Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Buen gobierno para tiempos convulsos

La diversidad de perfiles en los consejos de administración es clave para gestionar las compañías en un entorno de continuos cambios tecnológicos, sociales y políticos

La revolución tecnológica transforma los modelos de negocio; los cambios sociales modifican los hábitos de consumo; y las tensiones geopolíticas alteran las reglas del juego. El nuevo entorno enfrenta a las empresas a cambios constantes. Vivimos una época en la que un año equivale a un lustro de los de antes. La diversidad de perfiles en los consejos de administración y la excelencia en materia de gobierno corporativo son dos herramientas claves para afrontar los continuos desafíos, según las conclusiones que dejó el VI Foro Anual del Consejero que se celebró esta semana en Madrid organizado por KPMG, IESE y EL PAÍS, y que contó con el patrocinio de AON y Heidrick & Struggles.

El trabajo de los consejos es clave para apoyar a las organizaciones y guiar a los equipos directivos”, explicó Franz Heukamp, decano de IESE Business School. “Son tiempos de cambio y por eso las personas son cada vez más importantes. Se necesita visión y equilibrio para responder a los intereses de los accionistas, trabajadores y sociedad en general”, añadió Heukamp en la inauguración del Foro.

La CNMV ofrece “amparo” a los independientes que lo necesiten

Uno de los últimos golpes en este guión económico tan cambiante es la vuelta del proteccionismo, promocionado sobre todo por las políticas comerciales del presidente de EE UU, Donald Trump. “Es una de las principales preocupaciones ahora mismo de los directivos en todo el mundo”, reconoció Hilario Albarracín, presidente de KPMG en España. “Como consecuencia de ello, cada vez es más importante contar con perfiles geopolíticos en los consejos, así como profesionales expertos en la identificación y gestión de los riesgos”, agregó Albarracín. En su opinión, en los debates que surgen en los órganos de administración de las empresas ganan cada vez más peso aspectos como la tecnología, la innovación, el medio ambiente o la gestión del talento. “La creación de valor se produce de una manera activa, con una visión global. Por eso, tener consejeros con diferentes áreas de experiencia proporciona claridad y estabilidad a las compañías”.

El gobierno corporativo de las compañías es si cabe más importante en un momento tan cambiante como el actual y es la clave de bóveda para generar riqueza a largo plazo, según desatacó Manuel Polanco. El presidente de PRISA reconoció que se ha avanzado mucho en esta materia, pero se trata de un proceso de lenta implementación y que aún queda margen de mejora en tres aspectos. En primer lugar, habría que aplicar un plan de retribución que se coloque en línea con los intereses de los accionistas y de la sociedad en su conjunto, “priorizando el largo plazo y la sostenibilidad”. Otra vía de actuación es incorporar mayor diversidad a los consejos, “definiendo nuevas habilidades exigibles a sus miembros”. En tercer lugar, Polanco propuso el desarrollo de un plan de responsabilidad social de las compañías.

Visión estratégica

El Foro también contó con la presencia de dos presidentes de empresas del Ibex 35, Jordi Gual (CaixaBank) y Rafael Miranda (Acerinox), que ahondaron en la idea de las buenas prácticas corporativas como motores para la generación de valor. Gual reconoció que si bien el buen gobierno no fue uno de los principales desencadenantes de la crisis financiera, un mejor gobernanza “habría habido un mejor control de los riesgos y algunas conductas no se hubieran evitado”.

El aumento del proteccionismo es una de las principales preocupaciones

En los últimos años, el entorno político está obligando a los consejos de administración a tener la suficiente cintura para reaccionar rápido ante sucesos inesperados. El desafío secesionista catalán, por ejemplo, forzó a Caixabank a trasladar su sede a Valencia. “La entidad se debe a sus clientes, a sus accionistas, a sus empleados a y a la sociedad en su conjunto. En momentos de turbulencia, si el acceso al Banco Central Europeo se pone en cuestión, hay que tomar decisiones. Y nosotros lo hicimos en cuestión de días”, recuerda Gual.

Una de las demandas de los inversores institucionales, recogida en las recomendaciones de algunos códigos de buen gobierno, es la separación de funciones entre el presidente y el consejero delegado. Este desdoblamiento lo tiene Acerinox desde hace ya varios años. “Cada vez se valora más esta fórmula. Una de sus ventajas es el contraste de opiniones. Se tiene que establecer una relación de confianza entre el presidente y el consejero delegado. En mi caso, tengo muy claro dónde está el límite de mis funciones”, señaló Miranda. Los gestores del grupo siderúrgico se enfrenta ahora a la presión del mercado por los aranceles de Trump. “El proteccionismo no nos gusta. Sin embargo, no nos perjudica al generar el 60% del beneficio de explotación en EE UU”, recordó el directivo.

El proceso de selección de los administradores ya no se basa en listas que dan las empresas

Otra de las tendencias en la gobernanza empresarial es la presencia cada vez mayor de los consejeros independientes. Como en todo, su participación depende más de la calidad que de la cantidad. En este sentido, el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, recordó a los independientes que se sientan “inquietados o perturbados” a la hora de realizar sus funciones que pueden pedir “amparo” al supervisor bursátil. Albella explicó que no es partidario de introducir nuevos cambios en materia de gobierno corporativo ya que la estabilidad normativa es importante y las últimas novedades en la materia “están aún muy recientes”.

Si consejos diversos y con experiencia son sinónimos de fortaleza para una compañía, el proceso de selección de este órgano es vital. “Las cosas están cambiando. Antes las empresas nos daban una lista con personas a las que entrevistar y ahora hay mayor concienciación de establecer sistemas más sólidos”, indicó Stefano Salvatore, socio de Heidrick & Struggles. Por su parte, Pablo Montoliu, responsable de innovación de AON España destacó que aún queda por hacer en cuanto a la gestión de los riesgos tecnológicos en los consejos: “Hay una falsa creencia de que se trata de un asunto técnico, que su impacto es más reputacional que tecnológico y que los problemas siempre les pasan a los demás”.