Arranca el “otoño caliente” de los sindicatos: protestas ante las patronales a partir del 7 de octubre

CC OO y UGT anuncian un calendario de movilizaciones para forzar a los empresarios a subir los salarios

El secretario general de CC OO, Unai Sordo, y el de UGT, Pepe Álvarez, durante una concentración en el mes de marzo en Madrid.
El secretario general de CC OO, Unai Sordo, y el de UGT, Pepe Álvarez, durante una concentración en el mes de marzo en Madrid.Ricardo Rubio (Europa Press)

El “otoño caliente” con el que amenazaban los sindicatos si la patronal no accedía a mejorar los salarios de los trabajadores para combatir la inflación comenzará el viernes 7 de octubre, con la convocatoria de una concentración delante de las sedes de las organizaciones empresariales por todo el país. Tras esta primera protesta se llevarán a cabo asambleas informativas en los centros de trabajo entre el 14 y el 28 del mismo mes; el siguiente paso será la celebración de una manifestación el 3 de noviembre en Madrid.

Los secretarios generales de los sindicatos CC OO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, han justificado la convocatoria de estas acciones de protesta por la “cerrazón” y la “tacañería” de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) a la hora de negociar un pacto salarial trianual con el que hacer frente a los efectos de la inflación, y que se encuentra bloqueado en estos momentos. Ambos sindicatos han advertido de que se trata de un primer calendario de movilizaciones, y que con este proceso “no se acaban”, sino que se trata de “una primera ronda”.

“Queremos un acuerdo de carácter general y que nos permita trasladar directrices comunes a las mesas de negociación de los convenios para que puedan desarrollarse con agilidad”, ha reclamado Álvarez. “No hacemos este proceso porque queramos, sino forzados por la intransigencia y la cerrazón de una patronal que solo piensa en ganar cada día un poco más y que no ha dado ninguna explicación al país de cuál es la razón por la que no está negociando los convenios. Sabemos que se está trasladando al coste de los productos el encarecimiento de las materias primas y que las empresas tienen margen suficiente como para negociar los convenios al alza. Las familias no pueden mantener esta situación en la que estamos”, ha añadido el líder de UGT.

“Es preocupante la relación que existe entre los salarios, los precios y los beneficios empresariales. Un acuerdo general podía ayudar a engrasar la renovación de los convenios colectivos y, sin embargo, nos estamos encontrando con una negativa radical a avanzar en esta dirección”, ha lamentado Sordo. En su opinión, este acuerdo marco resultaría capital, puesto que los sindicatos han detectado que en aquellas empresas y sectores donde existe fuerza sindical “se están consiguiendo subidas incluso superiores a las que hemos planteado en la mesa de negociación”. No así en aquellos nichos laborales más precarizados, donde las propuestas empresariales que se están planteando han sido calificadas por Sordo como “tacañas y cicateras”.

Marco general

El Acuerdo para la defensa del Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) es el marco en el que sindicatos y patronal determinan una senda de crecimiento de los salarios que se utiliza como referencia después en la negociación de los distintos convenios colectivos, ya que no tiene carácter vinculante. El último AENC caducó en 2020, y, por ello, las distintas renovaciones y prórrogas de los convenios se han ido negociando individualmente al no existir una guía referencial.

El problema principal para renovarlo se encuentra en la negativa de la CEOE a incorporar cláusulas de revisión salarial que actualicen en función del comportamiento del Índice de precios de consumo (IPC) los porcentajes de subida que se establezcan, tanto en cada uno de los ejercicios (2022, 2023 y 2024) como al final del trienio. La última propuesta de los sindicatos contemplaba alzas del 3,5% para 2022; del 2,5% para 2023 y del 2% para 2024, y que, a tenor del despegue de la inflación, podrían ser revisadas. Según las últimas estadísticas del Ministerio de Trabajo, los salarios bajo convenio han subido un 2,6% de media en lo que va de año.

Sordo y Álvarez han acusado a la patronal de falta de flexibilidad por no haber variado su posicionamiento desde que comenzaron las negociaciones en el mes de mayo. “Nosotros nos hemos sentado con propuestas que se han ido moviendo en el tiempo. Es lo que reclamamos a la patronal, porque es ahí cuando puede abrirse un periodo de negociación, tanto con las cláusulas de revisión, como de los aumentos salariales”, ha indicado Álvarez. “Necesitamos que [los empresarios] se sienten con propuestas, y nosotros hemos demostrado que tenemos flexibilidad”, ha remachado Sordo.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Sobre la firma

Gorka R. Pérez

Es redactor de la sección de Economía y está especializado en temas laborales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Cadena Ser. Es licenciado en Periodismo por la Universidad del País Vasco y Máster en Información Económica de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS