Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Bankia estaba muy politizada; era casi un ministerio”, dice un ex alto cargo del Banco de España

El antiguo director de Supervisión dice que Fernánez Ordóñez rechazó las fusiones propuestas por Rato

El ex alto cargo de supervisión del Banco de España Jerónimo Martínez Tello, a su llegada a la Audiencia Nacional.
El ex alto cargo de supervisión del Banco de España Jerónimo Martínez Tello, a su llegada a la Audiencia Nacional. EFE

El ex director de Supervisión del Banco de España Jerónimo Martínez Tello aseguró ayer, en el juicio sobre la salida a Bolsa de Bankia que se celebra en la Audiencia Nacional, que la gobernanza de la entidad estaba “muy politizada” hasta ser casi “un ministerio”. Martínez Tello insiste así en una idea que ya resaltaron los encargados de inspección del grupo financiero. Según el testigo, el Banco de España prefería que la gestión estuviera en manos de un profesional bancario y no de un político, “que juega a contentar a más partes”.

Martínez Tello dijo que de la información que le remitían sus inspectores se desprendía que Bankia era una “entidad saneada, con un plan de negocio razonable y saneamientos suficientes”. Una situación que cambió en la Navidad de 2011.

A preguntas de la fiscal Carmen Launa, el director del departamento de Supervisión de abril de 2009 a octubre de 2012 insistió en que sus compañeros y él tuvieron “no la confianza, sino la certeza” de que el Banco de España daría el visto bueno al plan de recapitalización presentado por el grupo para cumplir con las nuevas exigencias del Gobierno.

Martínez Tello rechazó que el organismo impulsara a Bankia a apostar por el estreno bursátil, ya que, dijo, “todas estas iniciativas son de la entidad”. También puntualizó que les pidió personalmente que contemplaran la posible recepción de ayudas del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para “tener mayor velocidad de actuación” de ser necesario.

Martínez Tello también aseguró que el expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, planteó posibles fusiones con Catalunya Caixa (CX) y NCG Banco, ante las dificultades de la entidad, pero que el gobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez “dijo muy claramente que no”.

Para recibir ayudas

Según el exdirector de Supervisión, estas fusiones fueron planteadas con el objeto de “recibir ayudas y saneamiento”. “El gobernador dijo muy claramente que no, que solucionara los problemas suyos. Hubiéramos tenido muchos problemas”, explicó.

El proceso para llevar a cabo una operación de este tipo, continuó Martínez Tello, habría sido a través de una subasta que Bankia debería ganar. Y, además, el supervisor dudaba de contar con el visto bueno de Bruselas. “Tendríamos que haber visto cómo se hubiera comportado la Comisión Europea y si hubiera consentido una operación de este tipo”, apostilló.

Explicó que estas reuniones tuvieron lugar a finales de febrero de 2012, primero con la dirección del Banco de España, y después con los equipos de inspección, a principios de marzo. En ellas, Martínez Tello dijo que a Rato se le informó de que la Inspección detectaba “que no pichirula BFA” ni su plan de negocio.

El antiguo responsable de Supervisión señaló que estas reuniones comienzan en diciembre, cuando “se encienden las alarmas”. En ese momento, según Martínez Tello, la entidad entonces presidida por Rato tenía pendientes de devolver unos 4.500 millones de euros en ayudas. Pero, según recuerda Martínez Tello, el Banco de España comprobaba que no generaba ingresos suficientes para devolverlos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >