Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La patronal bancaria AEB: “Es imposible que la banca solucione el problema de las pensiones”

José María Roldán, presidente de la patronal, dice que el sector paga más impuestos que otros, aunque no augura una subida del precio del crédito

El presidente de la Asociación Española de Banca, José María Roldan, saluda al de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, en un curso de economía en Santander.
El presidente de la Asociación Española de Banca, José María Roldan, saluda al de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, en un curso de economía en Santander. EFE

El posible impuesto para la banca que anunció el PSOE antes de llegar al Gobierno sigue provocando reacciones en el sector. Este miércoles por la mañana el presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, ha señalado que "no es posible" que un sector como el bancario, "que representa el 3% del Producto Interior Bruto (PIB) español, solucione por sí solo el problema de las pensiones, que afecta a todos los sectores y la sociedad en su conjunto", soportando nuevos impuestos.

En su intervención en las jornadas 'La economía ante el blockchain' organizadas por la Universidad Menéndez Pelayo (UIMP) y la Asociación de Periodistas Económicos (APIE) y patrocinadas por el BBVA, afirmó: "El problema de las pensiones se origina por el envejecimiento de la población; es cierto que no se puede solucionar con más deuda publica, generando más déficit, pero la banca ya paga cinco puntos más que otros sectores en impuestos. Con este tipo de propuestas parece que no se pagan impuestos...".

"Aunque se quisiera, no es posible que el problema lo solucione la banca, un sector cuya rentabilidad está por debajo del coste de capital y lo importante es recuperarla para poder seguir dando créditos y ayudar a la economía", comentó. Y añadió: "Se necesitan soluciones integrales, porque este asunto va a tener un impacto prolongado a lo largo del tiempo".

No obstante, Roldán no afirmó que este impuesto podría subir los precios del crédito, como dijo Carlos Torres, consejero delegado del BBVA, el lunes pasado en este mismo curso. "La traslación de este impuesto al precio [del crédito] puede ser de diferentes formas; normalmente en los ciclos bajos es más difícil trasladarlo mientras que en los ciclos altos es más fácil...", concluyó. La aseveración de Torres fue cuestionada por José Luis Escrivá, presidente de la AIReF, que apuntó el martes pasado que en un mercado con libre competencia las entidades debían ajustar sus costes hasta ofrecer los productos a precios competitivos.

Goirigolzarri, contra el impuesto

Asimismo, ha señalado que la moda de los impuestos finalistas no es algo que le guste y ha recalcado que "los ingresos están para financiar los gastos; Hay que buscar un sistema fiscal coherente para que se puedan financiar todos los gastos". En un sentido parecido se ha manifestado José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, sobre este impuesto, que ha participado en el mismo curso económico. "El día que lo conozca opinaré de forma más concreta, pero un impuesto a un sector se justifica por externalidades negativas. La banca no tiene ninguna externalidad negativa y, por tanto, lo que tenemos que ver es la situación global de la banca y valorarla a la hora de analizar un posible impuesto", ha defendido el banquero.

Preguntado por los problemas reputacionales de la banca por la venta de productos complejos, como las preferentes, o con condiciones negativas para los clientes, como las hipotecas con cláusulas suelo, el presidente de la AEB auguró que la implantación de la nueva normativa, conocida como Mifid II, "minimizará errores en las interacciones con los clientes". Afirmó que el estilo de la banca española "es acompañar a los clientes a lo largo de toda la vida, no operar en el corto plazo", por lo que no estaban interesados en mantener conflictos.

Roldán fue preguntado por la enorme conflictividad que mantienen con sus clientes en los juzgados, donde se reciben casi 1.000 nuevas demandas al día por cláusulas suelo y pierden el 95% de los casos. "En el mundo ha aumentado mucho la litigiosidad... estos problemas dependen del Gobierno y de la justicia, a nosotros no nos gusta tenerlos porque nos generan costes. El asunto no está claro porque el Supremo ha dicho que algunas cláusulas son opacas y otras no...".

La banca financia la economía verde

Por otro lado, el presidente de la banca abordó la participación de la banca en la financiación de la economía verde "que será clave. Las autoridades, al igual que ha ocurrido en el pasado en áreas como la lucha contra el blanqueo de capitales, van a utilizar al sector financiero como instrumento para llevar a cabo la transición energética hacia modelos económicos menos intensos en carbono, más respetuosos con el medioambiente y que limiten el impacto del cambio climático, y todo ello preservando la estabilidad financiera. Las finanzas sostenibles han dejado de ser un asunto relacionado con la reputación para convertirse en un catalizador que está impulsando un cambio sin precedentes en el terreno financiero", afirmó. 

En su opinión, los bancos serán la palanca de cambio para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París sobre el clima. Explicó que lo demandan los grandes inversores conscientes de que la subida de 1,5 grados o 2,5 grados en la temperatura media del planeta "supondrá un daño de 21 billones de euros a 33 billones en el PIB mundial anual. La banca debe entrar en este terreno con la misma convicción que en la transformación digital", concluyó. En 2017 participaron en emisiones destinadas a la economía verde por valor de 131.000 millones, el doble que en el año anterior. 

Más información