Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerra de los cajeros: ¿Qué banco cobra más por sacar dinero si no eres cliente? ¿Y menos?

Retirar efectivo de una entidad rival puede costar a los no clientes entre 0,5 y 2,5 euros

Ya sea el máximo –2,50 euros–, el mínimo –50 céntimos–, o un importe que se sitúa entre estos extremos, las comisiones que el usuario paga por sacar dinero del cajero automático de una entidad distinta de la que emitió su tarjeta son casi inevitables. De hecho, el 40% de las comisiones que aplican las 15 entidades analizadas por el comparador bancario iAhorro al extraer dinero con una tarjeta ajena se eleva a 2 o más euros, como se puede apreciar en el gráfico (en el que las cifras han sido redondeadas). En todo caso, la casuística es muy amplia: al margen de los costes generales, algunas entidades pueden ofrecer a determinados clientes o en determinadas circunstancias condiciones especiales e incluso asumir los costes y no traspasarlos si tienen acuerdos con la competencia.

Excepto en las grandes ciudades y en el caso de los bancos principales, esquivar el pago de comisiones es cada vez más difícil, puesto que, de los casi 62.000 cajeros que llegó a haber en 2008, justo antes del comienzo de la crisis económica, en España quedan 51.491, según el Banco de España. El declive se explica en gran medida por el fuerte recorte de oficinas que han emprendido los bancos. Tanto es así, que más de 4.000 municipios perdieron durante la crisis la única sucursal bancaria que tenían.

Los propietarios de los cajeros no cobran estas comisiones directamente a los usuarios de otras entidades, sino al banco que emitió la tarjeta con la que se efectúa la operación. Sin embargo, al ser libre la emisora de repercutir después esta comisión a su cliente, el efecto al final para el usuario será muchas veces el mismo. Eso sí: en casos particulares este puede beneficiarse de descuentos o condiciones especiales, según lo que prevea su contrato. O de acuerdos que hacen que el banco emisor de la tarjeta asuma la comisión, como es el caso de Bankinter en cajeros de Popular o Deutsche Bank, entre otros.

Desde 50 céntimos hasta cinco veces más

La entidad que más cobra por sacar dinero en sus cajeros es Liberbank, que repercute una comisión de 2,50 euros a todas las demás entidades analizadas: CaixaBank, BBVA, Bankia, Sabadell, Bankinter, Unicaja, Santander, Popular, Openbank, Kutxa, Abanca, Deutsche Bank, ING, Ibercaja y Mediolanum. Con 2 euros por extracción con un plástico de bancos ajenos, le siguen CaixaBank, Deutsche Bank y las entidades del Grupo Santander (Santander, Popular y Openbank; pero estos últimos aplican la gratuidad entre ellos).

Unicaja también cobra 2 euros por extraer efectivo con una tarjeta de BBVA, Santander, Popular, Openbank, Deutsche Bank, ING o Mediolanum. Pero, en los demás casos, la comisión oscilará en una horquilla que va de 50 céntimos de euro a 65 céntimos. Al tener el mismo acuerdo de colaboración con las demás entidades, Kutxabank y Abanca cobran 1,90 euros y 1,95 euros, respectivamente, a plásticos de BBVA, Santander, Popular, Openbank, Deutsche Bank, ING o Mediolanum. Como en el caso anterior, extraer efectivo con una tarjeta de los bancos restantes supondrá para el usuario el desembolso de entre 50 céntimos de euro y 65 céntimos.

No poseer una tarjeta de BBVA equivaldrá a sufragar una comisión de 1,87 euros en cualquier caso. Algo por debajo de este umbral, en 1,80 euros, se encuentran las comisiones que cobran Sabadell e Ibercaja en el caso de Caixabank, BBVA, las tres del Grupo Santander, Deutsche Bank e ING; pero su comisión en los demás casos oscilará entre 50 y 65 céntimos (excepto si se utiliza un cajero de Sabadell con una tarjeta de Bankinter, en cuyo caso se pagará 1,80 euros; el mismo importe que Ibercaja cobra por utilizar un plástico de Mediolanum). Si se excluyen extracciones con tarjetas de Sabadell, Unicaja, Kutxa, Abanca, Liberbank e Ibercaja, por las que se pagarán 65 céntimos cada una, utilizar un cajero de Bankia valdrá 1,75 euros.

Las comisiones de Bankinter van de un máximo de 1 euro con BBVA, Bankia, Sabadell, Santander, Openbank, ING y Mediolanum, hasta un importe que oscila entre 50 y 65 céntimos con las demás entidades. Por el contrario, el banco con las comisiones más baratas de entre los analizados por iAhorro es ING: 50 céntimos en todos los casos. Y Mediolanum, una entidad que no posee cajeros propios, no repercute a sus clientes ninguna comisión por utilizar su tarjeta en los dispositivos de otros bancos, pero hasta un límite de 52 extracciones al año.

Una ventaja exclusiva

“Las entidades más pequeñas o con menos cajeros son las que más flexibilidad han mostrado al cobrar comisiones más bajas, porque son las que más interés tienen en llegar a acuerdos con otros bancos”, constata Antonio Gallardo, experto en finanzas de iAhorro. “Por el contrario, las grandes como CaixaBank o Santander tienen una barrera de entrada hacia los que no son sus clientes y apuestan por una política de comisiones más altas”, añade. ¿Cómo justifican el cobro de estas cantidades? “Ellos afirman que ponen la tecnología que los bancos pequeños no tienen y que es necesario compartir los gastos de su inversión en cajeros”, contesta Gallardo.

En su opinión, esta explicación puede ser cierta alguna vez. “Por ejemplo, CaixaBank tiene la mejor red de cajeros de España, de la que pueden beneficiarse también los clientes de su entidad online Selfbank”, apunta. En el caso del Santander, sin embargo, la red es “amplia pero obsoleta”. Lo que deja claro, en sus palabras, que en realidad lo que busca con su política de comisiones por sacar dinero en cajeros es que esta red constituya “una ventaja competitiva exclusiva”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información