Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

México y la Unión Europea alcanzan un acuerdo para la actualización de su tratado comercial

El país norteamericano y el mayor bloque económico del mundo mandan un mensaje nítido a favor del libre comercio en plena renegociación del TLC

Guajardo y Malmström, en un encuentro reciente.
Guajardo y Malmström, en un encuentro reciente.

Contra el proteccionismo, nuevos acuerdos de libre comercio. México y la Unión Europea (UE) han llegado este sábado a un principio de acuerdo para la actualización de su pacto comercial, que databa del año 2000, y han reafirmado su compromiso con el libre cambio en contraposición con la doctrina Trump. El anuncio llega en plena renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), a petición de la Administración estadounidense, y solo seis semanas después de que los países del Pacífico —entre ellos México— acordasen la puesta en marcha del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) desdeñado por Estados Unidos desde que Donald Trump llegó a la presidencia. También en un momento en el que los tambores de guerra comercial entre Washington y Pekín son más intensos que nunca.

La entrada en vigor del nuevo acuerdo, no obstante, no será efectiva hasta recibir el visto bueno de los legislativos a ambos lados del Atlántico—. "Los negociadores", subraya la Secretaría (Ministerio) de Economía mexicana en escueto un comunicado, "continuarán su trabajo para resolver las cuestiones técnicas pendientes y finalizar el texto legal, en aras de que nuestros ciudadanos y empresas se beneficien del acuerdo lo antes posible".

"Prácticamente todos los bienes comerciados entre la UE y México estarán exentos de impuestos, incluidos los del sector agrícola", subraya la Comisión Europea en una nota de prensa. "La simplificación de los procedimientos aduaneros favorecerán a la industria europea, también en sectores como el farmacéutico, de maquinaria y de equipos de transporte", agregan las autoridades comunitarias al tiempo que recuerdan que el nuevo tratado será el primero firmado por Bruselas en el que se incluya un procedimiento anticorrupción específico en los sectores público y privado. "El comercio puede y debe ser un proceso en el que ganen las dos partes, y el acuerdo de hoy lo refleja", apunta el presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker.

Tanto en Bruselas como en la Ciudad de México se espera que el nuevo texto abra una posibilidad adicional de diversificación, una de las principales patas del plan b de las autoridades mexicanas ante la potencial ruptura del TLC con EE UU y Canadá. Sin embargo, la historia reciente recuerda que la firma de tratados comerciales no garantiza, por sí misma, una menor dependencia de sus vecinos del norte: México es el segundo más abierto del mundo en términos comerciales, con 12 acuerdos de libre intercambio que abarcan a 46 países de todo el globo, pero EE UU sigue siendo, por mucho, el principal destino de los productos mexicanos en el exterior. Todavía hoy más del 80% de las exportaciones mexicanas acaban en la primera potencia mundial, frente al 5,4% de la suma de todos los países europeos y al 5% de Asia en su conjunto.

Pese a partir de niveles bajos en comparación con EE UU, los intercambios comerciales entre la UE —la primera economía mundial si se suman los PIB de todos los Estados miembros— y México —la segunda mayor economía de América Latina— se han triplicado desde la entrada en vigor del acuerdo actual, a mediados del año 2000, hasta casi 62.000 millones de dólares anuales. Casi cuatro de cada 10 pesos invertidos en México en ese periodo fueron de titularidad europea.

Denominaciones de origen

El acuerdo llevaba meses en un eterno a punto: a expensas de que se puliesen las últimas diferencias en ámbitos como denominaciones de origen —uno de los más complejos, por la gran cantidad de nomenclaturas geográficas en la UE— y el acceso completo a mercado de algunos productos, sobre todo agrícolas, que hasta ahora estaban excluidos y sufrían trabas de entrada en ambos bloques. Los capítulos de inversión y contratación pública —que hace meses concentraban parte importante de las diferencias entre los dos bloques— estaban prácticamente concluidos, a falta de los últimos flecos.

México llega al tramo final de la negociación del TLC, que debería concluir a principios de mayo, con los tratados transpacífico y europeo bajo el brazo. Una señal más de que su apuesta por el libre comercio es certera, en oposición a las ensoñaciones proteccionistas del nuevo Gobierno estadounidense.

Con la renovación del tratado de México acordada y los acuerdos de Japón y Singapur a punto de entrar en la fase de ratificación, el pacto con Mercosur se convierte en la gran tarea pendiente de la UE en materia comercial. Este tratado, el de mayor magnitud para el club comunitario si llega a firmarse, lleva varios meses con la expectativa de entrar en la fase final. Pero los recelos de los cuatro países latinoamericanos que lo negocian —Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay— a abrir sus mercados a las empresas europeas dificultan la fase final. La próxima semana Bruselas hará un nuevo intento de limar las últimas aristas.