Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN i

2019 y el empleo

Han sido muchos años de salarios cayendo o congelados y los trabajadores tardarán en notar el cambio de tendencia

Varios trabajadores de una construcción en Sevilla.
Varios trabajadores de una construcción en Sevilla.

En 2018 se crearon más de medio millón de empleos, por encima del promedio desde 2015. En un país con más de tres millones de parados y una de las tasas de paro más altas de la OCDE crear tanto empleo es una gran noticia. A la espera de la Encuesta de Población Activa (EPA) del cuarto trimestre, el empleo creado ha sido a tiempo completo y tres de cada cuatro con contrato indefinido. Los salarios por fin han empezado a subir. En el tercer trimestre los sueldos por hora trabajada subían un 2,5% y con la brusca caída del precio del petróleo han aumentado más que la inflación. El fuerte aumento del empleo con subida de sueldos ha permitido que se recupere parte del peso perdido durante la crisis. El problema es que han sido muchos años de salarios cayendo o congelados y los trabajadores tardarán en notar el cambio de tendencia.

La pregunta que surge es ¿se mantendrá esta tendencia en 2019? 2018 acabó con una creación de empleo más intensa que como comenzó. Eliminando el efecto estacional, en el último trimestre del año se crearon 180.000 empleos, o sea 720.000 empleos anualizados como publican los datos en EE UU. Se mantuvo el viento de cola del BCE con tipos al 0% y masivas compras de deuda española. Pero la subida de los precios del petróleo hasta 85 dólares el barril eran niveles no registrados desde 2014 y frenó el consumo privado y la inversión y la creación de empleo en muchas empresas.

Francia e Italia se han frenado en seco y el PIB cayó en el tercer trimestre en Alemania. Eso ha afectado negativamente a las exportaciones españolas. La intensa depreciación de la lira turca ha provocado que el turismo internacional, especialmente el alemán, retornara a sus playas. Las pernoctaciones en hoteles españoles han dejado de crecer y se ha apagado uno de los principales motores de creación de empleo desde 2014. En 2019 seguiremos recibiendo mucho turismo pero no es previsible que crezca e incluso podría caer.

También habrá sorpresas positivas. Se estima que las renovables pueden crear unos 50.000 empleos en 2019 y la fotovoltaica, con el impulso del decreto de autoconsumo del Gobierno, creará unos 30.000 nuevos empleos. Además permitirá reducir la factura de electricidad de nuestras familias y empresas, reducir nuestras importaciones de petróleo y gas y reducir las emisiones contaminantes. Difícil pensar en otra inversión que aporte más bienestar.

Las principales amenazas vienen de fuera. La inestabilidad ha vuelto a los mercados financieros internacionales. Los inversores empiezan a anticipar recesión en EE UU y eso explica las caídas de las bolsas mundiales y el aumento de las primas de riesgo de bonos corporativos, especialmente los de peor calidad crediticia. España tiene que emitir 220.000 millones de deuda pública y somos muy vulnerables al contagio. En Italia su Gobierno cedió ante la Comisión y redujo el déficit público previsto, pero su prima de riesgo sigue alta. Y las encuestas anticipan el fin del bipartidismo en el Parlamento Europeo en mayo y el auge de partidos que quieren menos Europa. Veremos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información