Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevo revés para Marina d’Or: sus aguas no son medicinales

El Gobierno valenciano revoca el permiso para ofrecer servicios de hidroterapia y la patronal de balnearios intenta que deje de usar este término

Marina d’Or
Complejo Marina d'Or en Oropesa (Castellón).

Marina d’Or, la ciudad de vacaciones que el empresario Jesús Ger levantó a pocos metros del mar en Oropesa, Castellón, y que en 2014 protagonizó una colosal suspensión de pagos, ha sufrido un nuevo revés. Las autoridades sanitarias valencianas han concluido que el establecimiento que se presenta como “el mayor balneario científico de agua marina de Europa” carece, en realidad, de “aguas mineromedicinales y termales con fines terapéuticos y preventivos para la salud”. La empresa ha recurrido la decisión ante los tribunales.

La resolución administrativa implica, de entrada, la revocación del permiso para ofrecer servicios de hidroterapia médica en la clínica que tiene en su complejo. Pero el problema puede ser mayor. La Asociación Nacional de Balnearios, que instó la apertura del expediente, va a pedir a continuación que la empresa deje de utilizar el término balneario en su publicidad, al considerarlo un engaño.

“El turismo de salud es un sector emergente y no queremos que se genere confusión. Presentarse en el mercado como algo que no se es, al final, es un fraude”, afirma Miguel Mirones, presidente de la entidad que agrupa a la mitad de los 120 balnearios españoles con aguas mineromedicinales declaradas de utilidad pública. Su concesión, tras un análisis de la composición del agua, corresponde a la Dirección General de Minas.

Marina d’Or no utiliza agua de manantial. La capta del mar a través de una conducción que se adentra cientos de metros en el Mediterráneo. Ante la desautorización de la Generalitat valenciana, su portavoz, Alberto Viúdez, ataca el concepto de aguas termales: “Para tratamientos de balneoterapia, el agua mineromedicinal no es tan útil terapéuticamente como el agua de mar, que tiene una mineralización mucho más fuerte. En el caso de terapias como el calor o la presión, en la balneoterapia se pueden realizar con cualquier agua, incluso con agua del grifo, que tiene muy pocas diferencias con las aguas mineromedicinales”. Viúdez defiende también el uso del término balneario: “Balneario significa lugar donde uno se baña, y bañarse uno lo puede hacer con agua del mar o con cualquier otra”.

En recuperación

El contratiempo llega cuando Marina d’Or está transmitiendo la idea de que ha iniciado la recuperación. La crisis golpeó a la empresa y hundió el negocio inmobiliario, dejando cientos de apartamentos sin vender. Pero el grupo ha resistido apoyado en la división turística, que incluye el balneario y cinco hoteles, y este año ha alcanzado un acuerdo con los acreedores para levantar la suspensión de pagos de su sociedad constructora y promotora, Comercializadora Mediterránea de Viviendas (Comervi). La deuda concursal se elevaba a 221 millones. El pacto ofrecía a los acreedores entrar en el capital o aceptar una quita del 65% de la deuda con un plazo de devolución de 10 años. Un total de 31 millones se han capitalizado, mientras que la empresa ha alcanzado acuerdos singulares con la Sareb y la Agencia Tributaria.

Para sobrevivir, el barcelonés Ger, de 72 años, que empezó trabajando de comercial en una tienda de colchones de Castellón, ha tenido que redimensionar sus ambiciones. Su última renuncia, este mes, ha consistido en fusionar su constructora Comervi con Marina d’Or Golf, propietaria del suelo con el que hace una década protagonizó la mayor operación inmobiliaria de la Comunidad Valenciana, un territorio fértil en proyectos urbanísticos desmedidos. El empresario ha luchado por mantener Marina d’Or Golf alejada del concurso de acreedores, pero al final no ha podido evitarlo.

La fusión hace más improbable todavía la reactivación del plan de Ger, que preveía multiplicar casi por 20 la actual Marina d’Or levantando, sobre 18 millones de metros cuadrados, una auténtica ciudad: 35.000 viviendas, seis hoteles —que albergarían una pista de esquí, una reproducción de la Torre Eiffel y canales inspirados en Venecia— y tres campos de golf diseñados por Sergio García y Greg Norman. El proyecto, valorado en 6.000 millones, fue frenado por la crisis y anulado por el Tribunal Supremo.

El empresario ha encarnado el arquetipo del rey del ladrillo, propenso a mantener estrechas relaciones con políticos que tenían influencia sobre sus proyectos y con fama de competidor implacable. Ahora ha vuelto a desconcertar al mercado. A mediados de 2017 se lanzó a comprar bares y restaurantes en Valencia con el objetivo, dijo, de desestacionalizar su negocio. Reunió medio centenar, pero este verano los ha puesto todos a la venta.

Desde hace una década se han sucedido regularmente las noticias sobre el deseo de grandes inversores por comprar Marina d’Or. Desde Sheldon Adelson, el magnate estadounidense impulsor del nunca iniciado Eurovegas, hasta Wanda, el gigante empresarial chino. El único interés que se ha concretado ha sido, sin embargo, el de Corea del Norte, que después de enviar una delegación a Oropesa decidió levantar su versión del complejo valenciano en la península de Kalma.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información