Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casi 250 directivos y consejeros imputados por los abusos de las cajas

Los cinco ejecutivos de Novagalicia forman parte de más de un centenar de ejecutivos y consejeros de entidades financieras imputados por su gestión

Los acusados en el juicio contra los contra los expresidentes de Caja Madrid Miguel Blesa (d) y Rodrigo Rato (2-d) y otros 63 usuarios de las polémicas tarjetas "opacas" de Caja Madrid.
Los acusados en el juicio contra los contra los expresidentes de Caja Madrid Miguel Blesa (d) y Rodrigo Rato (2-d) y otros 63 usuarios de las polémicas tarjetas "opacas" de Caja Madrid. EFE

Cinco ejecutivos de Novagalicia Banco han entrado en la cárcel este lunes por orden de la Audiencia Nacional condenados por delitos de administración desleal y apropiación indebida. Estos banqueros son los primeros de la larga lista de directivos y consejeros de cajas de ahorros que han sido condenados y encarcelados por sentencia firme. El expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, también entró en prisión de forma preventiva, pero salió a las dos semanas.

Desde que estalló la crisis financiera, cerca de 250 directivos y consejeros de entidades financieras han sido imputados por su participación directa o indirecta en los abusos de las cajas de ahorros. Entre los casos más llamativos están la Caja de Ahorros del Mediterráneo, Bankia, las tarjetas black o Caja Castilla-La Mancha, entre otros. Muchos de los imputados se subieron los sueldos, las pensiones o las indemnizaciones en lo peor de la crisis. Y, por lo general, las imputaciones se produjeron tras investigaciones y denuncias ante la fiscalía Anticorrupción del Fondo de Reestructuación Ordenada Bancaria (FROB), el fondo público de rescate para entidades en problemas.

Tarjetas Black de Caja Madrid y Bankia. Es uno de los casos más paradigmáticos de los abusos durante la crisis. Un total de 65 exconsejeros y exdirectivos de Caja Madrid y Bankia se beneficiaron de una tarjeta opaca al fisco para gastos personales. Se gastaron 12 millones de euros en ropa, viajes de lujo o comidas en restaurantes. Entre los imputados figuran Rodrigo Rato y Miguel Blesa, expresidente de Bankia y de Caja Madrid respectivamente.

Bankia. Es otro de los casos más llamativos y que acumula un gran número de imputados, miles de afectados y millonarios daños al Estado. En julio de 2012, UPyD presentó una querella contra 33 miembros consejeros de la entidad, contra Bankia y Banco Financiero y de Ahorros por delitos de falsificación de cuentas, maquinación para alterar el precio de las cosas y apropiación indebida. Entre los imputados figuran el exvicepresidente del Gobierno, Rodrigo Rato; el expresidente de Bancaja, José Luis Olivas; el exministro del Interior, Ángel Acebes; el presidente de la CEIM, Arturo Fernández; el expresidente de la Asamblea de Madrid, Jesús Pedroche; el ex secretario general del PP de Madrid, Ricardo Romero de Tejada, y la exconcejal de Madrid Mercedes de la Merced. De este caso se desgajan cuatro piezas separadas. Además del mencionado de las tarjetas black, también se investiga a la cúpula por las supuestas irregularidades de la salida a Bolsa, la comercialización de las preferentes y por los sobresueldos. La Fiscalía pide cuatro años de cárcel por las subidas injustificadas de los salarios, los planes de pensiones y las indemnizaciones irregulares. Las cuatro causas judiciales están finalizando la instrucción.

Blesa. El expresidente de Caja Madrid fue acusado de un delito societario, de falsedad en documento público y de apropiación indebida por la compra del National Bank de Florida justo antes del pinchazo inmobiliario. El ejecutivo entró en prisión de forma preventiva durante dos semanas por ello. El caso fue sobreseído en octubre de 2015. Blesa, sin embargo, también afronta la investigación a la ex cúpula de Caja Madrid por la emisión de participaciones preferentes. El Supremo inadmitió la querella por la concesión sistemática de hipotecas de alto riesgo.

Banco de Valencia, filial de Bancaja. Se investigan ocho querellas presentadas por el Estado a través del FROB por supuestos delitos de estafa, administración desleal y apropiación indebida. Hay una docena de directivos y consejeros imputados, entre ellos el expresidente de la Generalitat y de Bankia, José Luis Olivas (también imputado en Bankia); el ex consejero delegado del Banco de Valencia, Domingo Parra, y el exvicepresidente de la entidad, Antonio Tirado. Precisamente Olivas ha sido condenado recientemente por falsificar una factura de 500.000 euros por unos servicios que no realizó nunca.

Bancaja. José Luis Olivas, ex presidente de Bancaja, también está imputado por la concesión de préstamos de la entidad al proyecto urbanístico en el caribe mexicano Grand Coral. El juez investiga si en la concesión de estos préstamos favorables a Grand Coral se cometieron delitos de estafa, apropiación indebida, blanqueo de capitales y administración desleal.

CAM. La Caja Mediterráneo (CAM) fue intervenida en julio de 2011. A raíz de su insostenible situación financiera y su rescate por el FROB, el juez Javier Gómez Bermúdez, de la Audiencia Nacional, abrió una investigación. Ha tomado declaración a 30 consejeros y directivos de la entidad entre los años 2006 y 2011 sobre los créditos millonarios concedidos al expresidente de la comisión de control Juan Ramón Avilés. Además, la Audiencia Nacional mantiene abierta una investigación contra ocho directivos de la CAM por irregularidades en la gestión que condujeron a su quiebra. Entre ellos, están imputados el expresidente de la entidad, Modesto Crespo, y la ex directora general, Dolores Amorós, acusados de falsedad en las cuentas anuales, manipulaciones informativas, estafa agravada, apropiación indebida y falsedad documental.

Caixa Catalunya. El pasado octubre, la Audiencia de Barcelona decidió procesar a más de 40 ex directivos y consejeros de la entidad entre los que se encuentran Narcís Serra y Adolf Todó por un delito de administración desleal. El tribunal considera que el aumento injustificado de las remuneraciones en plena crisis y justo antes de que la entidad fuera rescatada puede entrañar irregularidades penales. El Tribunal de Cuentas considera que el rescate del FROB a esta entidad puede causar las mayores pérdidas de la crisis.

Caixa Penedés. Los hechos investigados encajan como delito societario continuado de administración desleal. Fueron imputados cuatro ex altos cargos de la entidad: Ricardo Pagés, Manuel Troyano, Santiago José Abella y Juan Caellas. La cúpula eludió la cárcel tras devolver 28 millones. Pero dos de los directivos fueron condenados a penas de cárcel inferiores a dos años, lo que les permitió esquivar la entrada en prisión.

Novagalicia. La querella de la Fiscalía Anticorrupción contra cinco ex altos directivos: Julio Fernández Galloso, José Luis Pego, Gregorio Gorriarán, Oscar Rodríguez y Francisco Javier de Paredes ha finalizado con la condena en firme y la orden de prisión para estos directivos. Se les considera supuestos responsables de administración desleal y apropiación indebida tras cobrar 30 millones de indemnizaciones. La entidad necesitó 8.000 millones de ayudas del Estado.

Caso Caja Castilla La Mancha (CCM). El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha pedido a CCM las actas de la comisión ejecutiva en la que se aprobaron más de 20 préstamos y otras operaciones presuntamente irregulares. Según el Banco de España, pudieron causar un quebranto a la entidad de 267 millones. En febrero de 2016, la Audiencia Nacional condenó a Juan Pedro Hernández Moltó, ex presidente de la entidad y a Idelfonso Ortega, ex director general, a dos años de prisión por un delito societario de falsedad contable.

Banca Cívica. El juez Eloy Velasco investiga a la cúpula de Banca Cívica por irregularidades en la fusión y salida a Bolsa de la entidad. Se investigan delitos de falseamiento contable, administración fraudulenta, maquinación para alterar el precio de las cosas y apropiación indebida. Aunque la causa fue archivada en agosto de 2015, el caso fue reabierto un mes después.

Caso Eurobank. En abril de 2005, la Audiencia Nacional aceptó la competencia de las diligencias que se seguían en un juzgado de Barcelona en el que se investigaba si los responsables de Eurobank, encabezados por su expresidente Eduardo Pascual, cometieron delitos societarios, de falsedad, de apropiación indebida y estafa. 13 años después de su quiebra, en octubre pasado, comenzó el juicio contra la cúpula de la entidad.