La fuerte subida de la luz devuelve el IPC a terreno positivo por primera vez en diez meses

La tasa de inflación se coloca en el 0,6%, más de un punto por encima de diciembre, según el dato adelantado por el INE

Dos personas pasan ante una torre de tendido eléctrico en las inmediaciones de Tablada (Sevilla).
Dos personas pasan ante una torre de tendido eléctrico en las inmediaciones de Tablada (Sevilla).PACO PUENTES

La fuerte subida del precio de la luz como consecuencia, entre otras cosas, del temporal Filomena y la ola de frío que lo sucedió impulsó el IPC en enero hasta terreno positivo, un área que no pisaba desde febrero de 2020. El índice de precios escaló en enero hasta el 0,6%, más de un punto por encima de la tasa de diciembre (-0,5%), según ha adelantado este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE). Según el organismo estadístico, la subida del precio de la electricidad, superior a la registrada en el mismo mes del año pasado, es el principal factor de la súbita aceleración de los precios, en la que también ha influido el encarecimiento del gas y de los alimentos.

Como se temía —y como ya admitió el Gobierno—, la factura de la luz iba a ser un dolor de cabeza para muchos en el comienzo de 2021. La gran nevada de Filomena y la ola de frío que dejó detrás, con mínimas históricas inferiores a 20 grados bajo cero en algunas zonas, que aumentó mucho la demanda, unido a la escasa presencia de las renovables en ese periodo, llevó la electricidad a máximos a principios de mes, con el consiguiente aumento de la factura para los usuarios de la tarifa regulada, unos 10 millones. Y el IPC ha reflejado ese incremento con subidas de las partidas energéticas, que tienen un buen peso en el índice.

Según el INE, el IPC se ha colocado en enero (provisionalmente, la cifra de este viernes es un adelanto que se confirmará o no en dos semanas) en el 0,6%, una subida de 1,1 puntos porcentuales respecto del -0,5% de diciembre, la mayor subida en términos absolutos de un mes a otro desde la de enero de 2017, cuando creció 1,4 puntos. Además, es la primera vez que el índice entra en terreno positivo desde marzo de 2020, cuando se situó en el 0% recién estrenado el estado de alarma por la pandemia. Desde entonces, el impacto de la crisis sanitaria en la movilidad desplomó los precios del petróleo y sus derivados, así como los relacionados con el transporte (billetes aéreos, paquetes vacacionales...) y el turismo y el ocio (bares, restaurantes, espectáculos...). Así, el índice entró en negativo en abril y allí se mantuvo todo el año.

¿Cuánto ha subido la luz? Al ser el dato adelantado, el INE no detalla cuánto ha subido o bajado cada cosa. Lo hará a mediados de febrero. De momento, es posible orientarse con los datos del operador mayorista del mercado eléctrico, OMIE. Según sus cifras, hasta este viernes (faltan dos días para que termine el mes) el precio medio mayorista de la luz es de 64,12 euros el megavatio/hora. Pese a esos dos días que faltan, en enero del año pasado el precio medio fue de 41,1 euros. Es decir, este año la electricidad ha sido un 56% más cara en el mercado mayorista. Aunque no se refleje del todo en el recibo que pagan los hogares, donde el consumo apenas supone un tercio de la cantidad a pagar, sirve para dar idea de la subida que registrará el INE.

La luz ha venido a sacar al índice del pozo en enero, pero no ha sido el único factor. Según el INE, también la alimentación contribuyó en enero a impulsar la tasa, puesto que subió más que en el mismo mes de 2020 (de nuevo, no hay dato detallado de esta partida, ni de ninguna), como también lo hicieron los paquetes turísticos, que bajaron más en enero de 2020 que este mes, y los precios del gas, que aumentaron en enero frente al descenso experimentado hace doce meses.

La vuelta del IPC a terreno positivo era esperada por los expertos, aunque más tarde, a partir de marzo, cuando la tasa de ese mes se compare con la de marzo de 2020. Entonces sufrió una fuerte caída (pasó del 0,7% al 0%) y, salvo algún factor inesperado, la comparación con ese mes debería ser claramente positiva.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Por su parte, la tasa de variación anual estimada de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) aumenta cinco décimas hasta el 0,6%, con lo que se iguala con la del IPC general. Por primera vez en este inicio de año, el INE adelanta también este dato “consciente de la relevancia que tiene la inflación subyacente en el análisis de la evolución de los precios”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS