Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inminencia de un nuevo acuerdo con el FMI frena la caída del peso argentino

El Gobierno de Macri espera que el dinero del Fondo reduzca la presión sobre la moneda nacional, que desde el lunes recupera más de 5% de su valor frente al dólar

Macri habla el lunes en Buenos Aires durante la inauguración de la cumbre del denominado T20, grupo de afinidad del G20.
Macri habla el lunes en Buenos Aires durante la inauguración de la cumbre del denominado T20, grupo de afinidad del G20. EFE

Argentina ha pasado de la depresión más profunda a la euforia moderada. La inminencia de un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que, se espera, despeje de una vez por todas la amenaza de una cesación de pagos, ha dado aire a la economía del país sudamericano. El Gobierno de Mauricio Macri coronó la semana con una apreciación del peso, que recuperó más de 5% frente al dólar desde el lunes, y siete días de subidas consecutivas en la bolsa de valores. El lunes se sabrá si sólo se trató de una tregua a una larga lista de datos macroeconómicos negativos.

Las estadísticas oficiales no son para festejar. El Gobierno anunció el jueves que el desempleo subió durante el primer semestre hasta el 9,6%, el porcentaje más alto de los últimos 12 años. La cifra no refleja aún los efectos del derrumbe del peso registrado en agosto y las perspectivas no son buenas para los próximos meses. El dato de desempleo coincidió con el informe trimestral de la actividad económica, también negativo. Según el INDEC, la oficina estatal de estadísticas, el PIB se contrajo 4,2% interanual durante el segundo trimestre del año, cuando el valor del peso se mantenía aún bajo control. La otra pata de la crisis es la inflación. Agosto cerró con una subida del IPC de 3,9%, la mayor en dos años y medio. La meta oficial de 15% de inflación prevista para 2018 se ha pulverizado y el Gobierno ya prevé para diciembre una subida de precios por encima del 40%.

Macri pidió un nuevo auxilio del FMI para contener este cuadro de pesadilla. Y la semana que viene será de definiciones. El lunes, el presidente argentino viajará durante el fin de semana a Nueva York para la apertura de las sesiones ordinarias de Asamblea General de la ONU. La idea del Gobierno es que haya un encuentro con la titular del Fondo, Christine Lagarde, aunque sea informal, para dar impulso a las negociaciones de los equipos técnicos. El acuerdo modificará al que Buenos Aires firmó en junio para un rescate de 50.000 millones de dólares y que resultó insuficiente. Macri pidió al Fondo que adelante a 2019 las ayudas comprometidas hasta 2021, en un intento por recuperar la confianza en la capacidad de pago de Argentina, origen de la huida de los inversores con posiciones en pesos hacia el dólar. A cambio, el país se comprometió a alcanzar el equilibrio fiscal primario (anterior al pago de intereses de la deuda) a más tardar el año próximo.

El rumor de que el acuerdo con el FMI estará listo la próxima semana bastó para calmar la presión sobre el peso, que desde el lunes recuperó más de 5% de su valor. Si el lunes hicieron falta poco más de 40 unidades para comprar un dólar, el viernes bastaron 38,30 pesos.

El mercado bursátil acompañó el cambio de clima. Las acciones de las grandes empresas que cotizan en la bolsa de Buenos Aires se revalorizaron en 6.300 millones de dólares durante la última semana, según un cálculo del diario La Nación. Fue al menos un cambio de tendencia que no habilita aún un festejo, porque los accionistas perdieron desde diciembre del año pasado 40.000 millones de dólares.

Macri ha querido capitalizar el optimismo y prometió, una vez más, que el futuro será mejor. "Vamos a tener que poner el hombro unos meses, pero estamos saliendo definitivamente de estas tormentas, viendo que el mundo no tenga tormentas nuevas, y eso significa que de a poco nos vamos a ir recuperando”, dijo, luego de una reunión con sus ministros en la residencia de Olivos. Que las promesas de Macri se cumplan dependerán de la alineación de varios planetas. El acuerdo con el FMI será indispensable para calmar a los mercados, pero será inviable si Argentina no logra reducir el déficit. Los mercados piden al país sudamericano evidencias de que está dispuesto a reducir su dependencia crónica del dinero externo. Y es en este punto donde entra la política.

Macri envió la semana pasada al Congreso un proyecto de presupuesto que prevé importantes recortes de gastos, muchos de los cuales afectarán a provincias administradas por opositores peronistas. Los gobernadores dieron su apoyo a los recortes, pero sólo en líneas generales. La letra chica se discute ahora entre legisladores que responden a esos poderes territoriales y de su voto dependerá que sea ley el presupuesto que Argentina ofrece al FMI.

Más información