Argentina adjudica proyectos en energías renovables por 1.800 millones de dólares

El Gobierno aspira a que un 8% del consumo eléctrico nacional proceda de fuentes limpias en 2018

El ministro de Energía argentino, Juan José Aranguren (izq.), y el subsecretario de Energías Renovables, Sebastián Kind.
El ministro de Energía argentino, Juan José Aranguren (izq.), y el subsecretario de Energías Renovables, Sebastián Kind.Télam

El Gobierno argentino anunció una subida de las tarifas de gas de hasta el 500% el mismo día que presentó también las primeras adjudicaciones de su gestión para el desarrollo de energía renovable. Un total de 17 proyectos -12 de energía eólica, 4 solar y 1 de biogás- fueron seleccionados en la primera fase del plan RenovAr, con el que el Ejecutivo de Mauricio Macri prevé aprovechar los recursos naturales del país y satisfacer con energías limpias el 8% del consumo eléctrico nacional a fines de 2017 y hasta el 20% en 2025. Juntos, los nuevos proyectos sumarán 1.109 megawatios de potencia, lo que implicará una inversión cercana a los 1.800 millones de dólares.

"Queremos generar más energía, de mejor calidad y con un menor costo ambiental", dijo el ministro de Energía, Juan José Aranguren, al anunciar en rueda de prensa los proyectos seleccionados. Entre ellos, uno fue adjudicado a las españolas Isolux y Fieldfare para la instalación de una planta solar de 100 megawatios de potencia en Salta, al norte del país. La china Envision se hizo con cuatro proyectos de energía eólica por casi 200 MW en la zona centro y sur, mientras que la argentina Jemse fue la más beneficiada en energía solar, con tres proyectos de 100 MW en Jujuy (norte). El precio ponderado de las adjudicaciones, fruto de una selección tras 105 inicialmente clasificadas, supone un total de 59,6 dólares por megavatio-hora.

Macri apuesta a las energías renovables para superar las crísis energéticas cíclicas que sufre Argentina, que se traducen en cortes de electricidad en los momentos de mayor consumo, en especial durante las olas de calor veraniegas. La generación de energías limpias busca también reducir en unos 300 millones de dólares anuales la abultada tarifa energética que genera la importación de hidrocarburos desde 2008. Lo que se pensó como una medida transitoria se hizo constante cuando comenzó a caer la producción local y el crecimiento económico disparó el consumo. Entre aquel año inicial y 2015 el país compró en el exterior gas licuado a un costo que superó los 4.000 millones de dólares.

Otro de los objetivos es reducir los niveles de contaminación. Según las previsiones gubernamentales, el plan RenovAr frenará la emisión de casi 2 millones de toneladas de CO2 (dióxido de carbono) en forma anual, equivalente a los desechos tóxicos de unos 900.000 automóviles. El Ejecutivo macrista aspira a multiplicar por siete en una década el consumo eléctrico procedente de energías limpias, que ahora está en el 2,9% del total. Las metas argentinas son similares a las de otros países vecinos, como Chile, pero están muy lejos todavía de las de paises europeos.

El lanzamiento de la primera fase del plan tuvo una respuesta mejor de la esperada, con ofertas que superaron hasta seis veces la demanda. Por ese motivo, el subsecretario de Energías Renovables, Sebastián Kind, anunció que los proyectos que quedaron fuera tendrán una segunda oportunidad. El mes que viene se abrirá una nueva licitación por 600 megawatios para proyectos de energía eólica y solar a la que podrán presentarse aquellos oferentes que no fueron seleccionados en la primera ronda. Además, el Gobierno trabaja ya en una nueva licitación para el próximo mayo.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS