Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pallete defiende la ‘tasa Google’ como una “anomalía tributaria” que había que subsanar

Telefónica no reclamará indemnizaciones a la GSMA por la cancelación del Mobile de Barcelona

El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete,
El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete,

El presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, salió este jueves en defensa del impuesto a las actividades digitales, la conocida tasa Google, que ha aprobado el Gobierno para gravar la actividad de las empresas tecnológicas como Facebook, Google o Amazon. "Se trata de subsanar una anomalía tributaria. El mundo está cambiando y las reglas fiscales que había para un mundo más físico son distintas en un mundo más digital. Lo que hace es subsanar una asimetría", indicó en la rueda de prensa posterior a la presentación de resultados.

El máximo directivo de Telefónica recordó que su grupo pagó el año pasado 8.700 millones de euros en impuestos, frente la fiscalidad mínima o inexistente de las empresas que "no cuentan con infraestructuras físicas". En este sentido, se preguntó cuál es la diferencia entre las llamadas telefónicas realizadas por un teléfono móvil y las que se realizan por mediante plataformas digitales, y por qué tienen que tributar distinto.

Por otra parte, Pallete desveló que no se plantean reclamar ninguna indemnizacion a la GSMA, la asociación de operadores que organiza el Mobile World Congress de Barcelona, por la suspensión de la edición de este año ante el temor al coronavirus, y alentó a otras compañías a seguir su ejemplo. "Estamos analizando no ejercitar ninguna acción contra la GSMA, porque es la forma de garantizar su sostenibilidad, de cara a la próxima edición de 2021".

"Entendemos las razones que han llevado a la GSMA a la cancelación, por la oleada de cancelaciones, y valoramos el esfuerzo que hicieron las Administraciones para que se garantizara que el sistema era seguro. Sentimos que no se celebre, porque no hay mejor ciudad que Barcelona, ni mejor país para celebrarlo", añadió.

Mal momento de la acción

El presidente de Telefónica considera que el mal momento que está pasando la cotización no tiene razones objetivas, pero descartó la adopción de medidas drásticas como la venta de la red de fibra que puedan impulsar el precio a corto plazo de la acción, pero que podrían debilitar la compañía en el futuro.

Defendió las medidas adoptadas recientemente como la separación de las filiales latinoamericanas salvo Brasil para su venta, porque estas harán que Telefónica sea una empresa "más potente" y más sostenible a "tres, cinco o diez años visto", lo que se traducirá en una subida de la acción.

"El plan que anunciamos en noviembre es la aceleración del que anunciamos hace cinco años: ser una operadora mucho más relevante. Nos tenemos que convertir en una fábrica de producir datos. Si queremos ser relevantes para nuestros clientes podíamos seguir al tran tran o desplegar las redes... y elegimos esto último. Y éramos conscientes de que es algo que el mercado no mira a corto plazo. “No podemos estar mirando la cotización al corto plazo”.

En cuanto a la desinversión de los negocios de América Latina habrá movimientos en "los próximos meses" "Estamos negociando, se nos ha acercado mucha gente. Tenemos un equipo ejecutando desde diciembre, para que sea una compañía autónoma de forma operativa; y nos estamos preparando para que sea autónoma de forma financiera. Hemos recibido muestras de interés y llevaremos al consejo la propuesta que genere más valor y tenga más certeza de ejecución", ha indicado la directora financiera de Telefónica, Laura Abasolo. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >