Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas prepara un golpe de 35.000 millones en aranceles si EE UU ataca al automóvil europeo

La Comisión tiene una lista de productos a los que cargar aranceles para defenderse

La comisaria de Comercio, Cecilia Malmström.
La comisaria de Comercio, Cecilia Malmström. AFP

Bruselas tiene ya preparado su contraataque en caso de que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, decida imponer aranceles del 25% a los automóviles fabricados en Europa acogiéndose a razones de seguridad nacional. La comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, anunció este martes que el Ejecutivo comunitario tiene ya elaborada una lista de productos norteamericanos sobre los que se cargarían nuevos aranceles por un importe de 35.000 millones de euros. Bruselas confía en no tener que llegar a adoptar esas medidas, que dependerán de la decisión que pueda tomar Trump el próximo otoño.

Hace justo un año, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, lograba una firmar una tregua comercial con Trump después de que Washington decretara aranceles para el acero y el aluminio europeos. Ambos mandatarios sellaron entonces varios compromisos y pusieron en marcha un comité de trabajo. Malmström anunció en el Parlamento Europeo que la Comisión en breve publicará un informe sobre el resultado de esos acuerdos.

La escalada comercial desde entonces se ha congelado a la espera de los resultados de las conversaciones que están en curso. Trump, no obstante, ha seguido con su retórica proteccionista. El presidente estadounidense encargó un informe al Departamento de Comercio para que investigara si las importaciones de vehículos de la UE suponían una amenaza a la seguridad nacional al debilitar la capacidad de los fabricantes de su país para invertir en tecnología.

Trump, que se reservó el contenido de las recomendaciones, aplazó hasta noviembre si decidía imponer aranceles del 25% a los coches fabricados en Europa. En caso de que lo haga, la UE ya tiene la respuesta preparada: una lista de productos sobre la que podría aplicar tarifas que sumarían 35.000 millones. “Esperamos no tener que emplear ese último recurso”, aclaró Malmström, quien calificó de “irrisorio” el hecho de la Administración norteamericana se esté planteando que los automóviles europeos puedan constituir una amenaza para su seguridad nacional.

Negociación atascada

Si bien Bruselas ha logrado que la guerra no se recrudezca, tampoco ha conseguido dar los pasos que quería para rebajar las tensiones. La Comisión Europea consiguió el mandato para negociar con Estados Unidos una rebaja de los aranceles de productos industriales, en particular vehículos. La comisaria de Comercio admitió que esas negociaciones, sin embargo, están ahora mismo encalladas porque la Administración nortamericana no quiere avanzar si antes no se aborda la producción agrícola. “Esa es una línea roja para nosotros”, recordó Malmström.

La comisaria también mostró su “preocupación” por el bloqueo que mantiene EE UU sobre la Organización Mundial del Comercio (OMC). De mantenerse esa situación, Bruselas quiere buscar una vía alternativa con árbitros actuales o antiguos de la propia organización.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información