Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La diferencia entre la oferta más cara y más barata de electricidad es de 200 euros al año

La CNMC alerta de que de algunas empresas están rescindiendo o modificando sus contratos sin mantener las condiciones pactadas inicialmente

Torres de electricidad en El Berron, España.
Torres de electricidad en El Berron, España. REUTERS

Demasiadas alternativas pueden complicar la elección, pero también aumentan las posibilidades de hacerse con el mejor precio. Desde que el mercado eléctrico abriera sus puertas a la entrada de nuevas comercializadoras independientes el abanico de ofertas se ha multiplicado, y el margen de ahorro anual puede variar de manera considerable en función de la tarifa escogida: en 2017, la diferencia entre la oferta más cara y más barata alcanzó los 200 euros, según ha detallado este jueves la Comisión de los Mercados y la Competencia (CNMC) en su último informe sobre las ofertas del mercado minorista de gas y electricidad.

La CNMC, que ha elaborado el informe a partir del comparador de precios que tiene disponible en su página web, destaca que las ofertas más baratas son generalmente las que se contratan online. En su estudio detalla que el precio medio en 2017 se mantuvo más o menos estable en comparación con el año anterior: entre los 0,22 y los 0,27 euros el kilovatio-hora (kWh) para los consumidores sin discriminación horaria —aquellos que pagan por la electricidad un importe medio durante todo el día independientemente de la hora en la que consumen—, y de entre 0,16 y 0,20 euros el kWh para los usuarios con discriminación horaria que abonan un precio distinto para su suministro por el día y por la nocheEl ahorro anual, en este caso, es de hasta 200 euros.  

Pero el consumidor no solo tiene la opción de elegir entre las innumerables ofertas disponibles en el mercado libre, donde son las mismas compañías quienes fijan los importes y márgenes que acabarán conformando el importe final del recibo. También existe la alternativa representada por la tarifa regulada (conocida como Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor o PVPC). En este caso, el precio de la energía que se consume oscila en función de la cotización del kWh en el mercado mayorista.

Esta opción es, en general, la más asequible para los consumidores domésticos, aunque la CNMC detectara en 2017 unas pocas ofertas en el mercado libre algo más económicas —de entre 31 (sin discriminación horaria) y 70 euros (con discriminación horaria) al año—. Los analistas recomiendan sin embargo cautela a la hora de saltar de un mercado a otro: hace falta tener un conocimiento exhaustivo y entender la letra pequeña para dar con la oferta más barata. Es más: hace falta estar constantemente pendientes de los eventuales cambios en las condiciones de la tarifa escogida.

Hasta 180 euros de ahorro en la factura del gas

En 2017, la diferencia entre la oferta de gas más cara y la más barata osciló entre los 80 y los 180 euros al año. También en este caso, la oferta más barata del mercado es más económica que la tarifa regulada (TUR). En el caso de consumidores que no tienen derecho al TUR, como pymes o grandes instalaciones, el diferencial entre ofertas puede variar entre 600 y 3.000 euros/año.

Aunque cada vez más consumidores se hayan pasado al mercado libre —a 31 de diciembre de 2017 el 58% de los usuarios tenía contratada alguna tarifa de este tipo, tres puntos por encima que el año anterior—, la misma CNMC alerta en su informe de que algunas empresas comercializadoras están "rescindiendo o modificando sus contratos con sus clientes sin mantener las condiciones pactadas inicialmente con ellos", y recomienda al usuario prestar mucha atención a la hora de firmar, además de exigir a las empresas más transparencia

Estas modificaciones, explica la CNMC, responden al incremento del precio de la electricidad registrado este año en el mercado mayorista. El pasado 12 de septiembre superó los 75 euros el megavatio-hora y obligó al Gobierno a anunciar medidas para frenar la escalada. Aunque esta subida afecte principalmente a los consumidores acogidos al PVPC, las compañías que operan en el mercado libre ajustan los precios de sus ofertas en función de la evolución del mercado mayorista.

Ya en 2017 el precio medio del PVPC subió en comparación con 2016 en un 9% para los consumidores sin discriminación horaria y en un 13% para aquellos que tenían contratada esta opción. El Gobierno ha reconocido la necesidad de llevar a cabo cambios profundos que frenen este encarecimiento, pero todavía no ha tomado medidas que corrijan los problemas estructurales que sufre el mercado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información