LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

El año negro del turismo: España recibió 18,96 millones de viajeros extranjeros en 2020, un 77% menos

El sector perdió casi 65 millones de visitantes foráneos el año pasado y el gasto se hundió hasta los 19.739 millones de euros

Zona de hamacas vacía en la playa de Benidorm, el 1 de agosto.
Zona de hamacas vacía en la playa de Benidorm, el 1 de agosto.Manuel Lorenzo / EFE

Ha pasado poco más de un año desde que se detectara el primer caso de coronavirus en España, pero parece que ha sido un siglo. Para el sector turístico, 2020 ha sido histórico por la parte negativa: recibió solo 18,96 millones de viajeros extranjeros, según ha publicado este miércoles el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esto es, un 77% menos que un año antes, cuando el país encadenaba siete ejercicios mejorando su récord. Por la parte del gasto de los visitantes, el embate ha sido con una intensidad similar: desembolsaron 19.739 millones de euros, un 78,52% por debajo de los 91.912 millones del año anterior.

La diferencia entre antes de la pandemia y el año del coronavirus es abismal. Los 83,5 millones de turistas extranjeros que visitaron España en 2019 se quedan como la marca histórica a batir que, al menos en el corto plazo, parece inalcanzable. Lo mismo con el gasto, donde la diferencia con 2020 supera los 70.000 millones, insalvable en este ejercicio y casi imposible de conseguir en el próximo, según el sector. De hecho, las cifras del año pasado solo son comparables con los guarismos de finales de los sesenta. Entonces, en 1969 visitaron el país casi 21,7 millones de turistas extranjeros, en 1968 lo hicieron unos 19,2 millones y en 1967 fueron 17,8 millones, según los anuarios de estadísticas de turismo de España.

El ejercicio ha sido una montaña rusa plagada de descensos vertiginosos y casi sin ascensos. Los dos primeros meses, todavía libres del efecto de la pandemia, ya se anotó una bajada acumulada del 0,17% respecto a 2019. Es decir, en negativo, pero con valores muy altos, casi al nivel del año récord. Sin embargo, a partir de marzo la debacle fue constante. En marzo, ya con medio mes confinados, la caída fue del 64%. Y después, en abril y mayo llegaron los meses más duros en los que el turismo fue nulo. Dos ceros consecutivos sin precedentes que han sido una losa que la industria turística no ha sido capaz de levantar.

“Los datos confirman el impacto histórico de la pandemia en los flujos internacionales turísticos, que a nivel mundial han caído un 74% con respecto a 2019, según los datos de la OMT. En España, este impacto se ha sentido en todas las métricas turísticas. El Gobierno y el resto de Administraciones siguen trabajando para mantener el tejido productivo, el empleo y la competitividad confiando en que 2021 sea el año de la recuperación”, sostiene Fernando Valdés, secretario de Estado de Turismo.

Durante el ejercicio, hubo un pequeño respiro en verano, en el que el Ejecutivo y el sector trataron de salvar la temporada alta. Sin embargo, el resultado fue escaso y es difícil de catalogar como un alivio para las cuentas de la industria, ya que llegaron un 75% menos de turistas que en 2019. Para colmo, de aquellos polvos, estos lodos. La manga ancha del verano ayudó a que los contagios de coronavirus se desbocasen en la parte final de la temporada estival. Y eso provocó una recaída del turismo a partir de septiembre hasta cerrar un 2020 desastroso. Y el primer semestre de este año, además, también pintan bastos para el negocio turístico. Y así seguirá hasta que la vacuna lo remedie.

“El panorama de arranque del año sigue siendo muy preocupante. Cerca de un 90% de toda nuestra potencial demanda interna y externa está bloqueada por restricciones sanitarias. El tiempo se agota para evitar que se sucedan quiebras de empresas y pérdidas de empleo y es fundamental acelerar el proceso de vacunación”, sostiene José Luis Zoreda, vicepresidente de Exceltur, que ha insistido en la petición de un potente plan de rescate para el sector.

Esta debacle del sector tiene un efecto notable para la economía del país. De hecho, en 2019 el turismo representaba más de un 12,4% del producto interior bruto de España, mientras que el año pasado se redujo su peso hasta poco más de un 4%. Y si se miden los ingresos con la fórmula de la cuenta satélite del INE —tiene en cuenta todo lo que aporta la actividad turística— el año acabó en unos 46.000 millones, según Exceltur. Esto es, unos 110.000 millones menos que un año antes y en niveles de 1995, cuando comenzó el INE este cálculo. Eso sí, la comparación es engañosa porque no tiene en cuenta la inflación durante este cuarto de siglo y valen mucho más los casi 45.126 millones de entonces que los de 2020.

Francia, principal país emisor

La pandemia de coronavirus ha tambaleado el tablero del sector turístico. Entre los países de origen de los viajeros extranjeros, Francia ha pasado de ser el tercer lugar de origen al primero, en parte por la posibilidad de llegar a España por carretera, algo que no tenían los dos primeros hasta 2020: el Reino Unido y Alemania, que dependen de la movilidad aérea, muy afectada por la crisis. En concreto, los turistas residentes en Francia sumaron casi 3,9 millones de personas, lo que supone una caída del 65%.

En la nueva tabla de mayores emisores de visitantes le sigue el Reino Unido, que hasta ahora era líder del ranking. En 2020 aportó casi 3,2 millones de viajeros, muy lejos de los 18 millones de un año antes. El hundimiento, en este caso, es del 82%. La tercera plaza se la queda Alemania, de donde llegaron 2,4 millones de turistas, lo que supone un desplome del 78%, según recoge el INE.

Además de los tres principales países de origen, en el resto la debacle no ha sido menor. Y en los que supone hacer viajes de largo radio, el batacazo ha sido igual o incluso superior. Entre el resto de países, por ejemplo, están Rusia (-88%), Estados Unidos (-87%), Italia (-79%) y los nórdicos (-78%), todos con caídas por encima de la media.

Por comunidades autónomas de destino, Cataluña fue la más visitada, con 3,9 millones de viajeros. Esto supone que uno de cada cinco turistas extranjeros que fueron a España lo hicieron a la región catalana. Le sigue Canarias (3,8 millones de visitantes), Andalucía (2,7 millones), la Comunidad Valenciana (2,5 millones), Baleares (1,7 millones) y la Comunidad de Madrid (1,7 millones).

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50