La crisis del coronavirus

Las Bolsas europeas cortan su racha pese a la nueva munición anunciada por el BCE

El Ibex cae un 0,78% en plena recogida de beneficios tras el estirón de las últimas sesiones y la rentabilidad exigida a la deuda española cae con fuerza gracias al apoyo del Eurobanco

Una pantalla (al fondo) muestra un gráfico con la evolución del Ibex 35 en la Bolsa en Madrid.
Una pantalla (al fondo) muestra un gráfico con la evolución del Ibex 35 en la Bolsa en Madrid.EFE

Tras las subidas cosechadas en 10 de las últimas 11 sesiones, tocaba recoger beneficios. Las Bolsas han acabado con su espectacular racha en una jornada de gran volatilidad que ha tenido un gran protagonista: el Banco Central Europeo (BCE). Después de conocer su extraordinaria munición de otros 600.000 millones de euros para la compra de activos, los selectivos le dieron la vuelta a las pérdidas de la apertura. Pero la alegría apenas duró unos minutos: los que tardaron en conocer las nefastas previsiones económicas para la zona euro, que, según el organismo, sufrirá un hundimiento del 8,7% del PIB en 2020. El Ibex 35 español ha cerrado con una caída del 0,78% y frena el gran rally del 15% que ha protagonizado en las últimas dos semanas. Donde sí se ha notado el efecto del Eurobanco es en la prima de riesgo, que se desploma por debajo de los 90 puntos básicos: el compromiso de Fráncfort es más explícito que nunca.

La decidida actuación de los bancos centrales occidentales, desde la Reserva Federal de Estados Unidos hasta el Banco de Inglaterra, ha sido decisiva en la recuperación de las Bolsas. También los paquetes de gasto fiscal aplicados por los Gobiernos occidentales —este miércoles le tocó a Alemania—. El Ibex, por ejemplo, ha recuperado un cuarto de su valor desde los mínimos de marzo. Sin embargo, la ampliación del programa de compra de deuda del BCE ya estaba descontada por los mercados, y su sorprendente magnitud —Bank of America calculaba una movilización de entre 300.000 y 400.000 millones— no ha logrado imponerse a las negativas proyecciones sobre la evolución de la economía de la eurozona.

Los inversores han optado este jueves por una posición conservadora: recoger los frutos de lo cosechado en las últimas dos semanas. Y el BCE apenas ha cambiado la tendencia de los principales parqués europeos, pese al vuelco en la cotización de los bancos. Los selectivos han cosechado ligeras pérdidas y el selectivo español ha cerrado en 7.566,8 puntos, por debajo de los 7.600 conquistados en la sesión anterior.

Al otro lado del Atlántico, Wall Street también avanza en rojo tras otro aumento del desempleo en el gigante norteamericano. Las listas del paro han sumado 1,87 millones de personas durante esta semana, ligeramente por encima de las previsiones.

Los estímulos no consiguen ocultar una realidad difícil: el horizonte, pese al optimismo de los últimos días ante la desescalada, sigue presentando muchas dudas. Las plazas financieras se han centrado solamente en los aspectos positivos para apoyar su recuperación, que roza el 50% en el caso del Dax alemán y ha permitido al Nasdaq neoyorquino acercarse a sus máximos históricos. Pero, aunque la pandemia evolucione bien, el cisne negro —o no tanto, si se hace caso de las previsiones de los científicos— de un rebrote sigue ahí, así como los disturbios en las calles de Estados Unidos y la amenaza del fin de la tregua comercial entre el país norteamericano y China. Este miércoles, la Casa Blanca anunció que prohibirá los vuelos de las aerolíneas chinas, en respuesta a las represalias aplicadas por Pekín a las compañías estadounidenses.

El Eurobanco envía una señal contundente

Este jueves, en cambio, todos las miradas se dirigían hacia Fráncfort. El máximo órgano de gobierno del Eurobanco se ha reunido por videoconferencia —no podría ser de otra manera— para tratar la ampliación del programa de compra de deuda con el que se está enfrentando a la pandemia mundial de coronavirus. Finalmente, lo prorrogará hasta junio de 2021.

La atención de los inversores también estaba situada sobre las nuevas proyecciones macroeconómicas del instituto emisor, que ofrecen una fotografía sobre el comatoso estado de la economía de la eurozona ante el impacto de la pandemia de la covid-19. Si la semana pasada la presidenta del BCE, Christine Lagarde, avanzó que la zona euro registrará una contracción de entre el 8% y el 12% en 2020, este jueves el organismo supervisor ha optado por el rango bajo, al prever una caída del 8,7%.

Lagarde ha tenido que hacer frente a las preguntas de los periodistas sobre el polémico dictamen del Tribunal Constitucional alemán. A comienzos del mes pasado, el alto tribunal germano dio al BCE un plazo de tres meses para argumentar que su programa es proporcionado. En caso contrario, el banco central del país (Bundesbank) será excluido de su participación en el mismo.

“Un sólido anuncio del BCE también sería una señal de que no percibe ningún obstáculo para su actividad y no está preocupado por el reciente fallo del Tribunal Constitucional alemán”, remarcaba el director de inversiones global de renta fija de Allianz Global Investors, Franck Dixmier, esta mañana. Finalmente, esa señal se ha emitido de forma contundente.

Se desploma la prima de riesgo

El mayor atractivo por los mercados de valores en los últimos días y la ambiciosa política de las autoridades europeas habían relajado la deuda durante los últimos días; la decisión del organismo presidido por Christine Lagarde ha acabado por desplomar la prima de riesgo este jueves. El diferencial del bono español a diez años y el bono alemán cae más de 10 puntos básicos y no alcanza los 90, mientras el italiano se sitúa por debajo de los 175. Se trata de las mejores cifras desde principios de marzo, antes de que se decretase el estado de alarma.

El euro también ha dado la vuelta a su cotización tras el anuncio del BCE, sube con fuerza y alcanza los 1,13 dólares. Además, este jueves el Tesoro ha colocado 8.000 millones de euros con interés negativo en una nueva emisión, la mayor desde la pandemia.

En el mercado de materias primas, el petróleo baja tras la frustrada reunión de los principales países productores, que forman la OPEP ampliada. El encuentro se ha tenido que aplazar debido a las discrepancias entre los miembros del club. El brent, de referencia en Europa, se aleja de los 40 dólares, mientras el texas estadounidense pierde los 37.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la 'newsletter’ diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50