Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN i

Malas artes en la evasión fiscal

Las grandes empresas y bancos tienen cuatro principales estrategias para pagar menos impuestos

Un puesto del Banco de Chipre en el aeropuerto de Lárnaca.
Un puesto del Banco de Chipre en el aeropuerto de Lárnaca. REUTERS

El rechazo de los presupuestos por la derecha y los independentistas agrava la insuficiencia de ingresos tributarios para atender el necesario gasto social. Históricamente España viene sufriendo una pérdida de ingresos fiscales de entre 50.000 y 60.000 millones de euros anuales por su menor presión fiscal respecto a la media europea, según el Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

Los presupuestos que se acaban de tumbar representaban un cambio significativo al fijar una contribución mínima en el impuesto de sociedades de las grandes empresas y la banca, del 15% y 18%, respectivamente. La principal causa de la falta de ingresos se debe al fraude y a la elusión fiscal realizadas por las grandes empresas a través de sus filiales en los paraísos fiscales. En España entre 2009 y 2016 el total de filiales en paraísos fiscales de las empresas del Ibex 35 se ha multiplicado por cuatro hasta alcanzar cerca de un millar. Durante este periodo se han constituido una media anual de 103 filiales en estas jurisdicciones, según Oxfam Intermón.

La operativa de las multinacionales para evadir impuestos ha sido analizada por el Institut d’ Economia de Barcelona en el reciente informe El presente y futuro de los paraísos fiscales. Lo novedoso de este estudio es que se centra más en las “técnicas” de las multinacionales para trasladar sus beneficios a países de baja tributación que en las discutibles listas de estos territorios.

Katarzyna Anna Bilicka (Universidad Estatal de Utah) y Shafik Hebous (Fondo Monetario Internacional) describen las cuatro principales estrategias de las multinacionales para pagar menos impuestos. Se trata de préstamos entre sociedades del mismo grupo, precios de transferencia, explotación de tratados sobre fiscalidad y localización de la propiedad intelectual en paraísos fiscales.

La operativa de los préstamos entre empresas del grupo consiste en que una filial situada en un país de alta tributación obtiene un préstamo de otra sucursal radicada en un paraíso fiscal con baja fiscalidad. Los pagos por intereses reducen los beneficios de la empresa en el país de fiscalidad alta.

Otra de las “técnicas” es la adquisición por la multinacional de bienes a sus filiales extranjeras “pagando por ello un precio superior al del mercado. El coste artificialmente inflado de los bienes adquiridos reduce su carga fiscal”. Se trata de “un incumplimiento del principio de plena competencia”. Como se puede apreciar, son burdas infracciones del libre comercio que no son de imposible persecución con voluntad política. Según estos economistas, entre el 36% y el 40% de los beneficios de las multinacionales se trasladan a paraísos fiscales.

Tax Justice Network señala la existencia de paraísos fiscales europeos (Luxemburgo, Alemania, Holanda y Chipre). La falta de recursos para asegurar el Estado de bienestar exige que los Gobiernos persigan estas malas prácticas si no quieren verse barridos por el populismo y el euroescepticismo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >