Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un exdirectivo del Banco de España dice que Bankia se promocionaba como “oro” y se vendía“a precio de cobre”

Jorge Pérez Ramírez, exjefe contable del regulador, dice que el folleto de salida a Bolsa de la entidad disparó las alarmas y que emitió por ello una alerta urgente que no fue tenida en cuenta

Javier Aríztegui, exsubgobernador del Banco de España, en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia
Javier Aríztegui, exsubgobernador del Banco de España, en el juicio por la salida a Bolsa de Bankia Europa Press

Cuando Bankia salió a Bolsa, en julio de 2011, su deterioro ya no era un indicio, sino “una evidencia”. Así lo aseguró este lunes el que fuera jefe de Normativa Contable del Banco de España Jorge Pérez Ramírez, durante su declaración como testigo en el juicio que investiga el estreno bursátil de la entidad. Pérez Ramírez se mostró muy contundente cuando explicó que el folleto de la salida a Bolsa no recogía la imagen fiel de la entidad, lo que ilustró con metáforas: parecía “oro” y se vendía “a precio de cobre”, señaló, en referencia al descuento de más del 70% con el que salieron las acciones del banco.

Pérez Ramírez testificó que la información del folleto suponía “una contradicción absoluta con los estados financieros” y apostilló que "no se sostenía". Según el folleto, era como si regalaran la entidad, añadió. “Fue aquí cuando empezamos a preocuparnos y preparé una nota urgente alertando”, aseguró. Bankia debutó en Bolsa en 3,75 euros, un 15% por debajo del mínimo de la horquilla inicial, que oscilaba entre 4,41 y 5,05 euros. Aquella nota, enviada a principios de julio de 2011 a petición de otro directivo del Banco de España no fue tenida en cuenta. El 20 de julio la entidad empezó a cotizar en el parqué madrileño.

Pese al precio de salida, el valor en libros era de 15 euros, según Pérez Ramírez. “Por explicarlo de algún modo, normalmente, cuando una compañía sale a Bolsa tiene un pequeño descuento para tratar que nuevos inversores tengan cierto incentivo y porque el que vende cree que ese descuento lo recuperará si la compañía es buena”, explicó, según recoge Europa Press.

Como la contradicción era tan evidente, y se suponía que era una entidad nueva, “limpia de polvo y paja, que estaba fetén”, afirmó que enseguida redactó una nota advirtiéndolo. “Lo más rápido que pude”, precisó. “El descuento era una exageración que nos hacía cuestionar que incluso las cuentas de 2010 estuvieran bien”, añadió en su declaración frente a la sala cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional, donde ha empezado el sexto mes de juicio por el estreno bursátil de Bankia.

La Fiscalía Anticorrupción acusa a Rodrigo Rato y otros tres administradores (Francisco Verdú, José Manuel Fernández Norniella y José Luis Olivas) de ocultar conscientemente el estado en el que se encontraba la entidad, que tuvo que ser rescatada. “He visto muchas salidas a Bolsa y el folleto no recogía lo esencial, los administradores ofrecían un precio tremendamente alejado al de los estados financieros”, insistió el exalto cargo del Banco de España.

Pérez Ramírez relató también que alertó de que no se podía hacer ajustes contra reservas en los resultados de 2010 tal y como pidieron hacer —y finalmente hicieron con el beneplácito de la institución— las siete cajas de cuya fusión resultó Bankia. Según declaró, también advirtió de que aceptarlo tenía un riesgo reputacional para el Banco de España porque este “tenía la obligación de proteger la solvencia”.

Aríztegui contradice a Francisco González

El exsubgobernador del Banco de España Javier Aríztegui negó haber efectuado llamadas para convencer a inversores o empresas a participar en su salida a Bolsa en julio de 2011. Sin mencionarlo directamente, contradijo así al expresidente de BBVA Francisco González, quien sostuvo días atrás, también durante su declaración como testigo en el caso Bankia, que Aríztegui llamó en persona a su número dos, Ángel Cano, para convencer al BBVA de que debía invertir en acciones de la entidad pública.

Otra de las declaraciones llamativas del exsubgobernador fue que vio un borrador del comunicado que difundió el Fondo Monetario Internacional (FMI) el 25 de abril de 2012 con conclusiones provisionales sobre la situación de la banca española y que no aludía a Bankia. Posteriormente, en el comunicado final, el texto decía sin lugar a dudas que la entidad de mayor tamaño, de las que tenían dificultades, en clara alusión a Bankia, debía adoptar medidas urgentes. “Me sorprendió mucho y, obviamente, el mercado se alarmó”, señaló el exsubgobernador. Añadió que se publicó antes de la fecha prevista y que el mercado financiero reaccionó con brusquedad porque es “un sitio donde el rumor circula a velocidad de vértigo”.

Estas declaraciones avivan el interés por la declaración en la causa de Christine Lagarde, directora gerente del FMI, que ha sido solicitada por el sindicato CIC. Esta acusación particular quiere saber quién facilitó información al FMI para que introdujese ese párrafo tan directo sobre Bankia, tras las reuniones que mantuvo con Luis de Guindos, entonces ministro de Economía, y Rodrigo Rato, en ese momento presidente de Bankia.

Aríztegui se desmarcó de las alertas de los inspectores sobre la viabilidad de Bankia y defendió que “tenía futuro” y que no ocultaba deterioros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >