Se vende camarote por 9,5 millones en el yate más grande del mundo

El barco comenzará a navegar en 2024 y medirá más de 200 metros de eslora

Modelo del superyate Somnio.
Modelo del superyate Somnio.Somnio

Como ya ocurrió en crisis anteriores, la pandemia ha agudizado la desigualdad global, disparando el número de millonarios a su máximo en la historia: ya pertenecen a ese grupo 1 de cada 100 personas en el mundo. La ebullición de nuevos y potenciales clientes del sector del lujo ha llevado este lunes a la presentación de los planos del mayor superyate ideado, de 222 metros de eslora. La construcción se plantea como una ciudad flotante alejada de los curiosos con 39 apartamentos cuyos precios partirán de los 9,5 millones de euros. La botadura de la embarcación está prevista en 2024.

Más información
El nuevo yate del rey de Marruecos.
El nuevo yate de 90 millones del rey de Marruecos

La embarcación, apodada Somnio, corre a cargo del inversor y empresario estadounidense Carl le Soeuf, de la empresa de tecnología sostenible Somnio Global, y su construcción costará 500 millones de euros. El superyate estará dividido en seis cubiertas con helipuerto, gimnasio, piscina, un club náutico para practicar deportes acuáticos, diferentes restaurantes y una bodega con capacidad para 10.000 botellas de vino. “No se ha escatimado nada para ofrecer un servicio y un lujo de 6 estrellas”, detalla en un comunicado Somnio Superyatch, que asegura que su barco navegará por los mares “menos transitados”.

Modelo del superyate Somnio.
Modelo del superyate Somnio.Somnio

Más allá de la pomposidad de la embarcación, la empresa pretende atraer clientes vendiendo una experiencia de inmersión entre millonarios, que convivirán en alta mar y quienes tendrán que acordar en las juntas de vecinos el itinerario que seguirá la embarcación, ya que se trata de domicilios privados, no de un crucero con una ruta predefinida. “Somnio incluye la intimidad de un yate privado junto con la posibilidad de relacionarse con una comunidad vibrante de propietarios con ideas afines”, destacaron los inversores, según recoge Financial Times, en la presentación del proyecto este lunes.

Otra idea que ponen los diseñadores sobre la mesa es la protección que proporciona a los tripulantes el poseer una casa flotante que puede desplazarse por todo el globo. Más tras un año de pandemia: “También se dispondrá de atención médica de primera clase a bordo, lo que proporcionará a los propietarios de los apartamentos el más alto nivel de seguridad lejos de las pandemias y otros riesgos globales”.

El superyate llega en el mejor momento

El tamaño del proyecto Somnio y el precio de las residencias evidencia un cambio de paradigma en el sector del lujo, que también ha visto estos meses cómo se disparaban las ventas en el sector textil –el grupo LVMH vendió el primer trimestre más que en los mismos meses de 2019– o cómo fabricantes de coches deportivos no dan abasto –Lamborghini ha vendido ya casi toda su producción para el resto del año–. En el sector del yate, las ventas se dispararon casi un 50% entre enero y marzo frente a 2020, y mayo fue el mejor mes de su historia, según datos de BOAT International.

Este contexto ha llevado a Carl le Soeuf a aventurarse, por primera vez en dos décadas, a construir un superyate mayor que el The World, el más grande hasta ahora con 196 metros de eslora y lanzado al mar en 2002. Ese barco sigue la misma dinámica que el Somnio, con 165 residencias privadas de hasta 20 millones de euros con propietarios que deben acordar cada año un recorrido para el yate. Tras un año parado por la pandemia, como el resto de cruceros, The World volverá a estar operativo el próximo mes, con un itinerario pospandemia que recorrerá el Mediterráneo durante el verano y pasará el otoño y el invierno en el Caribe.

Jim Dixon, directivo de Winch Design, uno de los estudios encargados de diseñar el Somnio, opina que frente al lujo clásico de The World y los destinos de sol y playa, los nuevos superyates están orientados hacia un público joven y aventurero. También hacia los barcos híbridos, que combinan el ocio con la investigación. “Los yates de exploración siguen ganando popularidad. Los clientes quieren cada vez más poder navegar alrededor del mundo y pasar mucho tiempo a bordo, en cualquier entorno y clima, incluso en los más duros”, reconocía en una reciente entrevista con Forbes. “En el contexto de la pandemia, algunos de nuestros clientes se han centrado en la economía responsable, con proyectos basados en el respeto por la naturaleza y sus recursos”, añadía el diseñador.

En este sentido, el Somnio incorporará tecnología y equipos para científicos e investigadores y a bordo, prometen sus promotores, viajarán eventualmente expertos de renombre internacional para estudiar los océanos.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS