Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CNMV detecta “datos no veraces” en las cuentas del Popular de 2016

El supervisor admite que la situación "afecta a su imagen" mientras que el Banco de España se niega a hacer comentarios

De izquierda a derecha, José María Marín Quemada, presidente de la CNMC, Javier Alonso, subgobernador del Banco de España, y Sebastián Albella, presidente de la CNMV.
De izquierda a derecha, José María Marín Quemada, presidente de la CNMC, Javier Alonso, subgobernador del Banco de España, y Sebastián Albella, presidente de la CNMV.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha detectado irregularidades en las cuentas del Banco Popular correspondientes a 2016. Un estudio que el regulador bursátil ha enviado al juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, alerta de “datos inexactos o no veraces o con información engañosa o que omite aspectos relevantes” en el informe financiero anual consolidado de 2016 remitido por la entidad financiera, según ha avanzado este viernes el diario Expansión.

La Audiencia investiga la gestión de las antiguas cúpulas del Popular, entidad que hace un año se encontraba a punto de quebrar, por lo que fue resuelta y vendida al Santander. El Popular perdió 13.595 millones de euros en 2017 y la CNMV investiga si las pérdidas de ese año debían haberse computado en años anteriores. En 2016 el Popular registró pérdidas de 3.485 millones, los mayores jamás registrados por una entidad no rescatada en España.

Al detectar las posibles irregularidades, el regulador bursátil suspenderá el procedimiento sancionador hasta que concluya el procedimiento penal contra el Popular, entidad que afronta querellas por presuntos delitos de falsedades societarias, falsedad contable y estafa de inversores, entre otros.

El subgobernador del Banco de España, Javier Alonso, se ha negado a realizar cualquier comentario sobre los problemas detectados en el Popular. Durante la clausura del seminario sobre La economía ante el blokchain, celebrado este viernes en la UIMP, organizado por la APIE y patrocinado por el BBVA, se le ha preguntado en varias ocasiones si esta situación afectaba al prestigio de su institución, incluso si el silencio que mantenía ante estas cuestiones podía dañar la imagen del Banco de España. "Prefiero mirar al futuro, trabajamos duro para que no vuelvan casos como el del Popular. Las quejas llegan cuando algo sale mal y la mayor parte de los caso los supervisores hacen las cosas bien, pero solo se menciona cuando algo sale mal y eso se nota", ha comentado Alonso.

Sebastián Albella, presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que también ha participado en el mismo curso, no ha querido ahondar en la información publicada, pero ha admitido que los problemas detectados en la salida a Bolsa de Bankia y ahora el caso del Popular repercute en la institución. "Estos temas afectan a la imagen de los supervisores, no solo de la CNMV", ha comentado en velada alusión al Banco de España. "No somos autoridad de resolución ni auditores. Nuestra labor es difícil, compleja. Nada garantiza la seguridad total en los mercados, pero tenemos herramientas insuficientes que no permiten llegar a donde quisiéramos. La legislación va por detrás, si la Mifid II hubiera estado antes en vigor habría sido más difícil distribuir las preferentes...", ha añadido. No obstante, ha concluido diciendo que la Comisión "hizo y ha hecho lo que tenía que hacer" y se ha remitido a las declaraciones que hizo en enero en el Congreso de los Diputados, donde habló de la investigación del Popular.

"El impuesto a la banca encarecerá el crédito y las comisiones"

Preguntado por el impuesto a la banca que el Gobierno baraja aplicar para financiar las pensiones, Javier Alonso ha advertido de que este encarecería el crédito, incrementaría las comisiones, reduciría la rentabilidad de los depósitos y, por lo tanto, reduciría la rentabilidad del sector, sin solucionar el problema de las pensiones. El consejero delegado del BBVA, Carlos Torres, dijo el lunes pasado que ese impuesto subiría el precio de los créditos.

"Creo que un impuesto sectorial a la banca probablemente acabaría incrementando el coste de los créditos, bajando la remuneración de los depósitos e incrementando las comisiones siempre y cuando los mercados pudieran aceptar cualquiera de esas medidas", ha explicado. La consecuencia, según su criterio es que la rentabilidad de la banca sería menor, una de las "preocupaciones permanentes" del Banco de España en los últimos tiempos, ya que el retorno sobre las acciones en España está en el 6% y el coste de capital en el 10%.

Alonso ha continuado elaborando su discurso sobre los posibles problemas que acabarían, en un extremo, en "bancos inviables". "Si la rentabilidad de las entidades no mejora, probablemente no se podrán cumplir estos objetivos", ha alertado. También ha aclarado que un banco que no gana dinero de forma recurrente "no es viable". "Un banco que no es rentable no interesa a nadie", ha añadido.

También ha recordado que los bancos necesitan ganar lo suficiente para tener beneficios, remunerar al accionista, incrementar capital y cumplir con los requerimientos regulatorios. "Cada año se incrementa el capital requerido pero, además, las autoridades de resolución quieren que los bancos estén mejor preparados para que, si hubiera una resolución, fuera mucho más improbable que se vieran afectados los depósitos", ha señalado Alonso. El subgobernador del Banco de España ha afirmado que, para que crezca el crédito, los bancos deben contar con más capital.

Además, esta propuesta de establecer un impuesto a las entidades financieras no sería capaz de solucionar el desequilibrio en la Seguridad Social que afecta a la sostenibilidad del sistema de pensiones. "La dimensión del problema de las pensiones es tal que aconseja una aproximación global al asunto de cómo debe financiarse la Seguridad Social. No son aconsejables aproximaciones parciales, se requiere una visión de conjunto y no parece factible solucionar un problema de esa magnitud recurriendo a una sola figura impositiva sobre la que no se tiene experiencia", ha asegurado Alonso.

Alonso: "Me iré cuando sea lo mejor para el Banco de España"

El subgobernador del Banco de España, Javier Alonso, ha afirmado que se irá del Banco de España "cuando sea lo mejor para el banco". "No le tengo ningún apego al sillón y, cuando sea bueno para el banco que me vaya, pues me iré", ha apostillado.

Así lo ha señalado durante la clausura en las jornadas La economía ante el blockchain. Lo que está por venir, organizadas por la Universidad Menéndez Pelayo (UIMP) y la Asociación de Periodistas Económicos (APIE) en Santander.

En esta línea, Alonso ha recordado que le dijo al exgobernador Luis Linde que seguiría con él "todo el tiempo que estuviera en el puesto", y también ha subrayado que lleva 41 años en el Banco de España y que "ha sido un honor" llegar a su puesto.

Preguntado sobre el nombramiento del nuevo gobernador, Pablo Hernández de Cos, que ostenta este cargo desde el pasado 11 de junio, Alonso ha afirmado que la elección de Hernández de Cos ha sido "muy buena", porque es una persona que conoce todos los temas que afectan a la institución, tanto "desde dentro como desde fuera", y que además tiene "enorme experiencia" en asuntos del Banco Central Europeo (BCE).

"Es una persona que tiene mucho prestigio en el BCE y con los demás bancos centrales que forman parte del sistema europeo, y también dentro de la casa", ha señalado tras afirmar que se alegra "enormemente" y que es "el mejor candidato que podían haber elegido".

Más información