Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los dos expresidentes de la CNMV piden cambios en los supervisores

Elvira Rodríguez y Julio Segura reclaman que un organismo controle la solvencia de bancos, mercados y seguros y otro su conducta ante los usuarios

La expresidenta de la CNMV, Elvira Rodriguez, en la Comisión de investigación de la crisis financiera, en el Congreso de los Diputados.
La expresidenta de la CNMV, Elvira Rodriguez, en la Comisión de investigación de la crisis financiera, en el Congreso de los Diputados. EFE

La presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) entre 2012 y 2016, Elvira Rodríguez, del PP, se mostró ayer a favor de cambios en la arquitectura institucional de los supervisores durante su comparecencia en la Comisión de investigación de la crisis financiera.

Rodríguez pidió una reforma que siguiera el modelo conocido como Twin Peaks, en el que la supervisión de solvencia de bancos, aseguradores y mercados recae sobre un organismo, el Banco de España, y el control de su conducta, sobre otro, la CNMV. Este modelo anglosajón trata de evitar el conflicto de interés que se puede crear si el supervisor analiza la solvencia de los bancos y además tiene que defender a los usuarios financieros de los abusos de las entidades financieras.

Julio Segura, antecesor de Rodríguez en la CNMV, ocupó el cargo entre octubre de 2007 y octubre de 2012, bajo el Gobierno socialista, defendió lo mismo el martes 9 de enero en el Congreso. “Este modelo tenía sentido antes cuando la banca, los mercados y seguros los realizaban empresas distintas, pero hace tiempo que son los mismos conglomerados financieros”, dijo Segura. Apuntó que este modelo funcional "mejora la coordinación entre los supervisores, reduce la carga supervisora que soportan las empresas y permiten resolver el conflicto de interés que, sobre todo en situaciones de crisis, puede darse entre los objetivos de solvencia y conducta"

Además, recordó que desde 2005 el FMI critica a España porque el supervisor y el regulador de seguros estén en una Dirección General del Ministerio de Economía. Segura pidió la supervisión de la solvencia pasara al Banco de España y las reclamaciones de los usuarios a la CNMV. El expresidente de la CNMV recordó que ya en 2008 la CNMV y el Banco de España elevaron al Gobierno esta modificación "pero, pese a que el modelo era considerado como más adecuado tanto por el PSOE como por el PP, no llegó a implantarse".  

Afirmó que le parecía “un error crear una nueva agencia” para los seguros, como se pretende en el sector asegurador. También recordó que el FMI en 2017 dijo que “la coordinación entre los supervisores en España es deficiente, lo que tiene efectos también sobre la estabilidad financiera”. Alertó al Congreso del "inexplicable retraso en la creación del Consejo de Riesgo Sistémico, que sería deseable se constituyera lo antes posible".

Pese a tantas advertencias, y el supuesto apoyo del PP a este modelo supervisor, las reacciones del Ministerio de Economía que dirige Luis de Guindos siempre han sido radicalmente negativas a esta propuesta. La última vez que se propuso desde el Banco de España, Economía atacó a la institución con la acusación de no haber hecho bien su trabajo en la crisis financiera y le recordó las pérdidas del dinero público.