Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía carga en Rato y Olivas la responsabilidad de sacar Bankia a Bolsa

La Fiscalía Anticorrupción justifica el endurecimiento de las acusaciones a los imputados por el caso Bankia

caso bankia
Rodrigo Rato, izquierda, presidente de Bankia, junto con José Luis Olivas, vicepresidente, en la salida a Bolsa de la entidad.

La salida de Bankia a Bolsa y todas las decisiones que condujeron a ello "fueron única y exclusivamente atribuibles a los miembros del consejo, principalmente a [Rodrigo] Rato y a José Luis Olivas". Con esas palabras, la fiscal Carmen Launa señaló este martes como máximos responsables a los entonces presidente y vicepresidente de la entidad. En la segunda jornada del juicio tras las vacaciones, la Fiscalía Anticorrupción siguió justificando por qué ha endurecido sus acusaciones.

Durante la exposición de su informe final, Launa reiteró que la operación fue "en todo momento" iniciativa de Rodrigo Rato, quien solo solicitó autorización al Banco de España cuando "ya disponía del itinerario de hechos y estaba todo consumado". Así, según el relato de la fiscal, obvió una posible inyección de ayudas públicas a fin de mantener su puesto al frente del grupo financiero.

Para la fiscal, Bankia podría haberse recapitalizado con el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en lugar de salir a Bolsa. De hecho, recordó que la dirección de seguimiento e inspección del Banco de España condicionó el aval a la operación a que Bankia remitiera más información y se le entregara un plan de ayudas. Pero eso "no se llegó ni a plantear" y "tampoco consta que el regulador lo solicitara".

El inicio de la campaña publicitaria

"Nos preguntamos qué hubiera pasado si el Banco de España hubiera dicho que no procedía [la salida a Bolsa] y hubiera visto más factible la solicitud del FROB, cuando a iniciativa de Rato ya se había puesto todo en marcha", afirmó Launa. En ese sentido, la fiscal recordó que Bankia incluso había iniciado una campaña publicitaria para captar inversiones antes de contar con el visto bueno del regulador bancario.

Esos argumentos, entre otros que según el Ministerio Público han quedado constatados en las 60 sesiones del proceso celebradas antes del verano y en las que se tomó declaración a todas las partes, explican el aumento de su petición a una pena de hasta ocho años y medio de prisión para el expresidente de Bankia. La Fiscalía solicitaba originalmente cinco por estafa, pero en su escrito de conclusiones añadió medio año a esa pena y le añadió otros tres por un delito de falsedad contable.

Para Olivas, ex número dos de Bankia como antiguo presidente de Bancaja y Banco de Valencia (dos de las entidades que formaron parte de la fusión), la petición pasó de cuatro a cinco años por estafa. Según relató este martes Launa, el también expolítico del PP era "perfecto conocedor" de que el capital que se atribuía Bancaja era incorrecto porque dos contratos con Picton y Deutsche Bank hacían pasar a estas dos entidades por accionistas del banco cuando en realidad eran acreedores.

Indagar sobre las advertencias

Ese error se trasladó a las cuentas de BFA-Bankia tras la fusión. La Fiscalía considera que no está acreditado que las siete cajas que protagonizaron la operación estuvieran inicialmente al tanto. Sin embargo, el Banco de España advirtió sobre ambos contratos en 2011, por lo que directivos como Rato o la dirección financiera del grupo seguramente "indagaron sobre esas advertencias".

Por todo ello, Launa considera que Rato y Olivas impulsaron la salida a Bolsa de Bankia a toda costa, aún teniendo "perfecto conocimiento de que lo que se sacaba tenía deterioros muchísimo más relevantes y no se correspondía con la realidad ofrecida al Mercado" en los folletos informativos que se prepararon.

Esa acusación se hace extensiva al ex consejero ejecutivo de Bankia José Manuel Fernández Norniella y al exdirector de riesgos del grupo Ildefonso Sánchez Barcoj. La Fiscalía pide penas además para otros diez exdirectivos del banco porque considera que su colaboración en las presuntas irregularidades fue necesaria.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >