La economía alemana vive entre enero y marzo su peor trimestre desde 2009, con una caída del 2,2%

El cierre parcial de la actividad económica tendrá un reflejo más agudo entre abril y junio

Un operario en la fábrica de Volkswagen en Zwickau (Alemania).
Un operario en la fábrica de Volkswagen en Zwickau (Alemania).Matthias Rietschel (Reuters)

La economía alemana ha sufrido su peor caída desde la crisis financiera en 2009 y la segunda peor desde la reunificación, según los datos preliminares del primer trimestre publicados este viernes por la oficina federal de estadística. La caída en el primer trimestre asciende al 2,2% del PIB en la mayor economía europea, a pesar de que ni enero ni febrero se vieron afectados todavía por la irrupción del virus, por lo que los expertos advierten de que lo peor está por llegar. Hace dos meses, Berlín anunció el cierre de comercios y de establecimientos no esenciales para tratar de frenar la propagación del virus. Así que el cierre parcial de la actividad económica tendrá un reflejo más agudo en el segundo trimestre, entre abril y junio.

Las multimillonarias ayudas estatales a las empresas y a los autónomos han ejercido además de colchón a la hora de mitigar el impacto más de la crisis desde el primer momento, lo que ha contribuido a que la caída hasta ahora sea menor que en otros países vecinos. El alivio de las restricciones impuestas por el coronavirus en las últimas semanas gracias a la mejora de la situación sanitaria ha permitido también a la economía alemana recuperar cierto ritmo.

La oficina estadística alemana revisa además a la baja las cifras del último trimestre de 2019, que pasan del 0,0% a una contracción del 0,1%. Eso significa que Alemania habría entrado técnicamente en recesión, al haberse registrado una contracción del PIB dos trimestres consecutivos.

Hay que remontarse al primer trimestre de 2009, cuando la economía alemana se contrajo un 4,7% para encontrar una caída mayor al 2,2% del PIB anunciado el viernes. La oficina federal de estadística destaca el brusco descenso del consumo doméstico en el primer trimestre, que se vio parcialmente compensado por el gasto público y la construcción. Las importaciones y las exportaciones también sufrieron una caída. El desempleo, sin embargo, apenas se ha visto afectado en esos tres meses debido a la aplicación del kurzarbeit, la fórmula alemana para reducir la jornada laboral de los trabajadores en las empresas con apoyo del Gobierno.

“Si miramos al futuro, la situación irá a peor antes de mejorar”, asegura Carsten Brzeski, economista jefe de ING. “El calendario de alivio de las restricciones así como el gigantesco apoyo fiscal del Gobierno refuerzan la tesis de que la economía alemana podría dejar atrás la crisis antes y salir más fuerte de ella que la mayoría de países. Aun así, no hay motivos para la complacencia”, añade Brzeski. Este economista cita los datos de movilidad de Google, que indican que mientras la actividad social y económica se redujo un 60% durante la fase de aislamiento más estricta, ahora se ha recuperado hasta en un 80% gracias al alivio de las restricciones.

Hace tres semanas y media, los Estados federados y el Gobierno central acordaron la reapertura gradual de la vida pública a la vista de la ralentización de los contagios, permitiendo inicialmente abrir a los comercios de hasta 800 metros cuadrados y más adelante al resto. Los restaurantes y los bares y los establecimientos turísticos siguen sin embargo cerrados en la mayor parte del país.

Timo Wollmershäuser, del instituto Ifo, advirtió de que habrá que esperar a los datos del próximo trimestre para evaluar el verdadero impacto de la crisis del coronavirus. “Una gran parte de las consecuencias solo se sintieron en abril”, estimó Wollmershäuser, cuyo instituto prevé para el segundo trimestre una contracción del 12,2% del PIB.

Aún así, con medidas de aislamiento más suaves que las que se han tomado en otros países, la economía alemana ha salido mejor parada que la de otros países en los primeros embates del coronavirus. La economía española, en el mismo periodo, se desplomó un 5,2%, por un 5,8% de la francesa y un 4,7% de la italiana.

Larga recuperación

El ministerio de Economía alemán también indicó el viernes que Berlín cuenta con que la contracción del PIB se intensificará en el segundo semestre, pero a la vez, estimó en un comunicado que “la recuperación debería comenzar ya a lo largo de este segundo trimestre […] Sin embargo, el proceso de recuperación será largo”.

Advirtió también el Ejecutivo alemán del impacto en el empleo, en un país que, hasta la irrupción del coronavirus, registró cifras mínimas de desempleo, sin precedentes desde la reunificación alemana. Recordó también el ministerio de Economía el efecto de la caída global de la demanda debido al parón impuesto por la pandemia en Alemania, una economía enfocada a la exportación y por lo tanto más vulnerable a las turbulencias exteriores.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la ‘newsletter’ diaria sobre la pandemia

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS