Fondos europeosOpinión
i

Vientos de realismo desde Bruselas

Las recomendaciones se alejan de las reglas fiscales ante el impacto desigual de la crisis

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante una rueda de prensa.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, durante una rueda de prensa.DPA vía Europa Press / Europa Press

Las previsiones divulgadas esta semana por la Comisión Europea contienen un mensaje explícitamente positivo, así como una importante advertencia, formulada de forma subliminal. El mensaje es que Bruselas anticipa que la economía española liderará la recuperación, con tasas de crecimiento netamente superiores al 5% en los dos próximos años. Si bien la nuestra ha sido también la más golpeada por la crisis, la intensidad del rebote debería permitir recuperar buena parte del terreno perdido. Por supuesto, mucho depende del proceso de vacunación y por tanto de la desaparición del miedo a viajar —un factor especialmente relevante para nuestro país, con unos ingresos latentes por turismo de 72.000 millones de euros—. Además, el comportamiento de gasto de las familias es una de las grandes incógnitas. Las familias que han incrementado su ahorro precautorio por las incertidumbres pueden retomar el camino del consumo, como lo anticipa la Comisión con buen criterio. Pero si se decantan por mantener el exceso de ahorro —y por ejemplo compran vivienda— el rebote será menos intenso. En cualquier caso, las perspectivas parecen alentadoras.

Estaríamos por tanto ante una pesadilla transitoria, de la que saldríamos gracias a la vacuna y con un cóctel de fondos europeos y reformas. Sin embargo, las previsiones también contienen una advertencia: aunque no asumido abiertamente, el diagnóstico que se desprende es que la economía europea necesitará una política económica expansiva durante un tiempo prolongado.

Para España, el informe aboga con razón por medidas de contención del riesgo de insolvencia empresarial, que podría ser letal para la recuperación precisamente porque el sobreendeudamiento se concentra en algunos de los sectores con más potencial de rebote. Un incremento del gasto y de la deuda pública (por transferencias directas a negocios en dificultad y por la restructuración de créditos avalados que deberá asumir el Estado) es por tanto inevitable si queremos evitar un deterioro del tejido productivo. Además, esos costes no podrán financiarse con recursos europeos, de que se deriva que la Comisión está pidiendo una mayor expansión fiscal.

También se hace hincapié en otras medidas para limitar el impacto a largo plazo de la crisis (el llamado efecto histéresis), especialmente en el mercado laboral. Las personas que están en ERTE se cuentan todavía por millones a nivel europeo. En muchos casos una recolocación en nuevas empresas será necesaria, en otros una ayuda reforzada a la búsqueda activa de empleo o una formación. Nada que se pueda hacer eficazmente sin más recursos. Asimismo, la capacidad productiva está expuesta al efecto histéresis, porque en esta crisis las empresas que no sufren las restricciones de actividad tienden a mantener sus excedentes en activos líquidos, en vez de invertir. El mantenimiento de un clima favorable a la inversión, y de condiciones financieras acomodaticias, es por tanto imprescindible.

En suma, Bruselas recomienda, sin necesariamente admitirlo, más activismo de los Estados. Algo que, si bien parece justificado por el momento económico, es incompatible con un retorno a las reglas fiscales anteriores a la crisis, al menos en el horizonte de previsión. En primer lugar, porque el shock ha sido asimétrico y por tanto el ritmo de corrección de los desequilibrios presupuestarios no puede ser idéntico para todos los países, so pena de descarrilar la recuperación y provocar una implosión de la zona euro. Además, las reglas fiscales se han quedado obsoletas ante el giro de la política económica europea, cuyo principal objetivo es ahora el crecimiento inclusivo en condiciones financieras sostenibles. Esto solo se puede conseguir con reformas bien diseñadas. Pero también supone una política fiscal marcadamente contracíclica, con fases expansivas y de vuelta al equilibrio que tengan en cuenta la posición coyuntural de cada país. El BCE aporta un apreciable margen de maniobra, y sería contraproducente ponerlo en cuestión con propuestas de anulaciones de deuda, cuando se necesita su perpetuación. Ha llegado el momento de reformular la política fiscal europea.

Raymond Torres es director de coyuntura en Funcas. En Twitter: @RaymondTorres_

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50