Un ‘Batman’ de internet que odia perder

El nombre de Hugo Arévalo está detrás de proyectos como Tuenti, Jobandtalent o ThePowerMBA, del que es presidente ejecutivo

Hugo Arévalo, presidente ejecutivo de ThePowerMBA.
Hugo Arévalo, presidente ejecutivo de ThePowerMBA.Víctor Sainz

Gay Talese, viejo maestro del nuevo periodismo, escribió que lo que las personas dudaban en contar podía decir mucho de ellas. Hugo Arévalo Álvarez-Arenas, emprendedor e inversor detrás de proyectos como ThePowerMBA o Tuenti, está a punto de decir que no le importa perder, por ejemplo, al ajedrez, al pádel o al tenis, algunas de sus aficiones: “Te iba a mentir, pero… sí, sí, soy mal perdedor”. Se reconoce competitivo y su asistenta ejecutiva, Paula Llodrá, ve en él una especie de adicción a la adrenalina asociada a nuevos retos.

Ella le regaló el llavero de Batman que lleva en el bolsillo. “Me parece el personaje que más lo define”, dice. “Es un superhéroe que es muy fuerte, que soluciona todos los conflictos, pero luego es una persona con sus propias heridas y es a las que les dedica menos tiempo”. Todos en el mundillo saben quién es, pero pocos lo conocen. Es reservado y discreto.

Más información
Jefes con capucha o por qué nos invade la sudadera del CEO emprendedor

No duda en hablar, sin embargo, sobre las polémicas que salpican a algunos proyectos. Acerca de las VTC, un sector al que se dedica una de las compañías que cofundó, dice que la movilidad ha vivido en un seudomonopolio en el que estas licencias han supuesto la aparición de competencia. “Y creo que la competencia es buena para que todos nos pongamos las pilas”, sentencia.

Tampoco rehúye pronunciarse sobre el revuelo que se formó en Twitter el año pasado cuando un profesional denunció haber sido incluido en un vídeo en su escuela de negocios digital, ThePowerMBA, sin su conocimiento y otros usuarios señalaron su publicidad agresiva. “Empezamos a cerrar acuerdos con un montón de gente del sector y, cosas de la vida, sin recursos, pues había algún acuerdo que no estaba cerrado y no pasaba nada. Pero uno de ellos, uno de 200, se quejó de que no entendía por qué estaba ahí”, dice. “Lo que hicimos es lo que hay que hacer como empresa, pedir perdón. Y de ahí tenemos todos los acuerdos perfectamente documentados”.

La agenda de este madrileño de 39 años ha sido y es apretada. Basta echar un vistazo a su página de LinkedIn para hacerse una idea. Socio de Jobandtalent, inversor en Glovo, consejero e inversor de Playtomic, consejero y socio de Colvin, ex presidente ejecutivo de Hawkers y, entre algunos más, fundador y actual presidente ejecutivo de ThePowerMBA, empresa a la que dedica su día a día.

Más información
Borja Adanero: “Existe una sobreoferta formativa”

Arévalo, que es un hombre de números para el que prácticamente todo se puede medir en resultados, no siempre quiso dedicarse a los negocios, le atraía más la medicina, la antropología o la filosofía. A los 16 años se dio cuenta de que era fundamental tener independencia económica y acabó estudiando Administración y Dirección de Empresas y un máster en Estrategia Directiva en la Universidad privada Francisco de Vitoria. El último año lo cursó en la Regent’s University de Londres gracias a una beca Erasmus.

Sus compañeros alaban su buen olfato inversor, que estrenó poco después de acabar los estudios cuando invirtió en Tuenti, la red social espejo de Facebook que quería poner en marcha un amigo. “Me las arreglé para hablar con todo hijo de vecino que me pudiera prestar, con el banco… conseguí acumular algo de dinero para poder ser inversor y socio de Tuenti”, cuenta. En 2010, Telefónica se hizo con el 90% de la compañía por 70 millones de euros.

Además de inversor, se considera emprendedor. “Mi naturaleza es montar proyectos. Me encanta cuando no hay nada y de la nada empezar a crear equipo alrededor y que todos rememos en la misma dirección”. La palabra equipo surge una y otra vez en la conversación. A los que vayan a formar parte del suyo les pide valores como trabajo, esfuerzo, honestidad y compromiso. Ganarse su confianza no es fácil. “Si tú le has demostrado que le aportas, que eres fiel, que tienes esos valores, si puede y tú quieres, él te va a llevar consigo”, dice Llodrá.

El emprendimiento le viene, como ser del Dépor y el arraigo a Galicia, de familia. Su abuelo materno era un ingeniero naval ferrolano dueño de una compañía de diseño de barcos, y su madre, coruñesa, estaba al frente de su propia firma de estudios de mercado. Sin tener en cuenta una start-up que montó en el instituto para vender gusanos de seda con algunos amigos, su primera aventura real fue una consultora para captar financiación pública. La montó tras regresar de Nueva York, adonde se había mudado poco después de invertir en Tuenti para trabajar en un fondo de inversión.

Salida de Hawkers

Una vez encarrilada, se puso al frente de la marca de gafas Hawkers y dirigió su internacionalización. Su salida coincidió con críticas internas acerca del modelo de negocio, aunque asegura que no tuvieron nada que ver con su decisión. Quería embarcarse en algo propio, relacionado con la movilidad, que resultó ser Auro, una de las empresas más grandes de VTC. Cuando Auro ya caminaba sola, llegó ThePowerMBA.

Más información
Un éxito sin espejismos

“Es una persona muy exigente y que le gusta ir al detalle”, dice Ignacio Marcos Pérez, director de finanzas de la plataforma de enseñanza telemática. “Cuando se implica en un proyecto lo da todo. Es una persona muy responsable y que realmente empuja y apuesta por algo a lo que está dedicado”, comenta Félix Ruiz, cofundador de Tuenti. Este último resalta, además, su capacidad de negociación: “Si alguna vez tienes que negociar con alguien, es mejor que Hugo esté de tu lado”.

En los momentos complicados, analiza en poco tiempo y ejecuta. “Eso sí, quiere que esté ejecutado ayer”, afirma Llodrá. Es muy impaciente. “Cuando las cosas no salen como él quiere, es una persona de carácter”, apunta Pérez. Y cuando las cosas no salen como deberían, lo importante, recalca el propio Arévalo, es darse cuenta rápido de las decisiones erróneas para tomar otras que encaucen la situación. “Yo valoro muchísimo su humildad y nobleza”, comenta Emilio Froján, exalumno de ThePowerMBA y fundador y consejero delegado de Velca, una empresa de motos eléctricas de la que Arévalo es inversor.

A principios de mayo, en una entrevista en Business Insider, declaró que Auro iba a desarrollar servicios de paquetería de ultima milla para empresas como Inditex. Ahora dice que no dijo eso y culpa al mensajero. “Prestamos servicio a clientes como Seur o Uber Eats como aliados en última milla. De hecho, el plan de Auro es crecer en esta línea y no con más licencias de VTC. Sin embargo, ese medio no recogió bien lo que dije. Desmiento totalmente esas afirmaciones. Hasta el momento, son las dos empresas mencionadas anteriormente con las que estamos operando. No obstante, siempre estamos abiertos a ampliar acuerdos con otras compañías”.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS