Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Repsol gana 2.121 millones durante el año pasado, un 22% más

El grupo petrolero obtiene sus mejores resultados netos en seis años

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Ima, junto al presidente de la compañía, Antonio Brufau.
El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Ima, junto al presidente de la compañía, Antonio Brufau.

Repsol obtuvo un beneficio neto de 2.121 millones de euros en 2017, un 22% más que los 1.736 millones que logró el grupo petrolero en 2016, según ha comunicado este miércoles la empresa a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La petrolera ha conseguido este resultado pese a contabilizar un deterioro de los activos en Venezuela por importe de 716 millones de euros y un impacto negativo inicial de la reforma fiscal de Trump de 406 millones, en parte compensados por la reversión de provisiones en Reino Unido.

En un escenario de precios bajos de las materias primas, la compañía alcanzó el mayor resultado neto de los últimos seis años. El grupo que preside Antonio Brufau ha afrontado "de manera satisfactoria" la coyuntura y aprovechar la leve recuperación de los precios del crudo y del gas a partir de junio. De esta forma, el beneficio neto ajustado creció un 25%, hasta los 2.405 millones de euros, frente a los 1.922 millones de 2016.

El resultado del área de Upstream (exploración y producción) se situó en 632 millones de euros, 12 veces el obtenido en el ejercicio anterior. A este aumento contribuyeron las medidas adoptadas en su plan de sinergias y eficiencias, el reinicio de la actividad en Libia y la subida de los precios internacionales de referencia.

En cuanto al Downstream (refino, marketing y comercialización) el resultado, de 1.877 millones de euros, se mantuvo en línea con los de ejercicios anteriores, lo que referencia a esta división de negocio como gran generador de caja de la compañía. Durante el año, las áreas de Refino, Marketing, Trading y Gas & Power y Perú aumentaron sus resultados, el área de Lubricantes incrementó sus ventas y el área de Química mantuvo la robustez de los dos últimos años.

La empresa explica que la buena marcha de los negocios se tradujo en una subida del 29% del resultado bruto de explotación (Ebitda), que, con 6.723 millones de euros, logra el mejor dato del último quinquenio.

La compañía ha contabilizado un deterioro de 716 millones en Venezuela

Saneamiento en Venezuela

Repsol ha aprovechado la buena evolución del negocio para contabilizar un deterioro de 716 millones en sus activos en Venezuela (‐627 millones de euros por deterioro de valor de entidades participadas, ‐66 millones de euros por deterioro de activos intangibles y ‐23 millones de euros por deterioros de otros activos financieros, con un impacto en los resultados del ejercicio de ‐695 millones de euros). Con ello, la exposición patrimonial al país suramericano queda reducida en el balance de Repsol a 1.480 millones de euros, que "incluye fndamentalmente la financiación en dólares otorgada a las filiales venezolanas, una reducción desde los 2.273 millones del año anterior, en que ya se contabilizaron deterioros por 284 millones. "La situación actual de Venezuela y de PDVSA, con un aumento de la inestabilidad económica, política y regulatoria, ha hecho necesario evaluar la recuperabilidad de las inversiones en este país", explica la empresa en su informe anual. Los activos en Venezuela han sido objeto de un análisis detallado por parte del auditor, que ha validado la valoración realizada por la compañía.

Repsol también ha sufrido un impacto contable inicial de 406 millones negativos por la reforma fiscal en Estados Unidos impulsada por el presidente Donald Trump, debido a la reevaluación de los créditos fiscales y activos por impuestos diferidos derivada de la rebaja del tipo impositivo federal del 35% al 21%. No obstante, la compañía considera que el efecto a medio y largo plazo de dicha reforma es positivo sobre el valor de sus activos y los flujos de caja futuros en EE UU. Esos impactos negativos se han visto compensados en su mayor parte por la reversión de provisiones en Reino Unido, de modo que los resultados específicos o no recurrentes de 2017 quedaron en 388 millones negativos, según ha informado la compañía.

En paralelo, la compañía redujo su nivel de deuda un 23%, hasta situarla en 6.267 millones de euros al cierre del ejercicio.

La ejecución del programa de sinergias y eficiencias generó cerca de 2.400 millones de euros de ahorro, con lo que Repsol batió las expectativas y superó un año antes de lo previsto el objetivo que se había fijado para 2018 en el Plan Estratégico, que era de 2.100 millones de euros.

La gestión de la compañía y el cumplimiento y superación de los objetivos anunciados al mercado tuvieron un impacto directo en las valoraciones de las agencias de rating, que mejoraron de forma unánime sus valoraciones. Asimismo, la acción de Repsol experimentó una revalorización anual del 10%, que se eleva hasta el 46% en los dos últimos ejercicios.

Por otro lado, en el mes de mayo la compañía emitió un bono verde certificado, con el que se convirtió en la primera empresa de su sector en el mundo en utilizar este tipo de activo, para financiar más de 300 iniciativas encaminadas a mejorar la eficiencia energética y reducir las emisiones de CO2.

Plan estratégico

Repsol presentará su nuevo plan estratégico con el horizonte en 2020 el próximo 7 de junio, según anunció el consejero delegado de la compañía, Josu Jon Imaz, que aseguró que la compañía buscará oportunidades en negocios de gas y electricidad con alta rentabilidad. No obstante, precisó que las inversiones que se puedan llevar a cabo no serán en sectores regulados, ya que "ese no es nuestro negocio", añadió al respecto.

El grupo centrará su objetivo en alcanzar 680.000 barriles de petróleo diarios que se había marcado para el año 2017, a la vez que renovó sus reservas, con una tasa de reemplazo orgánica del 93%. Repsol tiene previsto invertir 3.400 millones en 2018, según las previsiones que ha hecho públicas hoy coincidiendo con la presentación de sus resultados de 2017, y espera que su producción se sitúe por encima de los 700.000 barriles diarios equivalentes de petróleo.

Además, prevé obtener un resultado bruto de explotación (ebitda) de unos 7.000 millones de euros en 2018. También ha anunciado que propondrá un incremento del dividendo, con una remuneración al accionista de 90 céntimos de euro por acción. El escenario que calcula Repsol en que desempeñará sus actividades este año es el de un precio de 59 dólares el barril de Brent y de 3,5 dólares del gas Henry Hub.

Durante el ejercicio, Repsol alcanzó diversos hitos en proyectos que aumentan el valor de su portafolio, incluyendo la puesta en marcha de seis nuevos activos. Así, en el mes de agosto inició la producción de gas en Juniper (Trinidad y Tobago) y en octubre comenzó en Malasia la producción de crudo del proyecto de redesarrollo del campo Kinabalu.

En noviembre empezó a producir en Sagari (Perú), de donde se extrae, aproximadamente, el equivalente a una cuarta parte del consumo peruano de gas. En diciembre, Repsol y sus socios pusieron en producción el importante proyecto de gas de Reggane Nord, en Argelia, que está previsto que alcance en el primer trimestre de 2018 su capacidad máxima de producción, 8 millones de metros cúbicos de gas al día, equivalentes al 10% de la demanda de gas en España. A esto se añade la adjudicación de bloques en países como Brasil, Estados Unidos, Bolivia y México, y el comienzo del desarrollo de Buckskin, un proyecto de gran escala situado en aguas profundas del Golfo de México estadounidense.

Además, la compañía ha tomado decisiones de inversión para los proyectos de CRD Red Emperor (Vietnam), YME (Noruega), Angelin (Trinidad y Tobago) y MLN (Argelia). En lo que se refiere a la actividad exploratoria, 2017 fue un año de grandes descubrimientos para Repsol, que añadió a su extenso bagaje dos hallazgos de gran relevancia en Estados Unidos y Trinidad y Tobago.

Venta de Gas Natural

Una vez cerrado el ejercicio 2017, el pasado 22 de febrero de 2018, Repsol llegó a un acuerdo con Rioja Bidco Shareholdings, una sociedad controlada por fondos asesorados por CVC, para la venta de su participación del 20,072% en Gas Natural, por un importe total de 3.816.314.502 euros, equivalente a un precio de 19 euros por acción. La plusvalía generada para Repsol ascendería, aproximadamente, a 400 millones de euros.

El consejero delegado gana un 34% más

Josu Jon Imaz, consejero delegado de Repsol, ganó el año pasado 4,03 millones de euros, lo que supone un incremento del 34% respecto al año anterior cuando ingresó 3,007 millones de euros, según figura en el informe sobre remuneración de consejeros del grupo depositado en la CNMV. Precisamente Imaz fue el miembro del consejo de administración al que más le aumentó la retribución. Además, el grupo petrolero le aportó 254.000 euros al sistema de ahorro para la jubilación, un ligero aumento de 1.000 euros respecto al ejercicio anterior.

El presidente del grupo, Antonio Brufau, percibió una retribución de 3,089 millones de euros durante 2017, una cantidad que representa un incremento del 6,5% respecto a los 2,9 millones que percibió el año anterior.

El secretario del consejo de administración, Luis Suárez de Lezo, es otro de los ejecutivos que más cobran. Ingresó 3,199 millones en concepto de retribución, un 9,8% más que el ejercicio anterior. Además, el grupo le aportó 197.000 para el fondo de jubilación.

Más información