Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PIB crece un 0,9% y recupera lo perdido con la crisis

La economía se acelera entre abril y junio con un crecimiento superior al 0,8% del trimestre anterior

El Producto Interior Bruto (PIB) creció entre abril y junio un 0,9%, según el dato preliminar avanzado este viernes por INE. Con este incremento, una década más tarde, la economía española restablece en términos reales los niveles perdidos con la crisis que se inició en el segundo trimestre de 2008. Según insiste el Ministerio de Economía, el PIB queda incluso ligeramente por encima. Y esta recuperación llega gracias a la mejora de las exportaciones, los servicios profesionales y la hostelería. Eso sí, con 1,9 millones de empleos menos. De los 3,8 millones de ocupados perdidos, solo se ha conseguido recobrar la mitad.

Varios obreros trabajan en un solar en Sevilla.
Varios obreros trabajan en un solar en Sevilla. EL PAIS

¿Y cómo se puede explicar esto? La economía ha experimentado una ganancia de competitividad brutal. Se produce lo mismo con 1,9 millones de trabajadores menos. En parte, eso se explica por la distinta composición de la economía. Se ha barrido un sector como la construcción que antes de la crisis remuneraba bien y era muy intensivo en mano de obra. Y este se ha reemplazado fundamentalmente por dos patas muy distintas: por una parte, el turismo y la hostelería, que precisa de muchos trabajadores pero que retribuye mucho menos de lo que lo hacía la construcción. Y por otro, el sector exportador y los servicios profesionales, que son mucho más productivos y, por tanto, tiran bastante menos del factor trabajo.

Respecto al incremento del PIB en el segundo trimestre, la economía se acelera y crece por encima del 0,8% registrado en el trimestre anterior. En los últimos doce meses, el PIB ha avanzado un 3,1%, también una décima más que en el dato anual del trimestre precedente. El Banco de España, la Autoridad Fiscal, el panel de Funcas, BBVA o Bankia ya habían hecho revisiones al alza en este sentido. Justo cuando parecía que la economía podía empezar a desacelerarse, muestra una robustez mayor de lo que ningún analista podía predecir tan solo unos trimestres antes.

El PIB crece un 0,9% y recupera lo perdido con la crisis

"Aunque el actual escenario no está exento de posibles riesgos, estos tienen por el momento un impacto limitado, de modo que prevemos que en la segunda mitad del año se mantengan los ritmos dinámicos del PIB (0,8%-0,9% trimestral), con lo que el crecimiento medio en el conjunto de 2017 se situará en el 3,3%, una décima más que en los dos años anteriores y el ritmo más alto de la última década", subraya en una nota el servicio de estudios de Bankia.

Los analistas consideraban que el consumo tenía que perder fuelle sí o sí después de meses de crecimientos por encima de las demás rúbricas gracias a la robusta creación de empleo, la disminución de la tasa de ahorro y la baja inflación, que brinda capacidad adquisitiva. Con la llegada de la crisis, había mucha demanda embalsada que por la incertidumbre se había destinado al ahorro y había dejado de consumir bienes duraderos. Tan pronto como la incertidumbre se disipó, eso provocó que se disparase el consumo por encima incluso de lo que crecían las rentas. Todo hacía pensar que la demanda interna perdería fuerza en cuanto descendiese el ahorro y subiese la inflación. Y los indicadores apuntan que así lo hace. Pero por ahora no mucho, al menos según se desprende de los últimos datos de consumo. 

Y la respuesta puede estar en varios factores: por un lado, la inflación se está moderando y está devolviendo poder de compra a los consumidores. Además, el empleo sigue creciendo con fuerza. Es más, entre abril y junio avanzó al 0,9% según cálculos de BBVA Research, prácticamente al mismo ritmo que el PIB. De lo que se infiere que todo el crecimiento se está destinando a la creación de puestos de trabajo.

Por otra parte, pese a un menor ritmo exhibido entre abril y junio, la inversión ha retomado la senda del crecimientotras estancarse durante la segunda mitad del año pasado debido a la incertidumbre política. Aunque desde niveles todavía bajos en comparación con los niveles precrisis, la inversión en construcción va tomando impulso. Y por último, la zona euro se recupera y tira con fuerza de las exportaciones españolas, si bien los últimos datos señalan que el vigoroso incremento de las importaciones puede estar paliando el efecto que tiene sobre la balanza comercial este fuerte crecimiento de las ventas al exterior.

“A falta de conocer los datos detallados, las estimaciones de BBVA Research señalan que la actividad tuvo soporte mayormente en la demanda doméstica. La demanda externa neta también habría contribuido al crecimiento, aunque en menor medida”, señala BBVA en un informe.