_
_
_
_
_

La exnovia del fundador de FTX confirma que cometió fraude con Bankman en el fondo de cobertura Alameda

El exmagnate de las criptomonedas está siendo juzgado en Nueva York acusado de nueve cargos que pueden costarle hasta 20 años de cárcel

María Antonia Sánchez-Vallejo
Caroline Ellison llega este martes al tribunal federal de Manhattan.
Caroline Ellison llega este martes al tribunal federal de Manhattan.REUTERS TV (REUTERS)

Caroline Ellison, ex directora ejecutiva del fondo de cobertura de Sam Bankman-Fried, Alameda Research, ha declarado este martes que cometió fraude junto con el exmagnate de las criptomonedas, fundador de la plataforma de intercambio FTX y en su día su novio. Ellison, que confirmó haber mantenido una relación con el acusado, es la testigo estrella de los tres antiguos colaboradores de SBF, como se conoce al gurú caído en desgracia, que desde la semana pasada se sienta en el banquillo para responder de nueve cargos, entre ellos fraude y lavado de dinero, que podrían costarle, de ser declarado culpable, hasta 20 años de cárcel. Los otros dos estrechos colaboradores, que también se han declarado culpables de fraude, aceptaron colaborar con la fiscalía de Manhattan como Ellison.

“Alameda tomó varios miles de millones de dólares de dinero de los clientes de FTX y lo utilizó para sus propias inversiones y para pagar las deudas que tenía”, ha declarado Ellison sobre la plataforma que parecía dispuesta a revolucionar el negocio de las monedas digitales. La exdirectiva y cómplice del presunto fraude detalló que SBF, de 31 años, ordenó a Alameda tomar prestados unos 10.000 millones de dólares de los clientes de FTX para pagar préstamos, maquillando el trasvase mediante un balance fraudulento de cara a los inversores, para que su apuesta pareciera menos arriesgada de lo que acabó siendo. FTX se declaró en bancarrota en noviembre pasado, arrastrando a Alameda Capital, con un agujero por importe aproximado de esa cantidad.

Los fiscales preguntaron a Ellison por qué cree que FTX se quedó sin dinero en noviembre de 2022, a lo que respondió, abundando en el presunto fraude: “Alameda lo había tomado para hacer nuestras propias inversiones y para pagar a nuestros prestamistas”. La mujer no intercambió ni una sola mirada con su expareja, ni siquiera cuando abandonó la sala en la pausa del almuerzo tras concluir la primera parte de su testimonio, según la agencia Reuters. Ellison es licenciada por Stanford, la universidad donde dan clase los padres de SBF.

Bankman-Fried, retratado en una biografía del autor superventas Michael Lewis como un tipo con extrañas habilidades sociales e incapaz de nombrar a tres de los consejeros de su firma (“solo le importaba que estuvieran disponibles para firmar documentos a cualquier hora, a las 3 de la madrugada”, cuenta Lewis en el libro, publicado la semana pasada), se ha declarado inocente de dos cargos de fraude y cinco de conspiración, y aunque ha asumido que cometió errores, sostiene que nunca tuvo intención de robar fondos. También se le acusa de utilizar fondos sustraídos de FTX para comprar bienes inmuebles y hacer importantes donaciones a candidatos republicanos y demócratas y aumentar así su influencia en Washington, por lo otro de los cargos es violación de las leyes de financiación de las campañas políticas. También habría incurrido en sobornos millonarios en China.

La defensa de SBF ha desestimado la declaración de los tres excolaboradores alegando que deberían haber denunciado el supuesto fraude en su día, no ante el tribunal. Gary Wang, exjefe de tecnología de FTX, declaró el viernes que Bankman-Fried le ordenó que permitiera a Alameda tener un saldo negativo en FTX y pedir prestados hasta 65.000 millones de dólares de la bolsa, privilegios de los que carecían otros clientes. El tercer colaborador de la justicia, el exjefe de sistemas informáticos de la compañía, Nishad Singh, declarará próximamente. Está previsto que el juicio se alargue seis semanas.

Mientras que Bankman-Fried ha escrito entradas de blog y concedido entrevistas a distintos medios desde su detención en diciembre de 2022 -salió bajo arresto domiciliario tras el pago de una fianza de 250 millones de dólares, obligado a vivir en casa de sus padres-, Ellison ha mantenido un perfil bajo desde que se declaró culpable ese mismo mes. Pero a SBF le costó cara su locuacidad. En julio, el diario The New York Times publicó un artículo que citaba reflexiones escritas por la mujer antes del colapso de FTX, en las que confesaba estar abrumada por el trabajo y dolida por la ruptura sentimental con SBF. Bankman se las filtró al periódico y pagó cara su indiscreción: el juez de distrito Lewis Kaplan, el mismo ante el que se sienta ahora, revocó la fianza por posible manipulación de testigos y lo mandó desde la mansión familiar de Palo Alto (California) a una atestada cárcel de Manhattan, desde la que acude al juicio a diario.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_