arriba y abajo. Y en noviembre ha tocado uno de estos últimos. El indicador al que se referencian la mayoría de hipotecas variables en España cierra el mes con una media del 4,022, lo que son 0,138 puntos menos que en octubre. No es su primer retroceso, en agosto ya bajó, pero sí es notable por su magnitud. Desde agosto de 2012, hace más de 11 años, no sucedía que el euríbor bajara tanto en un solo mes. Pese a ello, ahí terminan las buenas noticias para los prestatarios. Porque como sigue siendo más elevado que un año atrás, la revisión de las letras saldrá a pagar más.

Concretamente, para una hipoteca media (145.510 euros a pagar en 24 años, según los datos del INE para 2022) que tenga un diferencial de euríbor más un punto, la cuota se encarecerá en 79,8 euros mensuales. Pasará de 773 euros a casi 853. Esto significa, a lo largo de un año, abonar casi 958 euros más, según los cálculos de EL PAÍS, que tienen en cuenta una hipoteca que hubiera sido contratada el año pasado, descontando la amortización pertinente.

El incremento de la hipoteca media vuelve así a situarse por debajo de la barrera de los 100 euros mensuales, algo que no sucedía desde julio del año pasado, todavía en los primeros compases de la actual escalada. Visto retrospectivamente, los mayores sustos para los hogares con hipotecas se produjeron a principio de este año, ya que entre enero y abril los incrementos mensuales superaron los 260 euros. Pero, a la larga, sea en una subida o en dos, la cuenta sale similar: la hipoteca media ha subido unos 300 euros al mes respecto a lo que se pagaba en 2021. Esa máxima también se cumple para quienes la revisen en noviembre, que el año pasado ya vivieron un encarecimiento medio superior a los 210 euros.

La importancia del euríbor para muchos ciudadanos reside en que la referencia de este a 12 meses (aunque hay contratos que pueden contemplar otras) es la que normalmente se toma para revisar las hipotecas variables. Esa revisión se produce una vez al año habitualmente (aunque, de nuevo, puede haber préstamos que lo hagan con otra periodicidad) y de ahí que la diferencia con respecto al año pasado sea la que determina el aumento o disminución de las cuotas. De ahí que este mes, pese a ser más bajo que el anterior, sigan subiendo los préstamos como reflejo de todo lo que ha escalado el euríbor en el último año.

En el nuevo comportamiento del indicador, lo que muchos expertos definen como dientes de sierra, ha influido sin duda la nueva postura del Banco Central Europeo respecto a los tipos de interés oficiales. Tras 10 subidas consecutivas entre julio de 2022 y septiembre de 2023, Fráncfort los dejó congelados en la reunión de finales de octubre. Los analistas creen que en la próxima, prevista el 14 de diciembre, hará lo mismo. El motivo es que la inflación empieza a dar signos de contención. Como el motivo de la subida del precio oficial del dinero era luchar precisamente contra la subida descontrolada de precios, el regulador monetario puede ahora situarse en compás de espera y ver cómo evoluciona la situación. Y aunque el euríbor no responde directamente a los tipos oficiales, suele seguir la misma tendencia.

El principal escenario para los analistas, ahora mismo, es que pase un tiempo en torno al 4%. “[El comportamiento del euríbor en noviembre] es una buena noticia, eso está claro, sobre todo para los hipotecados, pero todavía es pronto para decir que ya no va a volver a subir”, ha señalado Simone Colombelli, de la plataforma de asesoramiento iAhorro, en una nota a los medios. Su apuesta, de hecho, es que veamos en los próximos meses “variaciones de este indicador, tanto al alza como a la baja”. Y siempre cerca de ese citado 4%.

Sergio Carbajal, responsable del área hipotecaria del comparador Rastreator, apunta que muchos hogares con hipotecas todavía tratan de protegerse de las subidas. Hace tiempo que en España, pese a que durante años fueron marginales, se firman más hipotecas fijas que variables. Y la actual escalada del euríbor ha hecho surgir un nuevo producto, la hipoteca mixta, que normalmente combina un primer periodo fijo con un cambio a variable pasados unos años. También han proliferado los cambios de condiciones de las hipotecas vivas (lo que se conoce como novaciones o subrogaciones) para pasar algunas de tipo variable a fijo o mixto. Carbajal, de hecho, asegura que “el número de subrogaciones en Rastreator se ha incrementado en noviembre un 20% respecto al mes pasado”. Algo que vincula con el Código de Buenas Prácticas que ofrece condiciones ventajosas para estos cambios cambio. El código caduca el próximo 1 de enero, si el Gobierno no acuerda una prórroga.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Sobre la firma

José Luis Aranda
Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS, diario donde entró a trabajar en 2008. Escribe habitualmente sobre temas de vivienda y referentes al sector inmobiliario. Es licenciado en Historia por la Universitat de València y Máster de Periodismo de EL PAÍS.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_