Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las energías renovables son la estrella de las inversiones en Argentina

El segundo pliego de licitaciones cuadruplica los megavatios alcanzados en la oferta anterior

Una imagen de la apertura de sobres. Ampliar foto
Una imagen de la apertura de sobres. Minem

2017 ha sido declarado el de las energías renovables en Argentina y vaya si ha sido así. La segunda ronda de licitaciones del programa RenovAr, para la construcción de nuevas fuentes de energías renovables, recibió 228 ofertas por un total de 9.403 megavatios de potencia instalada en proyectos de fuentes eólica, solar fotovoltaica, biomasa, biogás, pequeños aprovechamiento hidroeléctricos (PAH) y biogás de relleno sanitario. La cifra cuadruplicó las ofertas aceptadas en la primera ronda y multiplica por ocho los 1.200 megavatios requeridos inicialmente. El dinero que planean invertir los oferentes oscila los 11.000 millones de dólares, aunque recién se conocerá a fines de noviembre cuales son las propuestas ganadoras.

El verano aún no llega pero la ciudad de Buenos Aires asiste a los primeros apagones de temporada, una triste costumbre. El panorama es peor si se tiene en cuenta que la generación tradicional de energía sufre una preocupante caída de la producción de petróleo y gas. Así, el intrincado camino se endereza con la alternativa más ecológica y rentable, la de las energías limpias. De aceptarse todas las ofertas, la generación sería igual a la de 13 centrales atómicas como la de Atucha, la mayor del país.

De 24 provincias, sólo tres no han recibido ofertas: ciudad de Buenos Aires, Entre Ríos y Tierra del Fuego. Entre las 21 restantes, Mendoza es la región con mayores iniciativas, con 13 proyectos. No es para menos: la zona de Cuyo, que Mendoza comparte con las provincias de San Juan, San Luis y La Rioja, es una de las que tiene mayor cantidad de horas anuales de radiación solar en el país. Es precisamente esa tecnología la que más interesa a los inversores, con 99 proyectos, por un total de 5.291,5 megavatios de potencial generación.

En segundo orden aparece la energía eólica, que encuentra en la Patagonia argentina un sitio inmejorable para su desarrollo, con más de 2.500 kilómetros de desierto ventoso entre La Pampa y Tierra del Fuego. Para esa zona se presentaron 58 sobres por un total de 3.816,9 megavatios con importantes ofertas de firmas como YPF, Aluar, General Electric y Panamerican Energy, entre otras. Buena parte de esos proyectos se ubican en el sur del país, pero también en la provincia de Buenos Aires.

El ministerio de Energía destacó que el proceso “implica una renovada confianza en nuestro país y asegura un adecuado nivel de competencia que redundará en una baja del costo medio del sistema de generación eléctrica”. De hecho, los precios que obtiene Argentina con las presentes licitaciones son cuatro veces más económicos que los que pagaba a fines de 2015: 240 dólares por megavatios/hora a iniciativas de energía solar-fotovoltaica, y 120 dólares a proyectos de energía eólica. La primera tecnología paga ahora 56,25 dólares; la segunda, 57,04.

Los plazos de construcción de las iniciativas no son exagerados. Se prevé que aquellos que fueron aprobados en las rondas 1 y 1.5 estén listos, a más tardar, para 2022, aunque este año ya han sido inaugurados cerca de una decena. También se cree que el cambio de paradigma generará cerca de 60.000 puestos de trabajo directos e indirectos, especialmente, en lo referido a montaje y mantenimiento de molinos y paneles solares.

Más información