Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La declaración de independencia provocó la marcha de golpe de 140 empresas de Cataluña

La cifra de compañías que abandona la comunidad alcanza las 1.821 hasta el viernes 27 de octubre

La nueva sede de Allianz, en Madrid.
La nueva sede de Allianz, en Madrid.

La perspectiva de una declaración unilateral de independencia en el Parlament catalán provocó que el pasado viernes 27 de octubre se intensificase de nuevo la fuga de empresas. En una sola jornada 140 compañías decidieron dejar Cataluña de golpe, según los datos preliminares que facilita el Colegio de Registradores. Ese mismo 27 de octubre anunció su marcha la aseguradora Allianz. En lo que va de mes, solo se han dado cuatro días en los que se registraron más cambios de domicilio fuera de la comunidad: el 19 de octubre se marcharon 268; el día 9 se fueron 212; el día 10, 177 y el día 11, 155.

Desde la celebración del referéndum ilegal del pasado 1 de octubre, la cifra de sociedades que ha abandonado Cataluña alcanza las 1.821 hasta el viernes 27 de octubre, más del triple de las que se habían trasladado en lo que iba de año hasta septiembre. La incertidumbre generada por el proceso independentista está ahuyentando a las empresas, por más que el ahora cesado vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, insistiese en que esto nunca ocurriría. 

Por el contrario, en el mismo periodo de octubre únicamente han llegado a Cataluña 75 empresas. El viernes de la declaración de independencia llevaron su sede a la comunidad catalana solo 4 sociedades.

La declaración de independencia provocó la marcha de golpe de 140 empresas de Cataluña

Entre las que se han mudado se encuentran grandes corporaciones como Planeta, Gas Natural, CaixaBank, Sabadell, Abertis, Catalana Occidente, Cellnex, Applus, eDreams Odigeo, Bimbo, Codorniú, Aguas de Barcelona, Torraspapel o Idilia Foods. Solo las primeras trece cotizadas que cambiaron su domicilio reúnen una capitalización conjunta de 84.396 millones y una cifra de negocio de 49.327 millones, según cálculos de EL PAÍS extraídos de las cuentas de resultados.  

"Nadie está pensando que es un tema reversible. Se medita mucho y después se hace", explicó el consejero delegado del Banco Sabadell, Jaime Guardiola, respecto a la decisión de trasladar la sede. Y en ese sentido se han expresado, de una forma u otra, todas las compañías que han emprendido ese camino.

Solo queda una empresa del Ibex

De las compañías del Ibex, solo Grifols mantiene su sede social en Cataluña. Eso sí, tiene la principal sede fiscal en Irlanda. De los bancos solo restan en Cataluña Caixa Guissona y Caja de Ingenieros, con apenas tamaño. Y de las aseguradoras grandes solo queda Fiatc. Aunque en principio estos cambios no tienen mucha repercusión en la actividad, los expertos señalan que el traslado de la directiva siempre termina arrastrando consigo parte de la operativa y suele detener las inversiones en el territorio, como sucedió en Quebec con los movimientos secesionistas. De hecho, varias han tenido que mover también algunos departamentos para poder justificar ante Hacienda el cambio de domicilio fiscal.

A pesar de que el Govern siempre ha vendido que una Cataluña independiente sería mucho más próspera, las empresas no se lo han creído. Los costes de transición hacia una república independiente se antojan excesivos. Según apuntan los expertos, cabe el riesgo evidente de quedarse fuera del paraguas del euro, perder la financiación, sufrir aranceles, padecer en consecuencia una nueva crisis y tener que acabar con un nueva moneda y más impuestos. En cualquier caso, la incertidumbre sería enorme. Y ese el diagnóstico que han aplicado las empresas para marcharse de Cataluña. Tanto es así que Seat también ha anunciado que analiza la posibilidad de mudarse, si bien solo llevará adelante ese plan si peligra la seguridad jurídica. Y ello a pesar de todo lo que tiene invertido en maquinaria. Esa decisión pondría en riesgo 14.500 empleos.