Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los peritos de Bankia: “Las cuentas de la salida a Bolsa no reflejaban la imagen fiel”

Empieza la fase decisiva del juicio con un 'careo' entre los expertos independientes y una decena de catedráticos contratados por las defensas

Los peritos judiciales del Banco de España Víctor Sánchez Nogueras y Antonio Busquets.
Los peritos judiciales del Banco de España Víctor Sánchez Nogueras y Antonio Busquets.

Están a punto de cumplirse siete meses del juicio por la salida a Bolsa de Bankia, pero la enjundia empieza ahora. Este lunes se ha iniciado la fase pericial, que suele ser la más técnica -y tediosa- pero que en este caso va a ser determinante para la decisión que tome finalmente el tribunal. La lista de acusados y testigos VIP de las finanzas que han desfilado por la Audiencia Nacional (Rodrigo Rato, Luis de Guindos, Isidre Fainé...) deja paso ahora a otro tipo de declaraciones, las de los auténticos expertos en las cuentas de BFA-Bankia, esas con las que se tomaron las decisiones que, en última instancia, acabaron dando lugar al rescate que se tragó 22.424 millones de ayudas públicas.

El titular de la jornada salió temprano y se repitió varias veces con pequeñas modificaciones: "Las cuentas de Bankia no reflejaban la imagen fiel". La frase es demoledora, porque eso es precisamente lo que se juzga: ni las batallas internas en el Banco de España ni lo insólito que resulta que un ministro cite al responsable de una entidad a una reunión con sus principales competidores para hablar de su crisis, sino si hubo engaño a los inversores que confiaron en aquellas acciones que se publicitaban en la televisión con un aparentemente inofensivo "Hazte bankero". Fue Víctor Sánchez Nogueras, inspector del Banco de España, el primero en dar el titular. Él y Antonio Busquets son los peritos judiciales a los que el juez de instrucción Fernando Andreu encargó los informes sobre las cuentas de la entidad. 

La artillería pesada: los catedráticos

Tanto Sánchez Nogueras como Busquets han defendido hoy que las cuentas nunca reflejaron la imagen fiel de Bankia, ni en el momento de su creación ni cuando salió a Bolsa. Es lo mismo que han dejado por escrito en los seis informes que elaboraron entre 2014 y 2017 para el juez instructor, y suponen la base principal de la acusación de la Fiscalía Anticorrupción. Los abogados defensores de los acusados son perfectamente conscientes de que esa pareja de inspectores son su enemigo más temible en este juicio y por eso han estado atesorando la artillería pesada hasta ahora. Sus armas son una legión de catedráticos de universidad contratados por Bankia, Deloitte y Rodrigo Rato.

La batalla promete dar mucho de sí, especialmente por el formato elegido para que declaren los peritos independientes y los de parte: una especie de careo en el que los segundos pueden interrumpir a los primeros, que son los que se han sentado este lunes en el banquillo para declarar. Las defensas no esconden su estrategia: atacar a los inspectores del Banco de España por todos los flancos, desde su capacitación profesional hasta el formato de sus informes. Uno de los peritos de parte les ha afeado este lunes que faltaba la bibliografía al final y que tampoco cumplían las normas del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España, que exigen explicitar "el objetivo, el alcance y la metodología", según el perito de Bankia. Por momentos ha parecido que los acusados en el juicio eran los dos inspectores del Banco de España.

Entre interrupción e interrupción, Busquets y Sánchez Nogueras han relatado que las "insuficiencias" en las cuentas estuvieron presentes desde el inicio, ya desde los balances individuales de las cajas de ahorro que dieron lugar a BFA- Bankia. Entre ese momento y el rescate, ha dicho Sánchez Nogueras, "que no dura más de 18 meses, todos los apuntes contables no reflejaban la imagen fiel". "Eso es lo importante y a la conclusión que llegamos", ha subrayado, adelantándose a los ataques que iba a recibir después.

Una de las críticas más repetidas por los peritos de parte tiene que ver con la reformulación de las cuentas de 2011 que hizo el nuevo equipo gestor tras la marcha de Rodrigo Rato. Estos expertos acusan a los inspectores del Banco de España de no tener en cuenta el efecto de la crisis en esa decisión. "No negamos la existencia de la crisis, cómo vamos a negarla, pero la reformulación se hizo porque había millones de errores contables que no fueron reconocidos, no por la crisis, porque si no el resto de bancos tendrían que haberlo hecho y no lo hicieron", ha dicho Sánchez Nogueras.

El tribunal ha decidido que el desarrollo de la prueba pericial se haga en tres bloques temáticos para facilitar el intecambio de opiniones. La sesión de este lunes se ha dedicado a la metodología empleada por los peritos independientes. En total hay 13 peritos en el procedimiento. Seis de ellos son de BFA-Bankia: Rubén Manso, Leandro Cañibano, Santiago Carbó, Francisco Rodriguez, Germán López Espinosa y Miguel Ángel Berzal.

El sesgo retrospectivo

En la primera sesión, de las varias que se espera que protagonicen, los peritos independientes se han adelantado a las críticas que previsiblemente van a ir saliendo en los próximos días. El propio Sánchez Nogueras ha aludido al "sesgo retrospectivo" del que les han acusado los peritos de parte en los informes que han redactado para las defensas. En esencia, la crítica consiste en que los inspectores del Banco de España analizaron la situación basándose en hechos o datos que se produjeron después. Sánchez Nogueras ha subrayado que su análisis tuvo en cuenta la información que había en cada momento para tomar las decisiones.

Uno de los peritos de la defensa ha insistido en ese supuesto sesgo, pese a que la sesión de hoy en principio iba a dedicarse únicamente a cuestiones metodológicas. "Se pretende que lo que se conoce en un momento posterior se debía conocer en uno anterior en virtud de no sé qué capacidades adivinatorias”, ha dicho con sorna. Los peritos de parte han preguntado y repreguntado qué datos e informes consultaron los inspectores para realizar sus informes y han criticado incluso que trabajaran a partir de una muestra y no analizaran todos los acreditados de Bankia (que eran casi 20.000).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >