Llanes, único destino turístico que ha superado las pernoctaciones previas a la pandemia

El concejo asturiano se convierte en uno de los lugares preferidos para el turismo nacional

Dos mujeres con sus perros en la playa de Toró, Llanes, el 21 de enero.
Dos mujeres con sus perros en la playa de Toró, Llanes, el 21 de enero.Manu Brabo

El cielo está cubierto, los termómetros marcan seis grados y la humedad se nota al respirar. Dicen que aquí, entre el Cantábrico y las montañas, llueve más de 100 días al año. No se tarda mucho en comprobarlo. Sin embargo, Llanes (Asturias) es el único destino turístico de España que ha recuperado, incluso superado, los niveles de pernoctaciones previos a la pandemia, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). En volumen de turistas, este conceyu asturiano es un destino pequeño dentro del territorio nacional, pero su recuperación es sorprendente. Si se comparan las pernoctaciones entre enero y noviembre de 2019, último año antes del coronavirus, con las del mismo periodo de 2021, Llanes obtiene un balance positivo superior al 7% durante el último curso, algo poco habitual dentro del paisaje turístico pospandemia.

Como cada entrevistado en esta localidad, Sandra Camino desconocía el dato. Sin embargo, sí asegura haber notado un subidón de turistas durante el último año en el hotel La Palma de Llanes, donde es directora de alojamiento. “La sensación es que estamos incluso mejor que el año previo al coronavirus”, dice. Situado en la entrada al pueblo, a un par de kilómetros del centro, su establecimiento es de los pocos con las puertas abiertas en esta época del año. “Estamos en temporada baja”, reconoce aludiendo al calendario. En invierno, especialmente después de las fiestas navideñas, muchos negocios del sector turístico aprovechan para hacer un alto en el camino, descansar e incluso hacer reformas en sus instalaciones. “El hervidero de gente llega a partir de Semana Santa”, advierte.

En esta localidad asturiana hay más plazas hoteleras que vecinos, un dato que sirve para hacerse una idea de lo que supone el turismo para la economía local. En el Ayuntamiento estiman que el municipio dispone de unas 17.700 estancias turísticas, incluyendo camping y autocaravanas, mientras que los empadronados no superan los 14.000. “El turismo aquí es de origen nacional. Tenemos algunos extranjeros, sobre todo franceses, pero lo que más llega son personas residentes en España que buscan planes familiares y de naturaleza”, apunta Camino.

Una prueba de ello es que Llanes fue el destino más buscado por los españoles durante el confinamiento en la mitad norte peninsular, según la plataforma de alquiler Airbnb. Gran parte de culpa la tiene su ubicación. Encajonado entre aguas del Cantábrico y los Picos de Europa, cuenta con más de 30 playas que combinan una arena blanquecina con los intensos verdes de los prados que las rodean. A menos de una hora de Gijón y de Santander, funciona como punto de partida para cualquier visitante, sea cual sea el propósito de su viaje. Aunque, como reconocen en la oficina de turismo, por lo que más pregunta la gente es por las rutas de montaña, las playas y los bufones, fenómenos naturales originados por el efecto de la erosión del mar y la lluvia en la roca caliza, que dan lugar a grietas y chimeneas que conectan el mar con la tierra. “Aquí no dependemos tanto del turista extranjero; es un sitio para venir en familia a disfrutar de todo lo que ofrece la naturaleza”, señalan.

Sandra Camino, del Hotel La Palma, en una de las habitaciones del establecimiento.
Sandra Camino, del Hotel La Palma, en una de las habitaciones del establecimiento.Manu Brabo

Esa calidad turística es algo de lo que se jacta orgulloso Enrique Riestra, que llegó a la alcaldía en 2013 como representante de VecinosxLlanes, una iniciativa ciudadana surgida del descontento con la gestión anterior. “Aquí se quería hacer un Benidorm del norte, y eso es una aberración”, dice. El plan de urbanismo previo a su llegada incluía la construcción de 15.000 nuevas viviendas, algo a lo que el concejo no podía responder con las herramientas disponibles: “No puedes mantener un pueblu limpio si en agosto hay 130.000 personas y nosotros tenemos servicios —basura, salvamento y policía— para 14.000 vecinos”.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Riestra asegura que para llegar a esas cotas sin morir de éxito ni “matar a la gallina de los huevos de oro” necesitan más apoyo por parte del Principado de Asturias, pues los turistas que recibe Llanes “multiplican los ingresos de otros concejos” como Ribadesella, Villaviciosa, Cangas de Onís o Gijón.

Recorriendo las calles empedradas hacia el Torreón, en pocos minutos se llega a la playa del Sablón, la más icónica del pueblo. Allí, incrustado en el lateral oriental, se encuentra el alojamiento turístico homónimo: el Hotel Sablón. Pilar Rodríguez, propietaria desde 1972, manifiesta que la pandemia también ha cambiado los hábitos vacacionales de los turistas: “Aquí ya tenemos reservas para agosto y septiembre. El ritmo ha cambiado. La gente es mucho más previsora que antes. Se planifica más y, por lo general, las estancias son más largas”.

Más allá del pueblo, los alojamientos turísticos de Llanes se reparten por todo el concejo. A siete kilómetros del consistorio, en Barro, Fernando Fernández dirige el hotel Miracielos y los apartamentos Albatros, separados por apenas unos metros. Además de los ya mencionados, Fernández añade otros atractivos que han llevado a Llanes a superar los visitantes de 2019 durante el último año: “El Camino de Santiago pasa por aquí y esto es un flujo constante de peregrinos”.

En esta época del año, la mayoría de alojamientos disponibles roza el 50% de ocupación. “Es normal, estamos fuera de temporada”, confiesa Fernández. Por ello, muchos hoteles tratan de reinventarse celebrando convenciones, eventos o atrayendo a clientes de empresas. La afluencia actual no preocupa a nadie, ya que lo exigente llegará en verano. Y ahí nadie falla. “Es muy egoísta decirlo, pero Asturias, y en concreto Llanes, se ha beneficiado mucho de la situación tan triste que ha dejado la pandemia”, explica Fernández. “Esto es un destino natural, abierto, limpio y muy, muy bonito. Lo tiene todo para seguir al alza durante mucho tiempo”.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS