Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fugas de depósitos y ataques del PP, así quebró la primera caja, según Hernández Moltó

El expresidente de la entidad relaciona la salida de más de 1.000 millones en depósitos con las agresiones políticas a la reputación de la entidad

Que el exceso de endeudamiento externo para invertir en ladrillo tóxico y en proyectos megalómanos, como el aeropuerto de Ciudad Real, aceleraron la muerte de Caja Castilla La Mancha (CCM), era conocido y demostrado. Sin embargo, Juan Pedro Hernández Moltó, presidente de CCM desde 1999 hasta su quiebra en marzo de 2009, añadió el pasado miércoles 28 de febrero, un factor clave: el ataque del PP contra la reputación de la caja que provocó la retirada de entre 1.000 y 3.000 millones en depósitos.

Moltó, famoso por su ataque al exgobernador Mariano Rubio cuando este acudió al Congreso acusado de corrupción, explicó que CCM tuvo “una circunstancia que no tuvo ninguna otra”. Así lo dijo ante la Comisión de investigación de la crisis financiera.

Sin hacer una firme autocrítica, admitió que CCM “tenía las mismas debilidades del resto de cajas, como un nivel de concentración de riesgo en el sector inmobiliario porque era la actividad ordinaria de la caja en un terreno como el nuestro”. Moltó, condenado a dos años de prisión por falsedad en las cuentas, comentó: “Algunos de los presentes recordarán la campaña de ataque contra la reputación de CCM entre enero de 2008 a 2009. Se inició aparentemente de una forma casual y en la que se anuncia que CCM había quebrado”. En realidad, quebró ITM, una empresa de montajes de Los Yébenes (Toledo). “No quiero entrar en otras cosas, pero en un año hubo más de cien ruedas de prensa políticas atacando la imagen de la CCM”, cuyo rescate no tuvo coste al erario público.

¿Quién atacó? “Se produjo una situación insólita y que no ha ocurrido en ninguna otra entidad: de forma inmediata y organizada dimiten todos los consejeros del PP. Tres se negaron a dejar el puesto y fueron expulsados del PP”.

La tormenta perfecta y Guindos

A continuación, las agencias de rating bajaron la calificación, “y llegó la expulsión de los mercados, el bono basura y la retira de fondos de las Administraciones Públicas, seguros, fondos...”. Según Moltó, el supervisor cifró la fuga en 1.000 millones; CCM habló de 3.000 millones. "Ya comprenderán", continuó ante los diputados, "que fue la tormenta perfecta; falta de liquidez por una situación de inestabilidad producida por los conflictos internos. Es verdad que hubo peticiones de ajuste que aún no habíamos hecho y que lleva a la conclusión al Banco de España de tomar la decisión en marzo, pero por riesgo de liquidez -como dice el gobernador en esta misma sede y que repite hasta la saciedad-, es decir, la caja de ahorros tuvo un problema no de solvencia sino de liquidez”, concluyó.

Además, Moltó relacionó al ministro de Economía, Luis de Guindos, con los problemas de CCM. Dijo que PwC, “donde probablemente el responsable financiero era Guindos”, filtró en el verano de 2008 un informe que apuntaba pérdidas de 3.000 millones en CCM. Aquello “desmoronó” las conversaciones de fusión que tenía con Ibercaja, afirmó. No obstante, Guindos no llegó a ser Responsable de Servicios Financieros de PricewaterhouseCoopers (PwC) hasta diciembre de 2008. Hasta septiembre de ese año fue responsable de Lehman Brothers España y después, entre septiembre y diciembre de 2008, pasó a ocupar la presidencia ejecutiva de Nomura Securities para España y Portugal. Según la teoría de Moltó, el Popular no fue la primera entidad en desaparecer por una fuga de liquidez. Tuvo un precedente ocho años antes, aunque con un matiz político.

Por otro lado, Hernández Moltó afirmó que nombró consejero al empresario Ignacio López del Hierro, marido de la actual ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, y antes presidenta del PP en Catilla-La Mancha, porque así lo pidió el PP: "Si solicitan su presencia en órganos de gobierno, pues cómo no", dijo. "El PP no era accionista de la caja, pero era un actor importante. Si solicitan presencia en órganos de gobierno para ayudar y para controlar... ¿Pues cómo que no? Y se me pidió la entrada". Señaló que "no se arrepintió de nombrarlo" pero que por "relaciones de tipo familiar", lo desaconsejó. "Lo dije de forma leal, pero no tengo nada que decir al respecto", aseveró.

Más información