Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSA y los sindicatos logran un preacuerdo para el convenio de Opel en Figueruelas

Tras 12 horas de negociaciones, los comités firman un pacto pero que todavía deberá ser refrendado por la plantilla

Los sindicatos y el grupo PSA han firmado este lunes un preacuerdo para el nuevo convenio de la planta de Opel en Figueruelas (Zaragoza), tras 12 horas de duras negociaciones. El texto, que tendrá que ser votado entre el martes y el miércoles en asamblea por los trabajadores, tiene una vigencia de cinco años y está vinculado a un plan industrial. Los sindicatos y PSA han acordado congelar los salarios en 2018, un aumento del 50% del IPC en 2019 y 2020 y del 60% en 2021 y 2022. Además, los trabajadores han conseguido que se continúe con la contratación de 170 empleados temporales.

Entrada de la factoría de Opel en Figueruelas este lunes.

Tras no conseguir avanzar demasiado durante el fin de semana y con el fin del plazo impuesto para este lunes por la empresa, el grupo francés PSA y los sindicatos se han reunido desde las 8.30 para negociar un nuevo convenio. Ambas partes buscaban llegar a un acuerdo para el que sería el primer convenio después de que la compañía comprara el año pasado la planta de Opel de Figueruelas (la marca europea de GM hasta entonces).

Según fuentes sindicales, se ha firmado un preacuerdo con la empresa sobre el nuevo convenio este lunes, a pocas horas de que terminara el plazo concedido por PSA. El texto estaría vigente hasta 2022 y se encuentra condicionado a un plan industrial que aseguraría la viabilidad de la planta y la carga de trabajo en los próximos años, una de las reivindicaciones de los trabajadores. Así, se utilizará la planta a plena capacidad, lo que supone la producción de 478.000 unidades al año.

El preacuerdo tendrá que ser votado entre el martes y el miércoles en asamblea por los trabajadores. "La negociación ha requerido un gran esfuerzo y entendimiento por ambas partes. El acuerdo alcanzado establece un marco para mejorar la competitividad de la planta, condición imprescindible para poder aspirar a nuevas inversiones y modelos dentro del grupo PSA, único camino para mantener el empleo y mirar al futuro", comentan fuentes de PSA. Entre estas inversiones a las que se refieren está la producción del Opel Corsa, que supone más de la mitad de la carga de trabajo y que la compañía amenazaba con trasladar a otra planta.

En un primer momento, la propuesta presentada por la empresa y rechazada por los sindicatos recogía un 10% de rebaja en pluses —que ha quedado en un 5% en el preacuerdo—, y congelación salarial en 2018 y 2019, que finalmente se limita al año en curso. El incremento del sueldo también ha sido mayor: un aumento del 50% del IPC en 2019 y 2020, y del 60% en 2021 y 2022.

Desde primera hora de la mañana los sindicatos se mostraron optimistas con encontrar una solución que satisficiera a las dos partes. "Está muy difícil, pero no imposible", ha explicado José Carlos Jimeno, secretario general de la sección sindical de UGT en Figueruelas. Sin embargo, a lo largo del día los ánimos han ido flaqueando y los sindicatos se han referido a las negociaciones como "muy duras".

Y no es de extrañar debido a la cantidad de temas que debían tratar en tan poco tiempo. Las partes han llegado a este lunes con la mayoría de los temas principales sin resolver. Cuestiones como las pausas en tiempos de trabajo, los salarios, los pluses de los trabajadores y los permisos y licencias, entre otros. Al caducar el convenio anterior en 2017, PSA buscaba introducir uno nuevo con el que ganar competitividad en la planta, lo que se traduce en reducir sus costes laborales para igualarlos a las otras dos del grupo en España: Vigo y Villaverde, en Madrid.

Según los números de la compañía, los costes laborales unitarios de Figueruelas estarían un 17,2% por encima de estas plantas y serían más altos también que los de otras instalaciones del grupo francés en lugares como Portugal, Eslovaquia y Marruecos, donde abrirá una planta nueva en 2019.

Aragón respira más tranquilo

El Presidente de Aragón, Javier Lambán, se mostró satisfecho por el preacuerdo alcanzado en Opel. "Como presidente del Gobierno de Aragón, este es uno de los momentos más importantes que me ha tocado vivir y, sin duda, más felices, después de que tres sindicatos muy representativos de Opel, UGT, CCOO y ACUMAGNE hayan alcanzado un preacuerdo con la empresa".

"Esto significa mucho para la economía aragonesa. Es verdad que implica sacrificios para los trabajadores. Pero espero que se vean sobradamente compensados con el plan industrial al que se ha comprometido PSA", añadió. "Significa sin duda alguna, un respiro para todos los aragoneses y una excelente noticia que espero que también se vea confirmada por el refrendo de los trabajadores".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información