Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Albella aconseja a los consejeros independientes que pidan "amparo" a la CNMV si lo necesitan

El presidente del organismo reclama más poderes para supervisar a las criptomonedas

Sebastián Albella, presidente de la CNMV
Sebastián Albella, presidente de la CNMV

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella, ofreció un puerto seguro a aquellos consejeros independientes que se sientan "inquietados o perturbados" a la hora de realizar sus funciones en el órgano de administración de una empresa cotizada. "La CNMV tiene potestades para ser una instancia de amparo de los consejeros independientes", explicó durante su intervención el el VI Foro del Consejero, organizado por KPMG, IESE y EL PAÍS, con el patrocinio de AON y Heidrick & Struggles.

La CNMV también está analizando la situación de los denominados "consejeros microdominicales", que representan a accionistas que tienen más de un 3% del capital de una compañía y que, por lo tanto, pierden la consideración de independientes aunque no tengan una participación de control en la misma. Existe una propuesta de diferentes miembros del mercado para equiparar la situación española a la de otros países europeos donde se considera independientes a los microdominicales que representen participaciones de hasta un 10% en una cotizada. Albella cree que este límite es "excesivo" y que habría que analizar caso por caso en función del tamaño de la empresa, pero reconoció que se podrían abrir las puertas para que los microdominicales puedan ejercer como consejeros coordinadores o presidir la comisión de nombramientos y retribuciones, funciones hasta ahora reservadas a los independientes.

La importancia del buen gobierno

En la VI edición del Foro del Consejero también participaron dos presidentes de empresas del Ibex 35 que aportaron su visión estratégica y hablaron de las últimas tendencias en materia de buen gobierno corporativo. Jordi Gual, presidente de Caixabank, explicó que la entidad ha intentado anticiparse siempre a los cambios regulatorios en esta materia, manteniendo la cultura corporativa con la que se fundó. "Es importante para un consejo tener diversidad, no solo de género, sino también de conocimientos, de edades y de nacionalidades. Los consejeros deben asumir el modelo de negocio y también el compromiso a largo plazo del grupo con todos los agentes con los que interactúa", indicó Gual.

Esta opinión fue compartida por Rafael Miranda, presidente de Acerinox."Tener un buen gobierno corporativo debe de ser una prioridad estratégica de cualquier compañía". El ejecutivo reconoció que las medidas proteccionistas de Donald Trump no son del agrado de Acerinox, pero destacó que tampoco la perjudican ya que la compañía genera el 60% del beneficio de explotación (Ebitda) en EE UU.

El presidente del supervisor subrayó que no es momento de introducir más cambios en materia de gobierno corporativo. "La estabilidad normativa es muy importante. Todavía están muy recientes la aprobación de la Ley de Sociedades de Capital y del nuevo Código de Buen Gobierno y el mercado necesita tiempo para digerir todos estos cambios".

En lo que sí trabaja la CNMV es en la publicación de una guía de actuación para la comisión de nombramientos y retribuciones. "No tenemos la intención de rechazar que otros consejeros, incluso los ejecutivos, puedan proponer nombres para esta comisión". Una de las recomendaciones que piensa hacer este organismo es que las compañías realicen una revaluación anual sobre los criterios de clasificación de los consejeros independientes. También piensan fomentar que en el procedimiento de identificación y selección de posibles candidatos "participen profesionales externos" a las compañías.

En otro orden de cosas Albella considera que las critpomonedas que no pretenden actuar como "meros depósitos" deben estar sometidas a los mismos derechos que los valores negociables, por lo que ha reclamado competencias en este sentido para el organismo que dirige. En dicho foro ha explicado que hay dos tipos de criptomonedas, las puras como el bitcoin, y las que pretenden actuar como valores negociables.

"Lo que defendemos es que el régimen debe ser homogéneo con el de los valores y que, por tanto, la CNMV como supervisor de valores debe tener competencias al respecto", ha indicado. La regulación de criptoactivos debe responder, por definición, a un régimen internacional, por lo que la CNMV está siendo "muy activa" en los foros internacionales como ESMA, la autoridad europea de valores.

Valores negociables

"Nosotros, hasta ahora, hemos estado proyectando nuestra actividad solo respecto a los valores representados por medio de títulos y anotaciones en títulos y hay que hacer un poco de esfuerzo interpretativo", ha asegurado el presidente del organismo. Albella considera que las criptomonedas que no son puros depósitos de valor -como el bitcoin- "deben ser consideradas como valores negociables y cumplir con las mismas reglas". En este sentido, ha reconocido que existen "ciertos desajustes" en la normativa debido a que se trata de un fenómengoo nuevo, por lo que están trabajando a nivel europeo para abordar esta circunstancia de un modo "coordinado".

La CNMV y el Banco de España trabajan conjuntamente para estudiar el fenómeno de las criptomonedas con el fin de examinar si existen posibilidades para abordar esta realidad o si es necesario proponer propuestas regulatorias ante posibles "agujeros normativos". El supervisor apuesta por equiparar la protección al consumidor en relación con las criptomonedas a las normas de protección dadas al consumidor de valores de inversión.