Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas afea a España la subida de pensiones por el desfase del déficit

La Comisión desconfía de las previsiones de ingresos públicos y alerta del agujero que dejan medidas como la subida de sueldos de los funcionarios o el rescate de autopistas

Escolano, Méndez de Vigo y Montoro, tras el último Consejo de Ministros. En vídeo, declaraciones del comisario europeo de Economía, Pierre Moscovici.

No hay comidas gratis, dice el viejo adagio de los economistas. El Gobierno de Mariano Rajoy pactó con el PNV una subida de pensiones que puede salvar la legislatura (o lo que queda de ella), pero ha desaprovechado los años de bonanza para poner las cuentas públicas en orden y generar colchones para cuando lleguen las vacas flacas, que llegarán. Bruselas ha confirmado este jueves que la economía española crecerá más de lo esperado en 2018 y 2019: el 2,9% y el 2,4%, respectivamente, por encima de las previsiones anteriores y de los pronósticos de España, tal como ha adelantado este diario.

Las malas noticias llegan por el lado fiscal. Bruselas desconfía de la previsión de ingresos de los presupuestos enviados al Congreso a principios de abril. Y critica medidas de gasto como las subidas salariales a los funcionarios, la revalorización de las pensiones más bajas o el rescate de las autopistas, que llevarán a cerrar el año con un déficit del 2,6% del PIB, superior al objetivo. El comisario de Economía, Pierre Moscovici, quiere más sacrificios por ese flanco. "España debe seguir haciendo esfuerzos" para reducir el déficit, ha dicho este jueves. El análisis de Bruselas no incluye las subidas de pensiones del 1,6% para 2018 y 2019, que según el Gobierno se financiarán con la mejora de los ingresos y una nueva tasa digital. Pero las fuentes consultadas apuntan que es más de lo mismo: pone en peligro la reducción acordada del agujero fiscal.

España, sin embargo, no tiene demasiado que perder. La clave de 2018 es dejar el déficit por debajo del listón del 3% del PIB y dejar de ser el único país de Europa en el brazo correctivo del Pacto de Estabilidad (el peor alumno de la clase, en otras palabras), y eso está prácticamente asegurado salvo sorpresa mayúscula.

"El fuerte crecimiento continúa", arranca el análisis de España, que dentro de las grandes economías presenta muy buenas macrocifras. La recuperación perderá algo de fuelle este año y sobre todo en 2019, pero la creación de empleo sigue fuerte, los salarios no crecen, la inversión desacelera pero a niveles robustos y España puede presumir de haber hecho los deberes, de un déficit comercial que rozaba el 10% del PIB en los años de vino y rosas de la superburbuja a un superávit que se reducirá ligeramente este año para volver a crecer el próximo. La recuperación española es el sueño de un economista neoclásico. Salvo por un pequeño detalle: la mejoría no termina de llegar a los indicadores sociales, y la economía sigue teniendo un empacho de deuda y una posición fiscal delicada que pasará factura cuando aparezca otra crisis.

La deuda pública cerró rozando el 100% del PIB en 2017. Y en 2018 y 2019 no bajará del 95% del PIB, entre las más altas de Europa. La deuda privada, pese a que baja con más velocidad, es mucho mayor. Ese era, es y será el talón de Aquiles de España cuando aparezca la siguiente crisis en el horizonte. Eso, y la constatación de que España no ha hecho los deberes y no ha generado colchones fiscales para resistir los vientos en contra cuando lleguen: "Tras mejorar un cuarto de punto de PIB en 2017, el déficit estructural [sin tener en cuenta el ciclo económico] de España se incrementará en 2018", cierra el informe de primavera de la Comisión. 10 años después del inicio de la Gran Recesión, España tendrá este año un déficit del 2,6% del PIB, según Bruselas. Está por debajo del sacrosanto 3%: eso es lo fundamental. Pero incumple los objetivos. Una y otra vez.

Más información