Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PSA OPEL

PSA no cerrará las factorías españolas si son eficientes

Peugeot se compromete con Rajoy a respetar los acuerdos de Opel en España

La adquisición de Opel por PSA convertirá al grupo francés en un gigante del sector en España que competirá de igual a igual con Volkswagen: será el mayor fabricante de automóviles, el segundo vendedor y tendrá más de 13.000 trabajadores. A ellos el presidente de PSA, Carlos Tavares, les pidió tranquilidad este lunes en la presentación de la compra. Después habló con Mariano Rajoy. PSA se ha comprometido, dice el Gobierno, a cumplir los “acuerdos firmados entre los sindicatos y General Motors”. Aunque también advirtió de que en el futuro la empresa busca mejorar los niveles de eficiencia de sus plantas.

La responsable de General Motors en Europa, Mary Ibarra, y el presidente de PSA Peugeot Citroën, Carlos Tavares
La responsable de General Motors en Europa, Mary Ibarra, y el presidente de PSA Peugeot Citroën, Carlos Tavares EFE

El grupo PSA, propietario de las marcas Peugeot y Citroën, tiene en España fábricas en Vigo y Villaverde (Madrid). Opel, hasta ahora propiedad de General Motors, en Figueruelas (Zaragoza). En la presentación de la compra en París, el presidente de PSA mostró su confianza en España. Tavares destacó que su compañía “tiene una implantación muy fuerte” y que gracias a ella conoce este mercado. Pidió a los trabajadores que “estén tranquilos” y comunicó que iba a hablar con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy. Lo hizo poco después. En esa conversación, apuntó el Gobierno, Carlos Tavares asumió un compromiso: “La empresa cumplirá en su totalidad los acuerdos firmados entre los sindicatos y General Motors (GM)”.

Tavares fue el encargado de dar los detalles de la operación por la que su empresa desembolsará 2.200 millones para comprar Opel. En ella insistió en el compromiso de mantenimiento de los acuerdos suscritos por la filial europea de GM con los sindicatos. No obstante, advirtió Tavares, el mantenimiento de la inversión a largo plazo pasa por el cumplimiento de la eficiencia en la fabricación. Algo que explicó que dependerá de la calidad, la reducción de costes y el cumplimiento de los objetivos.

CC OO señaló que este ha sido habitualmente el proceder del directivo portugués: fijar unos estándares de eficiencia que determinan después el reparto de inversiones en la empresa. Ahí hay que enmarcar anuncios como el realizado el año pasado de invertir 700 millones en las plantas de Vigo y Villaverde.

Las dos plantas de PSA en España, con 7.800 empleados, fabricaron más de 505.000 vehículos el año pasado. Por su parte, en Opel ensamblaron 361.000 coches en Figueruelas con 5.200 operarios. Las tres plantas unidas conformarán el mayor grupo fabricante de coches de España.

Mensajes de tranquilidad

Después de hablar con Tavares, el presidente del Gobierno llamó al presidente aragonés, Javier Lambán. Tras oír el resumen que le hizo Rajoy de su conversación con Tavares, Lambán aseguró que “no se va a producir ninguna desinversión, sino justamente lo contrario. Era un mensaje de tranquilidad, de confianza”. Otro foco de interés estuvo en Galicia. El presidente gallego, Alberto Núñez Feijoo, coincidió en que la planta viguesa “tiene garantizado su futuro”.

PSA superará a Volkswagen como primer fabricante de vehículos de España

Los sindicatos se mostraron exigentes. UGT reclamó una “participación activa” en el proceso de compra y señaló su estrategia: “El mantenimiento del empleo y de los proyectos industriales”. Las mismas líneas de acción que adelantó CC OO. En su comunicado UGT subrayó que las plantas de PSA y Opel son “las más competitivas en sus respectivos grupos”. A esto añadió que las tres instalaciones “tienen un alto grado de complementariedad”. Esto llevaba a la organización a concluir que “la unión de las tres bajo una sola Dirección no puede ni debe perjudicar el desarrollo industrial”.

Pérdidas de GM en Europa

Nuevo Opel Insignia, durante la Feria International del Motor, en Ginebra (Suiza).
Nuevo Opel Insignia, durante la Feria International del Motor, en Ginebra (Suiza). REUTERS

General Motors anunció a principios de mes que habían registrado 241 millones de euros de pérdidas en sus operaciones europeas en 2016. La división del Viejo Continente lleva acumulados desde 2000 más de 15.000 millones de dólares de pérdidas.

Los responsables de GM aseguraron este lunes que la venta de la filial europea Opel les permitirá eliminar riesgos porque considera que el mercado europeo “ya no es atractivo” para el fabricante estadounidense. Durante una conferencia telefónica con bancos de inversión subrayaron que parte de los ingresos de la venta irán destinados a recompensar a los accionistas de la empresa.

El presidente del consejo de administración, Dan Ammann, indicó que prevén que los eventos geopolíticos como el Brexit “seguirán impactando en el comercio de la región”, según EFE.

Más información