Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda amenaza con intervenir a 22 municipios por su alta morosidad

En la lista están cinco de las ocho capitales andaluzas y la Diputación provincial de Cádiz

El Ministerio de Hacienda ha enviado cartas a 22 grandes ayuntamientos advirtiéndoles de que o reducen su morosidad o procederá a intervenir sus finanzas para que los proveedores puedan cobrar a tiempo. Todas las administraciones señaladas tardan más de 60 días en pagar. Entre los municipios apercibidos se encuentran los de cinco de las ocho capitales andaluzas: Sevilla, Cádiz, Granada, Jaén y Huelva, así como la diputación de Cádiz.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. ©GTRESONLINE

Los alcaldes de estos municipios advertidos por Hacienda deberán enviar al ministerio un plan de tesorería detallando las medidas para garantizar que reducirán a menos de 30 días el tiempo en que pagan sus facturas. En caso contrario, Hacienda les avisa de que les retendrá los ingresos procedentes de la financiación local para abonar directamente sus facturas. Es una de las condiciones incluidas en la Ley de Estabilidad y Sostenibilidad Financiera (LOESF), la norma que regula los procedimientos y plazos para reducir los desequilibrios presupuestarios (déficit y deuda) y la morosidad de las administraciones públicas.

Estos 22 grandes ayuntamientos, junto a la Diputación de Cádiz, han sido apercibidos porque llevan varios meses pagando a sus proveedores por encima del plazo legal previsto. El tope para pagar las facturas está en 30 días, pero se empieza a contar a partir de los 30 días de recibirse la factura. Es decir, que estas administraciones dejan pasar más de 60 días en total antes de liquidar sus deudas comerciales. De hecho, Jaén, Parla, Algeciras o Telde (Las Palmas) tardan de media más de un año en abonar sus facturas.

Muchos de estos ayuntamientos son conocidos por ser los más endeudados de España. Son paradigma de la mala gestión, en algunos casos provocada por sus antecesores, que dejaron las arcas públicas en una situación muy delicada. La mayoría de estos consistorios, además, ya recibe una tutela especial por parte de Hacienda, que le obliga a informar puntualmente de todas sus operaciones y de los ajustes necesarios (aumentos de impuestos y recortes) para tratar de sanear sus finanzas. Algunos estuvieron intervenidos, como Jaén o Parla, y reciben préstamos especiales del Estado para seguir gestionando sus operaciones diarias. La Autoridad Fiscal (Airef) ya advirtió este verano de que algunas de éstas localidades están en riesgo de insolvencia y necesitan de créditos del Estado para sobrevivir.

Hacienda amenaza con intervenir a 22 municipios por su alta morosidad

Pero no son los únicos con problemas. En España hay al menos 688 municipios que tardan más de 60 días en liquidar sus facturas, según la última relación oficial de periodos medios de pago recopilada por Hacienda. De hecho, los ayuntamientos son las administraciones que peor pagan en España. El periodo medio de pago de las entidades locales está por encima de los 60 días. Localidades como Casas del Monte (Cáceres) o La Algaba (Sevilla) tardan más de 800 días en pagar sus deudas. Hay un buen número de consistorios en esta situación, pero en muchos casos se debe a contratos aislados con los que tienen problemas legales.

A pesar de esta situación, concentrada en unos pocos municipios de los 8.115 que hay en España, la mayoría de ciudades goza de buena salud financiera. Son las administraciones que presentan menos deuda en porcentaje del PIB y desde 2012 registran, en su conjunto, superávit cada año. Aunque buena parte de este excedente se debe a los grandes municipios, con las cuentas más saneadas.

Extremadura y Aragón, los precedentes

Durante la primavera de 2016, el Ministerio de Hacienda procedió a intervenir las cuentas de Extremadura y Aragón por morosas. Estas comunidades habían incumplido reiteradamente el plazo legal de pago y no adoptaron medidas para corregirlo.

El departamento que dirige Cristóbal Montoro procedió a retenerles fondos del sistema de financiación para abonar las facturas pendientes. Ha sido la medida más drástica que el ministerio ha empleado con las comunidades, con la excepción de la intervención especial a Cataluña por su desafío independentista.

El ministerio también ha advertido al Ayuntamiento de Madrid. Le obliga a informar semanalmente de sus operaciones tras su negativa a presentar un plan de ajuste para cumplir la regla de gasto.