_
_
_
_

Meliá vaticina un verano récord con un 30% más de reservas que en 2019 y tarifas en máximos

La cadena hotelera advierte que convocar elecciones en verano “no ayuda” a la actividad turística

Hotel Villa Le Blanc Gran Meliá en Menorca
Hotel Villa Le Blanc, Gran Meliá (Menorca).
Cristina Galindo

Meliá, la mayor cadena hotelera española por número de habitaciones, prevé un verano récord. Las reservas que tiene anotadas en sus libros están ya un 30% por encima de las registradas a finales de mayo de 2019, justo antes de que la pandemia golpeara duramente al sector, según ha informado este martes su consejero delegado, Gabriel Escarrer. La extraordinaria mejora de la actividad se producirá a pesar del incremento significativo de las tarifas y del efecto que pueda tener el 23-J: “Convocar elecciones en verano no ayuda, pero no podría cuantificar qué impacto tendrá”.

La cadena ha optado por flexibilizar al máximo las reservas para no desincentivar la contratación por los comicios. La Junta Electoral Central ha anunciado que admitirá como eximente para no estar en una mesa electoral que se tenga un viaje, pero siempre que haya sido contratado antes de que se anunciara la convocatoria (29 de mayo). “Los votantes que reserven después con Meliá podrán cancelar o posponer sus vacaciones, según la tarifa que tengan”, ha asegurado Escarrer en una conferencia de prensa en Madrid.

Pese a la cita electoral en plena temporada alta, la empresa mallorquina vaticina un verano récord, tras una Semana Santa en la que ya vieron crecer sus ingresos un 26,4% respecto a 2019. Las reservas se concentran en tres zonas: Baleares, con un aumento esperado de la ocupación de cinco puntos y un incremento de las tarifas medias del 18% respecto a hace cuatro años; Canarias, con tres puntos más de ocupación y precios un 28% superiores a antes de la pandemia, y en la costa peninsular, con un aumento de tarifas del 34% y tres puntos más de ocupación.

“Nuestra oferta hotelera no es ahora comparable a la de 2019; hemos remodelado y renovado mucho durante el covid, con calidades más elevadas”, ha explicado el empresario. “Vamos a ser capaces de mejorar márgenes, a pesar del incremento de los costes”. Meliá, que comercializa directamente a través de su web un 40% de las ventas, ya ha detectado una vuelta completa a la normalización de sus mercados emisores, tras la recuperación del turismo internacional en 2022. Así, el Reino Unido vuelve a ser su primer mercado (representa un 33% de la actividad), seguido de España (31%), Alemania (6%), Francia (3%), Estados Unidos (3%), Italia (2%) e Irlanda (2%).

En cuanto al turismo urbano, las previsiones han sido realizadas para todo el año: a finales de mayo las reservas ya superaban en un 20% a las de igual mes de 2019, para el conjunto de 2023. La tarifa media es un 20% mayor, con una ocupación que apenas mejora en 0,8 puntos de momento. “Nuestros hoteles urbanos han recuperado los niveles precovid”, ha destacado.

La búsqueda de mano de obra es uno de los retos. Durante la pandemia, hubo una emigración de empleados de la industria turística hacia otros sectores y ahora está siendo difícil recuperarlos. “Hemos lanzado 2.500 procesos de selección en 2023 y hemos logrado que nuestra rotación voluntaria vuelva al 6%, nivel que teníamos antes de la pandemia”, ha explicado. La empresa espera acabar el año con una plantilla global similar o superior a la de hace cuatro años, 11.957 empleados, tras cerrar 2022 con 11.274 trabajadores.

Primer hotel con Nadal

En cuanto a aperturas de hoteles, el año pasado firmaron 33 proyectos e inauguraron 33 hoteles. Este año se va hacer énfasis en el sureste asiático. Y también destaca el proyecto Zel, lanzado con el tenista Rafa Nadal. El primer hotel abrirá en Mallorca el 28 de junio y Meliá prevé firmar 20 establecimientos más, todos de categoría cuatro estrellas superior, en cuatro años. Las ciudades en las que ha jugado el tenista se perfilan como los destinos naturales de la iniciativa, como París y Londres. “Pero va a ser un enfoque más vacacional que urbano”, ha puntualizado.

Escarrer ha pedido un reparto más equilibrado de los fondos Next Generation, articulados en la UE para recuperar las economías europeas tras el covid. El empresario considera que el turismo debería recibir más de lo previsto, 3.200 millones de euros de un total de 140.000 millones con que está dotado el fondo, dado que el peso del sector en el PIB ya ronda el 13%.

También ha pedido que se introduzcan los cambios necesarios en la nueva Ley de Vivienda para evitar que los topes de precios de los alquileres animen a los propietarios a destinarlos al alquiler turístico, ya que este segmento ha quedado de momento fuera de la normativa. El sector hotelero teme que se reduzca aún más la oferta de vivienda en determinados destinos muy tensionados y se agrave el problema de búsqueda de alojamiento que tienen los trabajadores. “En Menorca tenemos un hotel de 600 habitaciones y 200 están bloqueadas para empleados, porque no podemos encontrar vivienda fuera del hotel”, ha asegurado.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Cristina Galindo
Es periodista de la sección de Economía. Ha trabajado anteriormente en Internacional y los suplementos Domingo e Ideas.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_