Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Autoridad Fiscal advierte del riesgo financiero de nueve Ayuntamientos

La Airef pronostica que otros ocho grandes municipios incumplirán la regla de gasto

El sector municipal consigue importantes ahorros desde 2012. Pero entre los más de 13.000 Ayuntamientos, diputaciones y otras entidades locales menores que hay en España hay algunos en riesgo extremo de insolvencia. Es el caso de Jaén, Jerez, Parla, Alcorcón, Gandía, La Línea de la Concepción, San Andrés de Rabanero, Totana y Navalcarnero. Así lo explicó este martes la Autoridad Independiente de Responsabilidad (Airef), quien pidió a Hacienda que impulse un mecanismo homogéneo de control para todos los Ayuntamientos con números rojos.

Fachada del Ayuntamiento de Jerez de la Frontera
Fachada del Ayuntamiento de Jerez de la Frontera EFE

La institución presidida por José Luis Escrivá quiere evitar los tratamientos desiguales con los Ayuntamientos que incumplan los objetivos presupuestarios (déficit y deuda pública). Por ejemplo, el Ayuntamiento de Madrid recibe una estrecha tutela por parte del Ministerio de Hacienda por incumplir la regla de gasto. Sin embargo, el Consistorio de Jaén lleva varios años en situación de quiebra técnica sin que haya presentado ningún plan de ajuste, ni un plan económico financiero (PEF), según explicaron este martes fuentes de la Airef, que también recuerda el caso de Barcelona, que presentó un plan de ajuste y cuando iba a incumplirlo lo modificó, algo inusual.

Precisamente el Ayuntamiento de Madrid ha mantenido un duro pulso con el Ministerio de Hacienda a cuenta del cumplimiento de la regla de gasto. El ministerio llegó a aplicar algunas de las medidas coercitivas más contundentes que recoge la Ley de Estabilidad y obliga a la administración que dirige Manuela Carmena a informar semanalmente de sus compromisos financieros y de la evolución presupuestaria.

La opinión de la Airef, una institución creada en 2012 para velar por la sostenibilidad de las finanzas públicas, se sustenta en un análisis sobre las cuentas de un grupo de 18 municipios de más de 20.000 habitantes. El estudio concluye que los nueve municipios en riesgo de quiebra técnica tienen "un problema estructural grave y agudo de la sostenibilidad de sus finanzas". Se trata de Jérez, Jaén, Parla, Alcorcón, Gandía, La Línea de la Concepción, Navalcarnero, Totana (Murcia) o San Andrés de Rabanedo (León).

La Autoridad Fiscal advierte del riesgo financiero de nueve Ayuntamientos

Estos municipios son ejemplos de mala gestión desde hace años. Los focos ya estaban sobre estos municipios en 2012, cuando la crisis campaba a sus anchas y el Gobierno de Rajoy aprobó la Ley de Estabilidad, que consagró la austeridad.

El secretario de Estado de Hacienda que no saneó Jaén

El caso de Jaén es uno de los más llamativos de entre el grupo de Ayuntamientos en riesgo de insolvencia. Este consistorio andaluz fue gobernado por el actual secretario de Estado de Hacienda, José Enrique Fernández Moya, entre 2011 y 2015. Durante esa época el Ayuntamiento solo incrementó la deuda.

Jaén es el municipio de España, de más de 100.000 habitantes, que más aumentó la deuda por vecino entre 2008 y 2013, al empezar la recuperación. En términos absolutos, Jaén (116.000 habitantes) es, con 435 millones, la quinta ciudad que más subió su endeudamiento desde 2008, solo superado por Cádiz, Madrid, Barcelona y Parla.

Fernández de Moya reconoció en su momento la situación de “quiebra técnica y de ruina” del ayuntamiento. Pero responsabilizó a los anteriores gobernantes del PSOE e IU de la pesada losa financiera. El caso es que Fernández Moya no presentó un plan de equilibrio financiero (PEF) para encarrilar las cuentas municipales aunque la Junta de Andalucía lo reclamó, según explican fuentes de la Autoridad Fiscal. Aunque el anterior alcalde de Jaén, Fernández Moya, sí aplicó recortes de gasto apenas sirvieron para sanear las cuentas municipales.

El origen de la deuda del Ayuntamiento de Jaén hay que buscarlas en un déficit desmedido por una plantilla sobredimensionada y un complejo entramado de empresas públicas descontroladas durante los años de la exuberancia inmobiliaria. Estas dejaron agujeros que afloraron en los años de la crisis. Al principio de la recesión, ya con una situación económica delicada, la ciudad jiennense se transformó urbanísticamente por la construcción de un moderno tranvía, que atraviesa la ciudad. Cinco años después de terminarse la obra, y tras ser inaugurada, las vías están huérfanas. El tranvía no ha vuelto a circular. La obra costó 120 millones a la Junta de Andalucía, pero el Consistorio tiene que pagar el mantenimiento y los vagones —que acumulan polvo en las cocheras—, pero no lo puede afrontar. Cada poco las autoridades locales anuncian que lo pondrán en marcha. Pero el tranvía no llega a Jaén.

David Pérez (PP), alcalde de Alcorcón, recuerda que cuando desembarcó en el Ayuntamiento madrileño, en 2011, la situación era mucho más grave. "Entonces sí que estábamos al borde de la quiebra", apunta. Y señala al anterior Gobierno municipal que le dejó una deuda de 612 millones de euros y las cuentas municipales sin blanca. "Al mes siguiente de llegar no teníamos dinero para pagar las nóminas", abunda. Pérez cree que es discutible que su municipio tenga que figurar en la lista de la Airef. "Hemos reducido la deuda en 350 millones en los seis últimos años, hemos reducido el gasto cada año y registrado superávit durante todo este tiempo. Hemos mejorado mucho", insiste. Pérez reconoce que Alcorcón cuenta con un plan económico financiero avalado por el Ministerio de Hacienda desde al menos 2011.

El caso de Jerez, Jaén o Parla también son paradigmáticos. Figuran en todas las crónicas de la crisis por su mala gestión en los años del boom inmobiliario, su abultada deuda pública tras el fracaso de algunos proyectos urbanísticos y la insostenible situación financiera actual.

La Airef recuerda que algunas comunidades autónomas tienen las competencias de tutela financiera sobre los Ayuntamientos. Pero a la vista de los resultados no parecen ejercerla con mucho éxito. La Airef no se pronuncia sobre esta cuestión pero pide homogeneizar el trato que los órganos de tutela ejercen sobre los Ayuntamientos en números rojos. Entre las autonomías con tutela sobre sus Ayuntamientos están Andalucía, la Comunidad Valenciana, Aragón, Castilla y León, Asturias, Galicia, La Rioja y Cataluña. El Ministerio de Hacienda, por su parte, es el responsable de ejercer la tutela sobre los Ayuntamientos de Madrid, Castilla-La Mancha, Baleares, Murcia, Extremadura y Cantabria. Esto, en parte, explica el diferente tratamiento fiscalizador que recibe Madrid y Jaén, Jérez o Barcelona.

Pero la Airef también está preocupada por el incumplimiento de la regla de gasto, un mecanismo de la Ley de Estabilidsad que impide a los alcaldes disparar el gasto. Advierte de que ocho municipios incumplirán este límite presupuestario este año: Madrid, Valencia, Las Palmas, Bilbao, Córdoba, Gijón, el cabildo de Tenerife y el consejo insular de Mallorca.