Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las gasolineras mexicanas tendrán, por primera vez, carburante no procesado por Pemex

La petrolera estadounidense ExxonMobil abastecerá sus nuevas estaciones de servicio con combustible procedente de sus propias refinerías en Texas (EE UU)

Panel de cotización de ExxonMobil en la Bolsa de Nueva York.
Panel de cotización de ExxonMobil en la Bolsa de Nueva York. REUTERS

Cambio de calado en la cadena de suministro de combustible en la segunda mayor economía de América Latina. Un puñado de gasolineras mexicanas empezará a comercializar, por primera vez en su historia, combustibles no producidos o distribuidos por el antiguo monopolio estatal, Pemex. La primera empresa en dar el paso será ExxonMobil, la mayor petrolera de Estados Unidos y una de las más grandes del mundo, que ya ha empezado a traer gasolina de sus propias refinerías en Texas (EE UU) para vender en su recién inaugurada estación de servicio en Querétaro (centro de México). El movimiento abre la puerta a que otras grandes petroleras extranjeras o distribuidores mexicanos sigan el mismo camino de Exxon.

Hasta ahora, todo el combustible —gasolina o diésel— que se consumía en Pemex era producido o importado por la petrolera estatal, Petróleos Mexicanos (Pemex). A partir de ahora, Exxon llevará el carburante por tren hasta dos terminales situadas en San Luis Potosí y San José Iturbide (Guanajuato), y desde ahí lo repartirá por todas sus estaciones de servicio. La capacidad de las refinerías mexicanas es inferior a las necesidades de consumo, por lo que la propia Pemex ya se veía abocada a traer gasolina de su vecino del norte para poder atender las necesidades del mercado interno.

"ExxonMobil es la primera compañía en aprovechar al máximo el nuevo modelo energético mexicano y en brindar una oferta integral de productos a lo largo de toda la cadena de suministro de combustibles", subraya la compañía en un comunicado publicado este miércoles. Los planes del gigante estadounidense en México pasan por invertir hasta 300 millones de dólares (254 millones de euros al tipo de cambio actual) en logística, inventario y comercialización a lo largo de los diez próximos años. Exxon terminará el primer trimestre del año que viene con 50 gasolineras en su haber en el Bajío, una de las regiones más pujantes de México.

La reforma energética de 2013 posibilitó, en primera instancia, que no todas las gasolineras de México fuesen operadas por Pemex y abrió el sector a nuevos competidores, como la también estadounidense Chevron, la británica BP y la anglo-holandesa Shell. Otras grandes petroleras mundiales, como Repsol, también han mostrado interés en desembarcar en el mercado mexicano de estaciones de servicio, tal y como adelantó EL PAÍS el mes pasado. El grupo G500, de la mano de la suiza Glencore, se perfila como primer competidor nacional de Pemex. Y Oxxo y 7Eleven, dos jugadores importantes en el mercado mexicano de tiendas de proximidad, también han empezado ya operaciones en la división de estaciones de servicio. El grueso de nuevas aperturas se concentra en el norte del país.

Las empresas privadas que han entrado a competir con Pemex ya controlan casi la cuarta parte del mercado mexicano de gasolineras. Según las últimas cifras disponibles, estas compañías operan ya 2.700 estaciones de servicio de un total de casi 11.700. Los carburantes solo representan una parte de su cifra de negocio: la venta de productos de primera necesidad en las tiendas anexas a las gasolineras representa un porcentaje cada vez mayor sobre el total de ingresos. La patronal de las gasolineras mexicanas, Onexpo, calcula que la inversión en el sector se duplicará “en el corto y medio plazo” hasta alcanzar los 400.000 millones de pesos (casi 21.200 millones de euros).