Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los trabajadores de la planta de Opel en Figueruelas aceptan el convenio colectivo

La plantilla respalda el acuerdo entre PSA y los sindicatos con 2.827 votos a favor y 2.008 en contra

Entrada de la factoría de Opel en Figueruelas este lunes
Entrada de la factoría de Opel en Figueruelas este lunes EFE

Los trabajadores de la fábrica de Opel en Figueruelas (Zaragoza) han aceptado este miércoles en votación el preacuerdo de convenio que firmaron el pasado lunes la empresa francesa PSA y los sindicatos. De los 5.300 trabajadores que estaban llamados a participar, se contabilizaron 4.959 votos, de los que 2.827 fueron a favor del convenio, 2.008 en contra y 54 papeletas en blanco.

Con este resultado, los trabajadores aceptan las condiciones del preacuerdo y se aseguran mantener la fabricación del Opel Corsa, que supone el 50% de la producción de la planta. El texto tiene una vigencia de cinco años y se encuentra condicionado a un plan industrial que asegura la viabilidad de la planta y la carga de trabajo en los próximos años, una de las principales reivindicaciones de los trabajadores. Así, la fábrica de Opel en Figueruelas se utilizará a plena capacidad, lo que supone la producción de 478.000 unidades al año.

Con este preacuerdo del convenio, los sindicatos y el grupo francés PSA han acordado congelar los salarios en 2018 y realizar un aumento del 50% del IPC en 2019 y 2020 y del 60% en 2021 y 2022. Además, los trabajadores han conseguido que se continúe con la contratación de 170 empleados temporales.

Sin embargo, tendrán un descenso de los pluses del 5% y se reducirá el tiempo de descanso. El objetivo de PSA era ganar competitividad en la planta reduciendo sus costes laborales que, según sus números, en Figueruelas estarían un 17,2% por encima de los de las otras dos plantas del grupo en España (Vigo y Villaverde, en Madrid).

Acuerdo a contrarreloj

La negociación del acuerdo se cerró al límite del plazo que había ofrecido la empresa y estuvo marcada por la amenaza del grupo PSA de llevarse la producción del modelo Corsa a otra fábrica. Este vehículo supone más de la mitad de la carga de la planta aragonesa, en la que trabajan 6.000 personas. En 2017, la factoría produjo 382.425 coches de los cuales 196.424 eran Corsas. Se trata del primer convenio después de que PSA comprara el año pasado la planta de Opel, la marca europea de GM hasta entonces.

La votación, que se realizó por mayoría simple y se preveía muy ajustada por la dificultad de las negociaciones, consistía en responder "sí" o "no" a la pregunta "¿estás de acuerdo con el preacuerdo de competitividad y futuro?".

Más información